Hyundai adelantó hace unos días que llevaría al CES de Las Vegas un prototipo de SUV movido por hidrógeno, pero nadie esperaba que el todocamino llegase al evento en forma de vehículo de producción dispuesto a venderse este mismo año. El Hyundai Nexo ya es una realidad.

Aunque lo primero que hay que apuntar es que no se comercializará en todo el mundo, sino solo en mercados en los que los vehículos de pila de hidrógeno tengan mayor aceptación: seguramente será en aquellos en los que las ventas del Hyundai Tucson FCV han sido mayores.

Precisamente, esa versión del Tucson es el punto de referencia que el propio fabricante ha establecido para definir al recién llegado Hyundai Nexo, que es a todas luces un caso de “más y mejor”.

Hyundai Nexo

Ha sido creado sobre una plataforma específica, de mayores dimensiones, lo que beneficia una mayor habitabilidad interior y un maletero más capaz. A pesar de ser más grande, es más ligero, gracias a que el sistema de propulsión y de almacenamiento de hidrógeno ocupa menos y está mejor integrado en el conjunto.

El corazón del modelo es un motor eléctrico de 160 CV y 394 Nm con el que acelera de 0 a 100 km/h en 9,5 segundos, un 20% más rápido que el Tucson FCV. Se trata, además, de una mecánica más eficiente, por lo que anuncia una autonomía de 805 kilómetros según el ciclo NDEC (en uso real será 100 o 150 km menor).

La guinda la pone un apartado tecnológico bastante novedoso. El Blindspot View Monitor es una novedad en el sector, y consiste en unas cámaras que muestran en el cuadro de instrumentos zonas de las partes laterales y la trasera imposibles de ver con los retrovisores convencionales . También es la primera vez que un Hyundai cuenta con Lane Following Assist, que mueve la dirección para mantener el vehículo en el carril, ya sea en ciudad o autopista y hasta a 150 km/h.

Hyundai Nexo