El Volkswagen Taigo: un SUV compacto con aire de superventas

La fiebre SUV continúa y ahora se decanta hacia los modelos urbanos o compactos, donde milita la nueva propuesta de la marca alemana.

Volkswagen
El Taigo es un crossover compacto que destaca en varios aspectos, también en seguridad.

Volkswagen triunfa con su T-Cross y T-Roc, los SUV compactos que se sitúan un escalón por debajo del Volkswagen Tiguan en tamaño. De hecho, del T-Cross se vendieron 16.000 unidades en 2021 y del T-Roc casi 14.000, todo un éxito para la marca alemana.

Y viendo estos datos, la marca se ha animado a seguir por la senda y sacar al mercado una tercera carrocería, de tipo cupé, que completa así una terna de SUV urbanos de éxito.

Porque el Volkswagen Taigo, visto lo visto, tiene todos los ingredientes para convertirse en un superventas. Sus 4,27 metros de longitud significan tres centímetros más que un T-Roc y 15 más que un T-Cross. Pero su carrocería añade un plus de personalidad a sus dos hermanos, sobre todo en la zaga, lo que le hace, si cabe, más atractivo.

Hay dos acabados disponibles; Life y R-Line, este último el correspondiente a la unidad de pruebas. Con motor 1.0 TSI de 110 CV y cambio DSG de siete velocidades, supone una diferencia de precio de 3.020 euros. Y es que, por ejemplo, de serie cuenta con faros Matrix LED, llantas de 17 pulgadas, asientos deportivos, cámara de marcha atrás o un cuadro de instrumentos digital de 10,25 pulgadas (ocho en la versión Life).

Pero la verdad es que el Life resulta más que suficiente y su equipamiento, muy correcto para un usuario normal. Por 26.775 euros, parece una buena opción por su relación precio-calidad. El R-Line que se ve en las imágenes tiene un precio, sin descuentos, de 29.795 euros.

Volkswagen
La gama del Taigo tiene motores de 95, 100 y 150 CV.

Interior espacioso

Al ver el coche y sus medidas exteriores, el interior engaña… para bien. Hay más espacio del que se pueda imaginar y cuatro adultos viajarán con comodidad. Además, su equipaje entrará bien en el maletero de 440 litros. Como casi siempre en estas medidas, un quinto viajero en asiento trasero central irá más apretado.

Al volante, su pantalla táctil central de más de diez pulgadas, funciona relativamente rápido a las órdenes del conductor, y muestra un menú intuitivo y con unos gráficos que se ven muy bien de un solo vistazo.

Volkswagen
El interior limpio y bien ordenado del nuevo SUV de Volkswagen.

Motor resolutivo

Esta versión parece la ideal, a medio camino entre el de 95 CV, que se puede quedar algo corto con el coche cargado o en un repecho pronunciado en carretera, y el de 150 CV, que ya se sube a casi 30.000 euros y homologa un consumo de combustible más elevado.

Y es que asociado al cambio automático de siete velocidades, el motor TSI 110 de CV sube de vueltas con bastante solvencia. Solo a una velocidad baja o si se titubea con el acelerador, el cambio castigará las dudas con algún tirón extraño.

Con un tamaño muy equilibrado, al volante se encuentra la postura ideal con mucha rapidez y el tacto de la dirección ayuda a aumentar el ritmo. Si se selecciona el modo Sport, se nota que el motor parece espabilar un poco más para sacar la quintaesencia de sus 110 CV. Y cuando se sube de revoluciones aparece el sonido típico de un motor de tres cilindros como es este, pero en el que se ha trabajado bien su nivel de vibraciones, también habitual con esta estructura.

Volkswagen
La pantalla del Taigo permite elegir entre tres modos de conducción.

Aparecen las curvas y con ellas, la sensación de que se conduce un turismo y no un SUV, gracias a sus medidas compactas y a su bajo centro de gravedad, más bajo que sus hermanos de marca. Su aplomo solo se resiente si se hace algún cambio de apoyo demasiado brusco. También cuenta, y esto es lo interesante, con un digno espacio libre al suelo de 18,4 centímetros, lo que no está nada mal para afrontar algún camino sencillo fuera del asfalto.

Su consumo homologado es de 5,9 l/100 km (6,1 para el motor de 150 CV), aunque en la prueba ha aumentado hasta los 6,7 litros. Una cifra que no está nada mal para tratarse de un coche que supera los 1.200 kilos de peso y no cuenta con ninguna ayuda o microayuda eléctrica.

Toda esta polivalencia y agrado de conducción es lo que confiere al Volkswagen Taigo un aura de superventas que se intuye nada más verlo y, sobre todo, nada más bajarse de él.

Volkswagen
La trasera es, estéticamente, la parte más original del Taigo.
Volkswagen
El maletero del Taigo cubica 440 litros.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Sobre la firma

Alfredo Rueda

Periodista especializado en motor desde hace más de 20 años, ha trabajado en diferentes gabinetes de prensa (Federación Española de Automovilismo o Circuito del Jarama) y medios especializados (Motor 16, Marca Motor o Auto Bild). Apasionado de coches, motos y, ahora también, de los cacharros con alas.

Más Información

Aiways
Mazda

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no