Supercoches

Bugatti Chiron: el coche que roza los 500 km/h

Una unidad especial del hiperdeportivo ha conseguido superar las 300 mph, alcanzando una velocidad punta de 490,484 km/h.

bugatti chiron

Es posible que se produzca una serie limitada del modelo.

Cuando hace dos años el Koenigsegg Agera RS batió el récord de velocidad para un coche de producción, alcanzando unos impresionantes 444,6 km/h, la cifra parecía difícilmente superable. Ahora se queda pequeña: un Bugatti Chiron ha rozado la increíble barrera de los 500 km/h con una marca tan inesperada como estratosférica: 490,484 km/h. Coronarse como el coche más rápido del mundo otorga un caché superior, y Bugatti recupera de momento su trono perdido.

La compañía ha estado seis meses trabajando en el proyecto para romper con la redonda cifra de las 300 millas por hora, algo para lo que han contado con la colaboración tanto de Dallara, que ha ayudado con la puesta a punto del chasis, como de Michelin, que ha tenido que desarrollar unos neumáticos capaces de rodar casi a 500 km/h sin desintegrarse en el proceso.

El resultado ha sido un Chiron bastante especial, que mantiene la base del modelo de producción pero con cambios clave que le han permitido dejar bastante atrás los 420 km/h de velocidad máxima que declara el hiperdeportivo de calle.

Todas las modificaciones realizadas han tenido como objetivo conseguir el récord y han resultado en una versión considerablemente más larga de lo normal, que amplía hasta en 250 milímetros su longitud, con un kit de carrocería específico que amplía el tamaño de las tomas de aire delanteras, reemplaza el alerón móvil y el aerofreno por uno fijo, y cambia los escapes habituales por dos dobles de orientación vertical.

A nivel técnico cuenta con el interesante detalle de que la suspensión es regulable en tiempo real, utilizando un sistema láser para medir la distancia al suelo y así pegar la carrocería al suelo lo máximo posible, con el afán de reducir la resistencia al aire del vehículo al mínimo.

Por otra parte, se ha confiado en el sistema de propulsión de serie del modelo, un motor 8.0 W16 con cuatro turbos que desarrolla 1.600 CV de potencia (como en el Centodieci) asociado a una caja de cambios automática de doble embrague y siete marchas, y a un sistema de tracción integral.

El intento por convertirse en el coche más rápido del mundo tuvo lugar el 2 de agosto en el circuito de pruebas que Bugatti tiene en Ehra-Lessien, con el piloto Andy Wallace al volante. Y el éxito fue rotundo: 490,484 km/h (304,773 millas por hora). Ningún coche producción se ha acercado nunca tanto a los 500 km/h. Es cierto que, al menos de momento, este Chiron especial no ha llegado a fabricarse en serie, pero los rumores apuntan a que podría acabar convertido en la tan esperada serie limitada del Bugatti Chiron Super Sport.

De esta manera la compañía recupera una corona que hace tiempo le quitó Koenigsegg, que en noviembre de 2017 consiguió llevar su Agera RS hasta los 444,6 km/h, justo después de desbancar al Chiron también en el récord del 0-400-0 km/h. Ahora la cuestión es cuánto tardará la marca sueca en intentar asaltar de nuevo el trono, puesto que este mismo año ha presentado un nuevo modelo con el que competir: el espectacular Jesko, un hiperdeportivo que desarrolla 1.623 CV y 1.500 Nm de par máximo, pesa solo 1.420 kilos y es capaz de generar hasta una tonelada de carga aerodinámica.

bugatti chiron

Koenigsegg Jesko.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no