Conducir

La nueva señal de la DGT que llegará a las calles en 2022

Todas las ciudades de más de 50.000 habitantes deberán delimitar zonas de bajas emisiones antes de 2023, según establece la nueva ley de cambio climático.

señal tráfico

Vehículos circulando a las afueras de Madrid.

Antes de que acabe este año quedará levantada en muchas ciudades de España una nueva señal de tráfico de la DGT. Anunciará a los conductores que van a entrar en un área restringida y prohibirá el paso a algunos vehículos en función de su etiqueta medioambiental. El nuevo indicativo de la Dirección General de Tráfico, presentado hace unos meses, empezará a utilizarse más tarde o más temprano, pero en todo caso en 2022, porque antes de 2023 todas las ciudades de más de 50.000 habitantes tienen que contar con una zona de bajas emisiones delimitada, como ya ocurre en Madrid y Barcelona.

La nueva ley de cambio climático obliga a la creación de estas áreas para expulsar de las ciudades, o al menos de los centros urbanos, a los vehículos más contaminantes, y el etiquetado de la DGT es el sistema de referencia. Quedarán fuera de estas zonas, como mínimo, aquellos modelos que no cuenten con distintivo, esto es, los de gasolina anteriores a 2000 y los diésel matriculados antes de 2006.

La señal de la DGT informa “de la entrada prohibida a vehículo de motor, excepto aquellos vehículos que dispongan del distintivo ambiental indicado por la entidad local en la parte inferior de la señal”. La imagen usada como referencia gráfica por Tráfico excluye a los vehículos con etiqueta B, pero se trata solo de un ejemplo: las restricciones concretas dependerán de las normativas municipales que se aprueben en las ciudades afectadas.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en España hay 149 ciudades que deberán delimitar las zonas de bajas emisiones, cuyo objetivo es restringir “progresivamente el acceso, la circulación y el estacionamiento de vehículos para mejorar la calidad del aire y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”. Así queda escrito en la Guía técnica para la implementación de zonas de bajas emisiones, elaborada por el Área Metropolitana de Barcelona y la federación de municipios y provincias.

A la espera de que el Ministerio de Transición Ecológica establezca pautas concretas, este texto propone dos modelos de largas miras. El primero de ellos recomienda establecer “la mayor área posible [toda la ciudad, incluso], con la posibilidad de excluir los polígonos industriales”. En este caso, las restricciones “se circunscribe a vehículos sin distintivo ambiental y sin ningún tipo de exención para residentes”. Es lo que ocurre en Barcelona y otros cuatro municipios colindantes desde enero de 2020.

La segunda propuesta habla de un ámbito reducido, “como cascos antiguos, zonas centrales o entornos sensibles”, pero que permita circular solo a vehículos con etiqueta Cero, es decir, eléctricos e híbridos enchufables. Madrid Distrito Centro es una versión descafeinada de este modelo, pues solo restringe la circulación a los vehículos sin etiqueta (salvo a los residentes). Aquellos con distintivos B y C pueden circular solo para estacionar en aparcamientos públicos.

Las cuatro etiquetas de la DGT

  • Etiqueta Cero. La llevan los vehículos eléctricos de batería (BEV), los eléctricos de autonomía extendida (REEV) y los híbridos enchufables (PHEV) con una autonomía mínima de 40 kilómetros o vehículos de pila de combustible.
  • Etiqueta ECO. Tienen derecho a esta etiqueta los eléctricos enchufables con autonomía inferior a 40 kilómetros y los híbridos no enchufables (HEV). También los vehículos propulsados por gas natural y gas (GNC y GNL), así como los alimentados por gas licuado del petróleo (GLP).
  • Etiqueta C. Este distintivo es para vehículos de combustión interna que cumplen con las últimas emisiones EURO: turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006 y diésel a partir de septiembre de 2015. Vehículos de más de 8 plazas y pesados tanto de gasolina como diésel, matriculados desde 2014.
  • Etiqueta B. Turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero del año 2000 y de diésel a partir de enero de 2006. Vehículos de más de 8 plazas y de transporte de mercancías tanto de gasolina como de diésel matriculados a partir de 2005. Por tanto, los de gasolina deben cumplir la norma Euro 3 y en diésel la Euro 4 y 5.

¿Cómo saber qué etiqueta de la DGT tiene el coche?

Para saber qué etiqueta medioambiental corresponde a un coche basta con introducir la matrícula en esta herramienta de la DGT. La clasificación del parque, según Tráfico, tiene como objetivo “discriminar positivamente a los vehículos más respetuosos con el medio ambiente y ser un instrumento eficaz al servicio de las políticas municipales”.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no