Supercoches

¿Por qué el Bugatti La Voiture Noire cuesta 11 millones de euros?

La última creación de la marca italiana, presentada en el Salón de Ginebra 2019, se ha convertido en el coche nuevo más caro de la historia por varios motivos.

Bugatti La Voiture Noire

La Voiture Noire, una única unidad a un precio astronómico.

Los modelos del fabricante de supercoches de lujo Bugatti nunca han sido baratos, por razones obvias, pero la compañía del Grupo Volkswagen ha elevado su listón a un nuevo nivel con el superdeportivo presentado en el Salón de Ginebra 2019, el Bugatti La Voiture Noire.

¿El motivo? Se ha convertido en el coche nuevo más caro de la historia, al cifrar su precio en 11 millones de euros, antes de los impuestos correspondientes que se apliquen en el país de su comprador. La cuestión es: ¿por qué alguien pagaría tal cantidad de dinero por un vehículo? ¿Qué hace que el hiperdeportivo tenga semejante coste?

El primer punto es la exclusividad: solo se fabricará una única unidad del modelo, lo que supone un valor añadido diferenciador. Es difícil imaginar que quien lo conduzca (ya hay comprador, aunque no ha trascendido su nombre) tenga pensado venderlo pero, teniendo en cuenta el alza en el que se encuentra el mercado de coches exclusivos y clásicos, si llega a hacerlo en algún momento seguramente su valor se haya incrementados.

El segundo es la personalización. La Voiture Noire no lucirá exactamente así cuando se termine de producir, algo que no ocurrirá hasta finales de 2021: el comprador tendrá la posibilidad de trabajar codo con codo con el equipo de Bugatti para configurarlo a su gusto por completo.

Ya hubo un caso similar en el mercado, el del Rolls-Royce Sweptail, que vio la luz en mayo de 2017. Se presentó también como un one-off (un vehículo único hecho a medida) en el que la marca británica invirtió cuatro años de desarrollo junto a su comprador. Se rumoreó que su precio final fue de 11 millones de euros también, pero la cifra no llegó a hacerse oficial.

Tampoco se puede pasar por alto que el modelo base que hay debajo, el Bugatti Chiron, no es un coche precisamente barato. El hiperdeportivo cuesta 2,4 millones de euros, punto de partida que suele elevarse bastante con los numerosos y caros extras que se ponen a disposición de los clientes.

Por encima de este se encuentra el Divo, una edición limitada y mejorada a nivel aerodinámico del Chiron, de la que solo se fabricaron 40 unidades que se comercializaron por 5 millones de euros cada una. Siguiendo la progresión de valor y exclusividad, reducir el número de existencias a solo una podría justificar ese salto de precio hasta los 11 millones de euros.

Además, otro aspecto que hay que tener en cuenta es la técnica del vehículo. Utiliza un motor de ocho litros y 16 cilindros en ‘W’ sobrealimentado con cuatro turbos, capaz de desarrollar 1.500 CV de potencia y 1.600 Nm de par máximo. La caja de cambios DSG de siete relaciones es extremadamente rápida y transmite la fuerza a las cuatro ruedas, envueltas en unos neumáticos Michelin específicos, con un compuesto especial capaz de aguantar a velocidades superiores a los 400 km/h.

Su aerodinámica se ha trabajado hasta conseguir Cx de 0,35 y su peso se ha reducido al mínimo posible, puesto que a las velocidades que alcanza cada gramo multiplica su peso de manera importante. Además, cuenta con un apartado tecnológico puntero, con asistentes que conseguirán ayudar a domar el vehículo a aquel afortunado que tenga la suerte de ponerse al volante.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no