Pruebas

Skoda Scala: un Volkswagen Golf de origen checo

El nuevo compacto nace para sustituir al Rapid Spaceback y llega al mercado a partir de 13.990 euros, descuento de lanzamiento incluido.

Skoda Scala

Por tamaño, calidad, equipo y mecánica, el Scala puede competir con el Astra, el Focus, el 308 o el Mégane.

El nuevo modelo se llama Skoda Scala y es un coche de tamaño compacto, familiar, de enfoque muy práctico y unos precios competitivos que permite a Skoda rivalizar en la demandada categoría del Volkswagen Golf, uno de los huecos pendientes en su gama. Por concepto se sitúa a medio camino entre una berlina cinco puertas y una carrocería break, y sustituye al Rapid Spaceback.

Ya admite pedidos y estará disponible en mayo con precios que van desde 20.830 hasta 27.330 euros y que se reducirán a 13.990 y 19.600 euros respectivamente al aplicar la marca los descuentos previstos para el lanzamiento.

Por tamaño, calidad, equipo y mecánica, el Skoda Scala ya puede ser una alternativa a los Opel Astra, Ford Focus, Peugeot 308 o Renault Mégane. Una categoría en la que hasta ahora Skoda no podía competir en igualdad de condiciones. Mide 4,36 metros de largo y comparte la plataforma MQB del grupo Volkswagen, que también ha servido para desarrollar el Golf y el Seat León.

La adopción de este chasis mejora cualitativamente su agilidad, el confort de las suspensiones y el comportamiento frente al Spaceback, que compartía su base con los Ibiza y Polo, pertenecientes al segmeto inferior. Y este progreso se nota al conducirlo, con una gran mejora dinámica frente al modelo que sustituye.

El Skoda Scala es agradable en su conducción, se muestra firme y asentado en todo tipo de carreteras y su amortiguación aporta buen aislamiento en cuanto a filtrado e insonorización. En este último aspecto, los ruidos aerodinámicos no están tan bien aislados y se ponen en evidencia al bajar considerablemente los generados por la rodadura y la mecánica, sobre todo en las versiones de motor de gasolina.

Pero si hay algo por lo que destaca sobre todo el Skoda Scala es por su practicidad. Ofrece un portón trasero muy accesible, que puede ser opcionalmente de cristal, y reconocible al incorporar el nombre de la marca. Ofrece espacio suficiente para alojar a tres adultos en las plazas posteriores y ofrece un enorme maletero de 467 litros que se convierten en 1.410 abatiendo los asientos.

La gama mecánica del Scala plantea un mismo motor 1.0 TSi de gasolina y tres cilindros con potencias de 95 o 115 CV, más un 1.5 de cuatro cilindros y 150 CV. Como variante híbrida se ofrece una versión 1.0 G-Tec de 90 CV, que puede funcionar tanto con gasolina como con gas natural comprimido. En diésel el Skoda Scala adopta el polivalente y sobrio 1.6 TDi de 115 CV.

Al volante el motor tricilíndrico de gasolina sorprende por suavidad, discreción y elasticidad, sobre todo combinado con el cambio automático de doble embrague DSG. El diésel resulta más ruidoso, pero consigue un consumo medio homologado (WLTP) muy ajustado de tan sólo 4,2 litros (4,1 con cambio automático).

Los niveles de acabado del Skoda Scala son cuatro: Active, Ambition, Style y la más completa First Edition. Desde el acabado básico Active, el equipo incluye de serie aire acondicionado, elevalunas, llantas de aleación, sensor de aparcamiento trasero, asistente de mantenimiento de carril y de frenada entre otros.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no