Pruebas

Las dos caras del nuevo Toyota Corolla

El modelo japonés desdobla su oferta de mecánicas híbridas: 122 CV, centrada en la eficiencia, y 180 CV, con mayores prestaciones y un toque deportivo

Nuevo Toyota Corolla

El Corolla presenta un diseño más sugerente, un interior más cuidado y mejor comportamiento dinámico. / Toyota

Salto adelante. El nuevo Toyota Corolla da el relevo al Auris como modelo compacto de la marca japonesa y presenta varias mejoras que hacen que suba de nivel y se postule como un producto más completo y atractivo que su predecesor. Presenta un diseño más sugerente, un interior más cuidado y un chasis más avanzado que aporta un mejor comportamiento dinámico.

Sigue siendo un coche atípico frente a la competencia, porque solo se ofrece con mecánicas híbridas y el cambio automático e-CVT de la marca, que también es diferente a los demás. Aunque ahora desdobla la oferta para contentar a un mayor número de clientes potenciales: versión de 122 CV, que comparte mecánica con el Prius y destaca por su bajo consumo, y de 180 CV, que suma mayores prestaciones y transmite una chispa superior.

El nuevo modelo está ya disponible con tres carrocerías, cinco puertas, cuatro y Touring Sports o familiar. Y cada una tiene sus particularidades. Con la primera se vende desde 20.850 euros con la versión de 122 CV y a partir de 24.750 con la de 180 CV, mientras que la familiar implica un sobrecoste de 1.250 euros que deja las tarifas en 22.100 y 26.000 euros, respectivamente. El Toyota Corolla berlina o de cuatro puertas, por su parte, solo puede combinarse con la mecánica de 122 CV y el más accesible sale por 21.450 euros.

Tres carrocerías

La carrocería de cinco puertas es la más compacta y la que otorga la conducción más ágil, porque mide 4,37 metros de largo y tiene una batalla o distancia entre ejes de 2,64 metros, menor que las otras dos (2,70 metros). Y así, se aparca mejor y presenta una manejabilidad más eficaz en carreteras secundarias y tramos revirados. A cambio, las plazas traseras son más justas (especialmente para los altos) y el maletero puede quedarse pequeño para el uso familiar: 361 litros en la variante de 122 CV y 313 en la de 180 CV.

El traje familiar, denominado Touring Sports, llega a 4,65 metros de longitud e incluye unas plazas traseras amplias y un maletero capaz de 598 litros (581 en el de 180 CV). Cumple sin problemas como coche único de la casa y recoge además soluciones prácticas útiles como el piso del maletero reversible (tiene una cara de moqueta y otra de goma), los tiradores para plegar los asientos desde la zona de carga y el portón con accionamiento eléctrico, que recoge asimismo la apertura con el pie (por si se llega con las manos ocupadas). Y es la única que puede montar techo solar panorámico (se abre la mitad anterior), aparte de rueda de repuesto.

La berlina, por su parte, tiene una longitud de 4,63 metros y ofrece un maletero de 471 litros. Presenta la imagen más elegante, aunque también el formato más clásico. Las plazas traseras son igual de grandes que en el familiar.

Bajo consumo y más brío

En marcha, y salvo por la mayor agilidad del cinco puertas en tramos virados, las tres carrocerías transmiten las mismas sensaciones. La dirección es un poco más rápida que en el Auris, y también un punto más precisa, y junto a unas suspensiones ligeramente más firmes y la adopción de un diseño multibrazo en el eje posterior (más avanzado que la anterior barra de torsión) dan como resultado una mejor pisada sobre la carretera y un comportamiento más eficaz, aunque sigue siendo un coche que busca más el confort que el dinamismo.

La suavidad de funcionamiento es la nota predominante, y también el bajo consumo, especialmente en la variante de 122 CV, en la que es relativamente sencillo bajar de cinco litros en ciudad y carreteras secundarias en las que se transite a velocidad moderada. Tras las pruebas, que discurrieron mayoritariamente por carretera a unos 80 km/h, travesías de poblaciones y tramos de autovía a 100, el ordenador marcó un gasto de 4,8 litros.

Con la versión superior de 180 CV, las prestaciones crecen y la respuesta al acelerar gana brío e intensidad. Y se aprecia en el dato de 0 a 100 km/h, que baja nada menos que tres segundos: de 10,9 (122 CV) a 7,9 (180). Corre claramente más, adelanta mejor e introduce un punto de emoción del que carece la de menor potencia. Y tras las pruebas el ordenador registró un consumo medio de 5,6 litros.

La respuesta del cambio automático e-CVT, que es de engranajes planetarios, se asemeja a la de un CVT convencional, aunque estructuralmente son completamente diferentes. Pero cada vez parece patinar menos e, incluso al acelerar a fondo, el motor de gasolina no se revoluciona tanto como lo hacía en el Auris (ahora no suele pasar ya de 4.200 vueltas). Comparativamente, las cajas de convertidor de par y de doble embrague ofrecen una conducción más agradable y eficaz, con una respuesta más directa y proporcional entre sonido, revoluciones y velocidad, pero el e-CVT ha mejorado en las últimas entregas (como este Corolla y los nuevos RAV4 Hybrid y Lexus ES 300h).

El consumo medio oficial que declara Toyota para la variante de 122 CV (en todas las carrocerías) es de 3,3 litros cada 100 kilómetros según la norma NEDC ajustada y de 4,4 con la nueva WLTP, mientras que sube a 3,7 y 4,6 litros, respectivamente, en la de 180 CV.

Equipamiento

Los precios descritos para la variante de 122 CV corresponden al acabado de entrada Active, aunque puede resultar más interesante el Active Tech, porque viene más completo y solo cuesta 300 euros más. De hecho, incluye llantas de aleación, instrumentación digital, sensor de luz y lluvia, y la superficie de carga inalámbrica para el móvil, aparte de un paquete de seguridad (denominado Safety Sense 2.0), que reúne frenada automática de emergencia con detección de peatones y ciclistas, retrovisores inteligentes anti ángulo ciego, reconocimiento de las señales de tráfico, ACC, luces largas automáticas, alerta salida del carril con corrección activa del volante y hasta alarma de tráfico trasero al desaparcar.

En la versión de 180 CV, las tarifas se asocian al acabado Feel!, que cuenta con elementos como llantas de aleación más grandes (de 18 pulgadas), un interior con una decoración más vistosa e iluminación ambiental ajustable, cristales oscurecidos, llave manos libres, asientos más anatómicos con tapizado mixto en Alcantara y Cuero, y calefacción en las butacas delanteras (también en las traseras en el familiar).

Sin embargo, el sistema HUD de proyección de información en el parabrisas, que ahora presenta colores más vivos y tiene mayor superficie y nitidez, y las suspensiones electrónicas, que permiten ajustar su dureza, no van a ofrecerse en España, al menos en el lanzamiento.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no