Actualidad

Por qué deberías comprar tu coche nuevo antes del 1 de septiembre

La entrada en vigor del protocolo de consumo WLTP provocará un incremento de precio en muchos modelos.

comprar coche nuevo

Un excelente momento para pasar por el concesionario.

Desde el próximo 1 de septiembre, todos los coches vendidos en España deberán estar homologados por el ciclo de consumo y emisiones WLTP. Un sistema de medición (que ya detallamos en su momento) mucho más restrictivo y exigente, hasta tal punto que va a poner en un brete a buena parte de fabricantes de automóviles.

Un auténtico cataclismo industrial (no han sido pocas las quejas al respecto), que provocará que incluso algunos modelos desaparezcan de los catálogos, y que también supone un desafío comercial para las marcas. A partir de ese primero de septiembre tan sólo podrán matricular vehículos con el nuevo ciclo WLTP, exceptuando una cuota del 10% del volumen anual de cada marca que la legislación les concede como tolerancia para las actuales homologaciones NEDC.

Una situación que provoca preocupación e incertidumbre en el sector y que desde luego afectará, en su caso positivamente en principio, a los consumidores. Las marcas deben deshacerse de todos los coches que se podrán considerar antiguos en apenas unas semanas, lo que se traduce en buenas oportunidades para los compradores, sobre todo considerando que serán muchos los modelos que incrementen su precio a partir de esa fecha por el salto en el escalón impositivo por sus emisiones.

El periodo hasta el 1 de septiembre es, por tanto, un excelente momento para la adquisición de un vehículo nuevo por las razones que se detallan a continuación:

Los concesionario intentarán facturar de forma prioritaria todos aquellos coches con la antigua homologación NEDC antes del plazo legalmente marcado para su prohibición, recurriendo a ello a una política comercial más agresiva y, por tanto, ventajosa para los compradores. Es cierto que algunos grandes grupos de automoción se encuentran más preparados que otros para asumir este compromiso, así que la premura de ventas no será idéntica en todos los casos, aunque sí muy generalizada.

Aquellas unidades que no consigan vender deberán ser automatriculadas, para su posterior comercialización como coches de Kilómetro 0. La operación de autocompra se realizará en los últimos días de agosto, momento en que también se podrá acceder a los beneficios de este tipo de vehículos, nuevos en la práctica aunque hayan sido matriculados por el concesionario. Las propias marcas están facilitando ayudas financieras extraordinarias a su red para que puedan hacer frente al desembolso necesario.

comprar coche nuevo

La nueva norma de homologación WLTP presenta unos criterios de
análisis más exigentes.

Cuanto mayor sea el precio del vehículo, más sustancioso podrá resultar el descuento para el comprador. Parece obvio que para un concesionario representa un esfuerzo y un riesgo superiores automatricular un coche de 70.000 euros que otro de 20.000. Así que se trata de una buena oportunidad para negociar a la baja en los modelos de segmento superior, aun siendo cierto que muchas de estas unidades serán las que se reserven para el cupo del 10% legalmente admitido para su venta a partir del 1 de septiembre.

Considerando que el nivel impositivo de matriculación se calcula en base al nivel de emisiones de CO2 (sin coste para los inferiores a 120 g/km; 4,75% para los de más de 120 g/km; 9,75% para los que superen los 160 g/km y 14,75% para los que estén por encima de los 200 g/km), es más que previsible que se produzca un cambio de tramo tributario en muchos de los vehículos a causa de esta nueva homologación más estricta. Según los datos de Faconauto (Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción), el 75% de los vehículos matriculados en España el pasado año estuvo exento del impuesto correspondiente, una proporción que puede darse la vuelta por completo en un nuevo escenario.

Los coches híbridos enchufables también pueden verse muy afectados por las restricciones de la homologación WLTP. Para beneficiarse de todas las ventajas propias de los eléctricos puros, su autonomía con cero emisiones debe ser como mínimo de 40 kilómetros, un rango que igualmente se incrementará en algunos casos con las nuevas mediciones. Y si eso ocurre, el vehículo pasaría de disfrutar de la etiqueta 0 a la etiqueta Eco, bastante menos atractiva en términos de utilización.

También conviene considerar que las marcas, incapaces de poner al día sus gamas completas en base a la homologación WLTP, optarán por eliminar algunas de las versiones menos eficientes por sus dimensiones o planteamiento deportivo. Ya son varias las que han comunicado el cese de la fabricación de ciertas variantes, así que aquéllos interesados en una de éstas se encuentran ante la última oportunidad de su adquisición. Algunos ejemplos son el Audi SQ5, BMW M·, Peugeot 308 GTI, BMW 760…

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no