Actualidad

El SUV más potente y rápido del mundo

El Aston Martin DBX 707 se convierte en el rey del segmento gracias a sus 707 CV de potencia y a su velocidad máxima de 310 km/h.

Aston Martin DBX 707

El Aston Martin DBX 707 luce una imagen más deportiva.

La lucha por ser el SUV más rápido del mundo ha sido encarnizada, con un toma y daca constante entre el Lamborghini Urus y el Bentley Bentayga Speed. Sin embargo, mientras ambos estaban enfrascados en su enfrentamiento personal, ha llegado un modelo que ha adelantado a los dos por la derecha, el Aston Martin DBX 707. Sus ventas (sin precio anunciado) comienzan a finales del primer trimestre y las entregas tendrán lugar a finales del segundo.

Se trata de la variante más extrema del todocamino de Aston Martin, que aprovecha la buena base del modelo para hacerse con un doble título: es el SUV más rápido y también el más potente (siempre hablando de vehículos de serie).

El todocamino mantiene bajo el capó su motor 4.0 V8, pero ahora cuenta con turbocompresores con rodamientos de bolas y una calibración especial, lo que le permite aumentar su potencia hasta los 707 CV (una subida de 157 CV) y su par máximo hasta los 900 Nm.

A esto suma una nueva caja de cambios de nueve velocidades con embrague húmedo, que gestiona los cambios de marcha de una manera sensiblemente más rápida. Esto contribuye a rebajar su tiempo de aceleración de 0 a 100 km/h hasta los 3,3 segundos, así como ampliar su velocidad máxima hasta los 310 km/h.

De este modo, el Aston Martin DBX 707 es el SUV más rápido del mundo, sacando 4 km/h a su más inmediato perseguidor, el Bentayga Speed (306 km/h), que los alcanza, eso sí, con solo 635 CV.

Aston Martin DBX 707

La ganancia de potencia ha implicado otras mejoras mecánicas. Así, el SUV monta una nueva versión del diferencial electrónico trasero de deslizamiento controlado (E-Diff), el chasis cuenta con ajustes específicos y se ha modificado la suspensión neumática. También se ha ajustado la dirección asistida para mejorar su sensibilidad. Para detenerlo con seguridad, el DBX 707 monta un sistema de frenos cerámicos reforzados con fibra de carbono, con discos delanteros de 420 milímetros y traseros de 390, mordidos por pinzas de seis pistones.

La marca británica ha querido que, además de por su sistema de propulsión, quede claro que es el DBX más deportivo desde el primer vistazo. Por eso monta paragolpes específicos con un splitter delantero, nuevos faldones laterales y un alerón trasero más grande; además, presenta un difusor trasero más agresivo con dos salidas de escapes dobles.

“El DBX ha representado los valores de diseño y aerodinámica de Aston Martin de una forma que demuestra que no todos los SUV tienen que ir cortados por un mismo patrón. Con el DBX 707, hemos rebasado los límites en todos los aspectos para crear un coche que redefina los estándares de prestaciones. Es el coche más potente, rápido, atractivo y con mejor maniobrabilidad de su categoría”, asegura Tobias Moers, director ejecutivo de la marca.

Sobre la firma

Apasionado del motor desde pequeño, primero de las motos y después de los coches, con especial predilección por los modelos nipones. Llevo una década dedicándome al sector, formado primero en Autobild y desde entonces en el Grupo Prisa, probando todo lo que haga ruido... o no.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no