Eléctricos

Voltios en vez de gasolina

Voltios en vez de gasolina

De la misma forma que los televisores de pantalla plana están presentes ya en la mayoría de los hogares, los coches eléctricos irán ocupando su lugar en los parques móviles de las principales capitales. La evolución tecnológica, que ampliará su autonomía, y la reducción de precios, que mejorará su accesibilidad, serán dos de las claves relacionadas con su esperada expansión. Aunque el proceso será lento. La alianza Renault-Nissan, por ejemplo, uno de los consorcios automovilísticos que ha apostado más fuerte por los vehículos con baterías, registra ya cifras de ventas de cierta entidad: Nissan ha entregado más de 55.000 unidades del Leaf en todo el mundo desde su lanzamiento en 2010, y Renault, casi 5.000 Zoe en Europa en menos de un año.La diversificación de la oferta es otro pilar sobre el que se asentará el crecimiento del coche eléctrico. El BMW i3, que llegará el próximo mes de noviembre, dará el banderazo de salida a la nueva oleada de modelos a pilas que se avecina. Y es que a lo largo de 2014 está prevista la comercialización de al menos cinco nuevos modelos, con propuestas como los primeros eléctricos de Ford y Volkswagen (Focus Electric y e-Up!, respectivamente) y el primer híbrido enchufable de Audi (A3 e-Tron). Volvo y Chevrolet, por su parte, lanzarán también automóviles con baterías.Las ayudas gubernamentales contribuirán asimismo a reducir el diferencial de precio que existe entre un coche eléctrico y uno con mecánica térmica convencional. Por un lado están las subvenciones específicas que otorga el Gobierno a la compra de un modelo con baterías, que llegan a 5.500 euros, y por otro el Plan PIVE 3, que permite reducir la factura en 2.000 euros adicionales (1.000 del Estados y 1.000 del fabricante), aunque exige entregar, para achatarramiento, un coche usado con 10 años o más.Los modelos eléctricos puros son imbatibles en ciudad, porque permiten cubrir todos los desplazamientos diarios sin emisiones: de casa al trabajo y vuelta, recoger a los niños en el colegio, realizar un par de recados. Están pensados como sustituto del segundo coche de la casa, no como vehículo familiar único. Los híbridos enchufables, por su parte, tiene una autonomía eléctrica inferior (50 kilómetros en los nuevos modelos), pero sí cumplen como automóvil para todo: sirven para cubrir parte de los movimientos urbanos con electricidad y afrontar también viajes por carretera.



Traje monovolumen, corazón deportivo





Salpicadero del i3.


Un GTi eléctrico para ciudad y alrededores. El i3 combina una carrocería de arquitectura elevada para ampliar el espacio interior y una mecánica de corte deportivo que lo convierte en el primer eléctrico de altas prestaciones: rinde 170 CV y acelera de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos. Mide 3,99 metros de longitud e incluye cuatro plazas desahogadas y un maletero de 260 litros, aparte de detalles originales como una carrocería sin pilar central que facilita el acceso.

El primer modelo con baterías de BMW llegará a España en noviembre con dos versiones: eléctrica pura, con un precio de 35.500 euros, y de autonomía extendida, que sube a 39.990. La primera ofrece una duración por carga de hasta 200 kilómetros, y la otra añade un pequeño motor de gasolina (34 CV) que funciona como generador y permite recorrer 100 kilómetros adicionales.

Las tarifas, que incluyen las baterías y una garantía de ocho años o 100.000 kilómetros, pueden reducirse con las ayudas del Gobierno para eléctricos (5.500 euros) y el PIVE (2.000).

Para contener el peso y mejorar tanto la autonomía como el dinamismo, la carrocería está fabricada con plástico y fibra de carbono y toda la mecánica con aluminio. Y así es uno de los coches a pilas más ligeros: 1.195 kilos (1.315 el de rango extendido). Además, BMW quiere que el i3 ofrezca un disfrute al volante similar al de sus modelos térmicos y ha aplicado otros aspectos habituales en la marca como la tracción trasera.






Superdeportivos sin emisiones


Unos vienen y otros se van. Audi ha comunicado que no va a comercializar finalmente el R8 e-Tron, pero Mercedes sí mantiene la producción del SLS Electric Drive y BMW se apunta también al selecto club de los superdeportivos eléctricos con su nuevo i8, que se lanzará a mediados de 2014. El R8 e-Tron rendía 380 CV, aceleraba de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos y podía recorrer hasta 215 kilómetros por carga. Pero la marca de los aros no terminaba de ver su rentabilidad. Mercedes, por su parte, sigue adelante con su SLS a pilas, que apabulla con sus 750 CV y su impresionante empuje, y tiene además una autonomía muy correcta para su potencial: 250 kilómetros.

El BMW i8 no es tan potente, pero parece más racional: un cupé deportivo de 2+2 plazas con mecánica híbrida enchufable. Puede circular 35 kilómetros con electricidad, sin emisiones; rodar en modo híbrido con un gasto de 2,5 litros (primeros 100 kilómetros) o correr a pleno pulmón con sus 362 CV, que lo lanzan de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos.



Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no