Actualidad

Neumáticos de última generación que anticipan el futuro

El nuevo Hankook Ventus S1 evo 3 está diseñado para satisfacer las cada día mayores exigencias de deportivos y grandes SUV.

Hankook

Los nuevos neumáticos Hankook salen airosos de la utilización más exhaustiva. / Hankook

Altas prestaciones y nuevas exigencias para los grandes SUV. Hankook concreta la respuesta en forma del Ventus S1 evo 3, una gama de neumáticos  de última generación que mejoran en todo las prestaciones del modelo anterior.

El fabricante de neumáticos introduce materiales innovadores que mejoran la eficacia sobre asfalto seco y mojado en un rango más amplio de temperaturas. Pero también aportan mejores sensaciones en la conducción y aumentan la eficiencia energética del vehículo que los lleve. Es la culminación tecnológica del modelo Ventus, que tiene una ya larga tradición de perfeccionamiento desde su aparición en el mercado en el año 1994 y anticipa los neumáticos del futuro, que estarán hechos de materiales sostenibles y llevarán sensores para conectarse con los vehículos.

Hankook, quinto fabricante mundial de neumáticos, ha desarrollado el Ventus S1 evo 3 en su centro de Hannover (Alemania) para satisfacer a sus clientes más exigentes. Pertenece a la clase UHP (Ultra High Performance) y están destinados a equipar coches de altas prestaciones, ya sean berlinas o SUV, y principalmente de marcas alemanas (Audi, BMW, Mercedes y Porsche).

A medida que se vaya homologando para los distintos vehículos, en medidas de llanta desde 17 a 22 pulgadas y anchos de 205 a 315 mm, el Ventus S1 evo 3 comenzará a venderse en Europa desde los primeros meses de 2019.

Neumáticos conectados

Anunciado como el buque insignia de la gama Hankook, el Ventus S1 evo 3 recurre a resinas naturales mezcladas con sílice para su banda de rodadura, la encargada de mantener la adherencia en todo momento con el asfalto y bajo cualquier temperatura. El flanco también está fabricado con un nuevo compuesto que a su vez reduce la resistencia de rodadura en un 2,5%.

En la estructura, una capa de polímero sintético aramida evita dilataciones del neumático a elevadas velocidades, incluso superiores a 300 km/h, mejorando en un 60% las deformaciones de las estructuras tradicionales de nailon. Además, esta mayor rigidez contribuye a una mejor respuesta en los bruscos cambios de dirección, como los experimentados en las maniobras evasivas.

Según Klaus Krause, director del Centro Europeo de Desarrollo de Hankook, “los ingenieros del Ventus S1 evo 3 se han centrado en mejorar en todas la áreas a su predecesor”.  Al tiempo, Hankook trabaja en un plan de investigación sostenible, alejándose de las materias primas provenientes del petróleo  para conseguir en 2045 utilizar utilizar exclusivamente materiales orgánicos reciclados.

Otras nuevas tecnologías que están revolucionando el automóvil también están llegando al neumático, como en el caso de Hankook que ya trabaja sobre este campo de la conectividad para dar el siguiente paso.  Unos sensores incluidos en el neumático mandan información a los sistema de control del propio vehículo, que adecua la al instante la frenada o la transmisión de la potencia en función de los datos recibidos, mejorando la eficacia y seguridad de marcha. Pero estos datos también se pueden utilizar como información para el mantenimiento en el taller o para compartirlos con otros vehículos en la movilidad conectada del futuro.

En los límites de adherencia

Volviendo al presente, pruebas específicas sobre zonas acotadas en Eslovenia permitieron  buscar los límites del nuevo neumático UHP de Hankook. En un tramo de montaña cerrado al tráfico el Ventus S1 evo 3 demostró que puede garantizar agarre, estabilidad y precisión en la conducción en diversos automóviles de altas prestaciones, desde un compacto Porsche Cayman hasta un  gran SUV como el Audi Q7 se benefician por igual de la seguridad y prestaciones aportados por este neumático.

La pista de un pequeño aeropuerto, convenientemente mojada, sirvió igualmente para verificar que las distancias de frenado se acortan significativamente con el Ventus S1 evo 3 respecto a otros neumáticos. Y también su agarre sobre seco a lo largo de un exigente eslalon con fuertes giros y cambios de trayectoria.

La conclusión es un paso más en cuanto a eficacia. En conducción deportiva los Ventus S 1 evo 3 permiten frenar más tarde y su banda de rodadura aporta un mejor agarre en las detenciones. Acelerando, la potencia se transmite instantáneamente al asfalto y en las curvas el coche, a pesar de su potencia o peso en el caso de los SUV, mantiene la trayectoria de una forma muy precisa y transmitiendo en todo momento seguridad  y control al conductor.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no