Conducir

¿Sirven los aditivos para ahorrar combustible? 

Existen numerosos productos para añadir al combustible o el aceite que valen para diversos fines. Entre otros beneficios, anuncian un menor consumo.

aditivo gasolina

Cámara de combustión de un motor de gasolina.

La importante subida en los precios de los carburantes fuerza a los usuarios a buscar la forma de contener el consumo de sus automóviles y muchos se plantean el uso de aditivos para conseguirlo. Hay que partir de la base de que los carburantes modernos, ya sean la gasolina o el gasóleo, incluyen en su fórmula diversos aditivos que mejoran su rendimiento y que varían en función de su precio.

Aunque la calidad estándar de la gasolina que se vende en las estaciones de servicio está regulada por ley, las empresas petroleras las mejoran añadiendo ciertos componentes que los estabilizan para su conservación, disminuyen los residuos de la combustión, aumentan su rendimiento y retrasan el desgaste de algunos componentes del motor. 

Sin embargo, aparte se comercializan numerosos productos aditivos que sirven para muy diversos usos, ya no solo para optimizar el rendimiento de los combustibles al mezclarse en el depósito.

También existen algunos que se añaden al aceite del motor para mejorar la fricción (lubricantes), o al líquido refrigerante en el caso de afrontar temperaturas de frío extremo (anticongelantes). E incluso otros pueden taponar de forma eventual alguna pequeña fuga en el radiador y otros circuitos de la mecánica sin tener que desmontarlos (selladores). 

En general, los motores modernos y bien cuidados no necesitarán mayor atención en este sentido, siempre que utilicen los combustibles de calidad disponibles en las gasolineras y que, de por sí, ya incorporan sus propios aditivos.

Cualquier producto que se les añada no mejorará significativamente sus prestaciones ni aportará ningún beneficio apreciable y repercutirá en el bolsillo al aumentar el gasto extra por su compra en cada llenado del depósito. 

Consultar al experto  

Otro caso es el de los motores viejos o con muchos kilómetros, que sí podrán beneficiarse ocasionalmente de alguno de estos productos específicos. Por ejemplo, para recuperar parte de la compresión perdida por desgaste en los cilindros. O, sobre todo, los productos que limpian específicamente los circuitos de alimentación de los motores, desatascándolos de impurezas excesivas en los inyectores de combustible (limpiadores).  

Este proceso de limpieza se hará más notorio en los motores diésel, que producen mayor cantidad de residuos en su interior. Pero el aditivo tendrá un efecto pasajero, puesto que los motores con muchos kilómetros y gran cantidad de depósitos de carbonilla en su cámara de combustión necesitarán más temprano que tarde un ajuste y una limpieza más profunda. Hará falta acudir al taller para una descarbonización o decalaminización, o para llevar a cabo una intervención mecánica más profunda que precise desmontarlos. 

La conclusión es que no existen productos milagro que sustituyan a un correcto mantenimiento del motor (cambios de aceite, sustitución de filtros, limpieza de inyectores…). No obstante, en situaciones concretas se puede recurrir a algún aditivo específico. Por ejemplo, para mitigar por un tiempo limitado los fallos en el funcionamiento de un motor que empiece a manifestar síntomas de fatiga o de estar sucio, como pueden ser un incremento en el consumo de combustible o humo excesivo del escape.

Los gases en la ITV

En todo caso, una buena decisión antes de recurrir a este tipo de soluciones pasajeras será en cada caso particular consultar a un mecánico experto. 

También hay que tener en cuenta que la última palabra en este caso será de la ITV, donde el motor será inspeccionado y analizarán los gases de escape para verificar que se encuentran dentro de los límites marcados por la ley.

En definitiva, un motor mal cuidado, desgastado o sucio incrementará significativamente su consumo y sus emisiones sin que los aditivos propios del combustible ni los añadidos durante el repostaje puedan evitarlo. 

Sobre la firma

Cuatro décadas informando sobre el mundo del motor y probando coches de todas las categorías. Después de trabajar en diversos medios especializados (Velocidad, Auto1, Solo Auto, Motor 16, Car and Driver, EcoMotor...), ahora en Prisa Media para seguir cubriendo la actualidad en plena revolución tecnológica del automóvil.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no