Citroën C5 X: comodidad superlativa y etiqueta Cero

A medio camino entre una berlina y un SUV, la versión híbrida enchufable del modelo francés tiene una de las mejores suspensiones del mercado.

Citroën
El C5 X es uno de los vehículos más confortables, sobre todo para viajes largos.

Con su carrocería de tipo berlina y una altura libre al suelo de 19 centímetros, el Citroën C5 X se presenta como un híbrido entre un familiar y un SUV. Esta configuración puede hacer dudar a más de uno sobre la altura disponible en las plazas traseras, ya que la altura total del coche es de 1,48 metros.

Sin embargo, no hay ningún problema de habitabilidad, e incluso los adultos de hasta 1,85 metros disfrutarán de suficiente espacio no solo para las cabezas, sino también para las piernas. Y si necesitan más, y en el asiento del copiloto no va nadie sentado, pueden moverlo ellos mismos con unos botones dispuestos en el lateral de ese asiento.

Y es que estas plazas son de las más amplias que hay en un coche con esta longitud, de 4,80 metros. También se debe a una distancia entre ejes de casi 2,80 metros. Lo curioso es que tampoco se le ha restado mucho espacio al maletero.

El C5 X tiene 60 litros menos de capacidad que la versión de combustión de 180 CV, debido a la ubicación de la batería, pero se queda con 485 litros, que tampoco está mal.

A bordo, digitalización al máximo

En el habitáculo continúa el espacio con hasta 13 huecos para dejar objetos, que suman un volumen total de 29 litros. Al volante la ergonomía es muy buena y la calidad de acabados alrededor también. Se nota que este es actualmente el nuevo buque insignia de la marca, ya que en este sentido se sitúa un escalón por encima del Citroën C5 Aircross.

Tras el volante se sitúa una pantalla digital de siete pulgadas que muestra la velocidad en números, es decir, prescinde de las clásicas esferas y agujas, lo que a algunos les gustará más y a otros menos. La segunda pantalla y protagonista absoluta del salpicadero es la de infoentretenimiento, de 12 pulgadas. Su manejo es rápido e intuitivo y solo parece ralentizarse algo con el navegador cuando se afronta algún desvío.

Citroën
La gran pantalla de infoentretenimiento de 12 pulgadas, tiene todo el protagonismo de un interior de calidad.

También tiene un manejo cómodo y rápido el pequeño selector del cambio automático de ocho velocidades que deja despejada la consola central. Por delante de ella un hueco con tapa donde se puede cargar el móvil de forma inalámbrica. Y bajo la pantalla central y los aireadores centrales se han dejado botones físicos para el climatizador, mucho más rápidos y fáciles de accionar que a través de la pantalla.

Tanta comodidad… ¿de dónde viene?

Lo más destacable del C5 X es, sin duda, la comodidad a bordo. Para empezar, cuenta con una segunda evolución de los asientos Advanced Comfort que ha modificado su diseño y mejorado su mullido para aumentar todavía más la comodidad. De ahí que resulten blandos, pero que no se hundan demasiado, lo que para viajes largos, resultan de lo más cómodos.

Citroën
El maletero pierde 60 litros respecto a la versión térmica, pero cuenta con unos buenos 485 litros.

Pero sin duda el protagonismo es para una de las suspensiones más confortables para el pasaje que hay en el mercado. Y es que los amortiguadores tienen unos topes hidráulicos en los extremos de su recorrido que frenan el movimiento de manera progresiva y en esta versión híbrida enchufable, además, cuentan con una dureza variable y que va ligada a sus tres modos de conducción, Comfort, Normal y Sport. No es que haya mucha diferencia entre ellos, pero para un viaje largo, en el modo Comfort, ya pueden pasar los kilómetros, que a bordo el confort es de lo mejor del mercado.

Y es que a esta amortiguación le da igual lo que se le ponga por debajo. Ya pueden ser grietas en el asfalto o los famosos ‘guardias tumbados’, que el Citroën pasa por todo ello sin inmutarse. Bueno, algo sí que se nota con estos últimos obstáculos, pero nada en comparación con el resto de vehículos.

Citroën
El espacio detrás es impresionante. Incluso en altura si no se mide más de 1,85 metros.

Luego, cuando aparecen los virajes en carreteras rápidas, sujetan bastante bien la carrocería. Eso sí, si ya la carretera se retuerce demasiado, es cuando los bamboleos se hacen más evidentes. Pero este coche no está construido para ese fin y no parece muy probable que sus dueños vayan a ritmo de rally en una zona de curvas de montaña.

Motor resolutivo, con una buena autonomía eléctrica

La autonomía eléctrica teórica de este Citroën es de 55 kilómetros, pero en la práctica, con toda la carga, el cuadro muestra de 42 a 44 kilómetros por recorrer, que en la práctica no llegan a los 40. Eso sí, lo bueno es que se puede circular de este modo hasta los 135 km/h, algo no comprobado, pero sí que se mantiene hasta los 120 km/h. Aunque a esta velocidad no se podrán recorrer muchos más kilómetros de 20-25.

Citroën
La zaga tipo fastback le aporta una personalidad única.

El motor de combustión es un 1.6 de 180 CV, que recibe el apoyo del eléctrico de 81 kW (110 CV) para ofrecer una potencia total de 225 CV y demostrar unos movimientos muy ágiles para un coche que se acerca mucho a los 1.800 kilos.

De hecho, marca un 0 a 100 km/h en menos de ocho segundos. Pero ojo, esto no quiere decir que el C5 X sea un deportivo. Porque esos amortiguadores que permiten tanto confort, también dejan notar movimientos de la carrocería no tan acusados como pudiera anticipar, pero evidentes. Llama la atención el cabeceo, sobre todo en fuertes aceleraciones, con un claro levantamiento del morro.

Citroën
Su longitud es de 4,80 metros y su batalla, de 2,80.

Tampoco los frenos están diseñados para una conducción deportiva, pero cumplen su función con eficacia. Eso sí, tiene un modo B para retener más y recuperar más energía, pero no tanto como para que haga la función de ‘e-pedal’ y se pueda obviar el pedal de freno.

Algo más lenta en su funcionamiento es la caja automática de ocho relaciones que funciona a través de un convertidor de par, pero cuadra perfectamente con el carácter tranquilo y confortable de este vehículo.

Equipamiento de nivel

En referencia a su parte eléctrica serie incorpora un cargador de 3,7 kW (en opción uno de 7,4 por 314 euros o de 22 kW por 415 euros), con el que se puede cargar la batería de 12,2 kWh en algo menos de cuatro horas (unas dos con el de 7,4 o menos de una con el grande).

Citroën
El tiempo de carga dependerá de la potencia: desde una hasta cuatro horas.

A nivel de gama, existen tres acabados disponibles para este coche: Feel Pack, Shine y Shine Pack con unos precios respectivos de 45.215, 46.915, y 49.215 euros. Ya desde el acabado base cuenta con un equipamiento muy interesante, que tiene, entre otros elementos, cámara de visión trasera, navegación, Head-Up display o llantas de 19 pulgadas. Y, por supuesto, en materia de ayudas al conductor y sistemas de seguridad, la lista es interminable (merecería casi un artículo exclusivo dedicado a ello) y hace de este vehículo uno de los más completos y seguros a ese nivel.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Sobre la firma

Alfredo Rueda

Periodista especializado en motor desde hace más de 20 años, ha trabajado en diferentes gabinetes de prensa (Federación Española de Automovilismo o Circuito del Jarama) y medios especializados (Motor 16, Marca Motor o Auto Bild). Apasionado de coches, motos y, ahora también, de los cacharros con alas.

Más Información

Jeep
Volvo

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no