¿Es peligroso el humo blanco que sale por el tubo de escape de los coches en invierno?

Por el color del humo que emite un vehículo, es fácil adivinar si sufre una avería y si esta puede llegar a ser grave.

escape
En ocasiones, el color del humo que sale por el escape puede revelar la existencia de una avería. | Getty

Un conductor se sube al coche, arranca y observa, a través de los retrovisores, la presencia de humo blanco procedente del tubo de escape. Una escena que, lejos de lo que pueda llegar a parecer, no tiene por qué encender las alarmas. Y menos aún si es invierno. 

¿La razón? Es algo completamente normal. Cuando el hidrocarburo se quema, se produce vapor de agua: al apagar el motor del coche, el frío reinante en invierno condesa ese vapor. Como consecuencia, quedarán restos de agua en el tubo de escape. 

En el momento en el que el conductor o la conductora arranca el vehículo de nuevo, la temperatura empieza a crecer. El resultado es la evaporación del agua que queda en el escape: de aquí viene el humo blanco que los coches expulsan en invierno cuando se ponen en marcha. 

Suele ser poco el humo blanco que emiten y desaparece después de circular unos cuantos metros, pero ¿y si no lo hace? Lo cierto es que por el color del humo que sale del escape de un vehículo es fácil adivinar si este sufre una avería. 

escape

Humo blanco: denso y abundante 

Cuando el humo es blanco, pero a diferencia del agua evaporada, es denso y abundante, es posible que haya un problema con el sistema de refrigeración. Su presencia puede indicar que, debido a que algo falla en la junta de la culata o en el motor, una parte del anticongelante ha llegado a los cilindros y allí se ha mezclado con el combustible. Esto se puede traducir un peligroso sobrecalentamiento. 

Si el humo blanco no es denso y abundante, pero está acompañado de un incremento en la temperatura del motor, llegarán los tirones y el coche se calará en exceso. El problema aquí puede estar en la inyección del combustible. 

escape

Humo de otros colores 

Tanto en los modelos de gasolina como en los diésel, el humo azul que sale por el escape avisa de que el motor está consumiendo aceite. Un problema que requiere una inmediata visita al taller: de lo contrario, el motor puede tener los días contados. 

¿Y si el humo del escape es demasiado negro? Cuando el vehículo está impulsado por un motor diésel, la causa puede ser exceso de combustible en la mezcla. Si la cantidad es abundante, puede delatar una avería protagonizada por el filtro del aire, las bujías o los inyectores. 

Por último, el humo gris es el habitual… hasta que es muy denso. Esto es señal de que está fallando el sistema de inyección y falta aire en la mezcla.  

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, X o Instagram

Sobre la firma

Elena Sanz Bartolomé

Desde que aprendió a hablar y escribir, una de sus pasiones siempre fue contar todo lo que pasaba a su alrededor. Hizo las maletas y cambió Zaragoza por Madrid para estudiar Periodismo en la Universidad Complutense. Antes de graduarse, el mundo del motor se cruzó en su camino… y nunca lo ha abandonado.

Más Información

aparcar
MG Coche

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no