Este Rolls-Royce está pintado con 1.000 diamantes triturados

Denominada ‘Diamond Stardust’, podría ser la pintura de carrocería más cara utilizada en toda la historia del automóvil.

Este Rolls-Royce está pintado con 1.000 diamantes triturados

Polvo de diamantes, personalización para los muy ricos.

Después de hablar de la extravagante personalización del Koenigsegg Agera RS Gryphon, con oro de 24 quilates en su carrocería interior, parecía que tardaría en aparecer una excentricidad similar. Pues sorpresa: no ha pasado ni una semana hasta volver a comprender el significado de ser muy rico. En esta ocasión los protagonistas son los diamantes.

Por encargo de un cliente cuyo nombre no ha salido a la luz, Rolls-Royce ha creado la que posiblemente sea la pintura de carrocería más cara de la historia. Llamada ‘Diamond Stardust’, cuenta en su mezcla con 1.000 diamantes triturados, lo que le da un acabado de lo más particular.

Rolls-Royce

El equipo de la marca tuvo que analizar cuál sería el tamaño óptimo de cada grano de polvo para garantizar que los brillos y destellos crearan el mejor efecto posible y que su presencia no se notara al tacto. Una vez utilizada la pintura sobre el Rolls-Royce Ghost que la porta, se añadió una nueva capa de barniz para impedir que se desprendan las partículas del preciado mineral.

Para hacerse una idea del trabajo extra que han tenido que realizar los artesanos de la marca, se han tardado dos días más de lo habitual en aplicar la pintura. El fabricante no ha querido desvelar su precio, pero seguro que entraría en los primeros puestos de los extras más caros que se pueden montar en un vehículo.