Tecnología

Honda lleva el coche autónomo al siguiente nivel

La marca ha presentado en Japón el primer modelo de producción con Nivel 3 de autonomía gracias a su sistema Honda Sensing Elite.

Honda coche autónomo

El Honda Legend Hybrid EX es capaz de valerse por sí mismo en ciertas situaciones.

Junto con las mecánicas eléctricas, que eliminan las emisiones durante la circulación, el otro gran desafío que debe superar el automóvil moderno es la conducción autónoma, que se postula como la tecnología más prometedora para reducir al mínimo los accidentes.

A falta de que la legislación de cada país se adapte a las aportaciones del avance, los fabricantes siguen dando pasos adelante hasta conseguir la completa automatización de sus automóviles. Y Honda es la marca pionera en alcanzar, en Japón, el Nivel 3 de autonomía, gracias al lanzamiento, en régimen de leasing, del Legend Hybrid EX. Se trata de su primer automóvil equipado con el Honda Sensing Elite.

Japón es, junto con Europa, el territorio donde la conducción autónoma se enfrenta al marco legal más restrictivo para su introducción. En cambio, en EE UU y China la legislación es más permisiva y permite ya la aplicación del citado Nivel 3, que autoriza al conductor a desatender el manejo del vehículo en atascos y circulación a baja velocidad, aunque todavía sin dormirse, porque debe poder retomar el control al instante si el coche lo requiere.

Lo que marca la diferencia del sistema de Honda es la función Traffic Jam Pilot, que es la primera tecnología de nivel 3 de autonomía disponible para un coche de calle en el país nipón. Con ella, el conductor puede soltar el volante y desentenderse de la conducción, aunque siempre dentro de unas circunstancias concretas.

“Si se conduce con la función de conducción adaptativa dentro del carril, cuando el vehículo queda atrapado en un atasco, el sistema toma el control de la aceleración, la frenada y la dirección, mientras supervisa los alrededores del vehículo», asegura Honda. «El sistema conduce, detiene y reanuda la marcha dentro del mismo carril, manteniendo la distancia de seguridad adecuada de acuerdo con la velocidad del vehículo que circula por delante”, abunda el fabricante en su comunicado.

Puede no parecer un gran avance técnico, pero sí lo es en cuanto a legislación, porque el Nivel 3 permite que el conductor pueda ver la televisión o un DVD en la pantalla de navegación, o bien utilizar el sistema de navegación para buscar la dirección de un destino, “lo que contribuye a reducir la fatiga y el estrés del conductor en atascos”, según la marca.

La legislación europea, sin embargo, impide de momento tomarse estas libertades a bordo y desatender la conducción, salvo en Alemania, que es el único país que ha adaptado su marco legal para regular la circulación de coches autónomos, limitando su aplicación, de momento, a autopistas con mediana de separación y hasta 60 km/h. Pero en esas situaciones, solo en esas, el conductor puede también desatender el manejo del vehículo.

El Traffic Jam Pilot, por otra parte, no es la única funcionalidad destacada del Honda Sensing Elite, ya que el sistema también convierte al Legend Hybrid EX en coche autónomo en autopista. Para ello deben estar activados el control de crucero adaptativo, el seguimiento a baja velocidad y el sistema de aviso y prevención de cambio involuntario de carril. En dicha situación, el vehículo es capaz de monitorizar su entorno detectando vehículos precedentes que circulan a menor velocidad y llevando a cabo la maniobra de adelantamiento por sí mismo, un detalle que en Europa se introdujo ya a finales de la década pasada pero que, actualmente, está prohibido.

Los cinco niveles de la conducción autónoma

La escala SAE de automatismos ha establecido una división en cinco niveles del guiado automático. En Europa, por el momento, solo se permite el Nivel 2, con la salvedad de Alemania y las situaciones puntuales para poder utilizar el Nivel 3.

  • Nivel 0: no existe ninguna automatización.
  • Nivel 1: el vehículo puede controlar el movimiento longitudinal o lateral en situaciones concretas. Un ejemplo es el control de velocidad activo.
  • Nivel 2: controla de manera simultánea el movimiento lateral y longitudinal, como hace la suma del control de velocidad activo y del sistema de mantenimiento de carril.
  • Nivel 3: el coche puede automatizar todas las funciones de la conducción, pero necesita que el conductor permanezca atento para reaccionar por si se produce un imprevisto que el automóvil no pueda solventar. El piloto puede leer un libro, por ejemplo, pero no dormirse.
  • Nivel 4: la automatización es completa y el  coche autónomo puede moverse por sí mismo. Aquí, el conductor puede ya dormirse.
  • Nivel 5: el automóvil se conduce por cuenta propia, hasta el punto de que es posible prescindir de pedales y volante. Será el nivel que caracterice a los vehículos robotizados.

Honda conducción autónoma

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no