Tecnología

El cable de Ford que promete revolucionar la recarga eléctrica

La marca está desarrollando una conexión para coches a pilas que permitirá recargarlos en el mismo tiempo que tardan los tradicionales en repostar.

cable coches eléctricos

Ford desarrolla un cable de recarga de nueva tecnología.

Algunos modelos 100% eléctricos ya empiezan a ofrecer autonomía suficiente para competir con los térmicos, pero el tiempo de recarga sigue siendo un gran inconveniente a la hora de viajar por carretera.

Y ahora Ford podría tener la clave para solucionarlo. En colaboración con investigadores de la Universidad de Purdue en Indiana (EE UU), el departamento Ford Motor Company Research and Advanced Engineering (R&A) ha desarrollado un cable de recarga de nueva tecnología que podría dar el impulso final que necesita el vehículo eléctrico.

El mayor problema de la recarga rápida y ultrarrápida de las baterías es el sobrecalentamiento del cable de conexión. Este fenómeno está provocado por la gran cantidad de corriente eléctrica que circula a través del cable y es el que limita la velocidad de suministro de los cargadores.

Y según ha declarado Issam Mudawar, profesor de Ingeniería Mecánica en la Universidad de Purdue, su laboratorio “ha encontrado una solución para resolver las situaciones cuando la cantidad de calor producida en la carga supera la capacidad de las tecnologías actuales”. 

De líquido a gaseoso

Para solventarlo, los ingenieros del equipo se han centrado en buscar un sistema de refrigeración del cable que aumentara su capacidad para transmitir la energía desde el poste de carga hasta la batería del coche. 

Actualmente ya se utilizan sistemas similares que funcionan con un refrigerante líquido. Pero la diferencia de la nueva tecnología propuesta por Ford es que ese líquido refrigerante, cuando se alcanzan determinadas temperaturas, pasa a un estado gaseoso aumentando su capacidad para disipar el calor generado durante la carga. 

Varios investigadores del proyecto de Ford.

El resultado práctico es que, según declaran los responsables del proyecto, los tiempos actuales de recarga se acortarían, bastando unos pocos minutos y equivalentes a lo que se tardaría en repostar un depósito de combustible. 

Sin embargo, la nueva tecnología se hará esperar un tiempo. Todavía en proceso de patente, el laboratorio estadounidense va a iniciar durante los dos próximos años una serie de ensayos del prototipo para adaptar su funcionamiento y la velocidad de carga a la necesidad de diversos tipos de coche eléctrico como el SUV Mustang Mach-E, la pickup F-150 o la furgoneta E-Transit Van. 

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no