BMW Serie 3 Touring: las virtudes de la versión enchufable del familiar

Un modelo muy cómodo, de conducción deportiva y con un consumo ajustado, siempre que se use a diario en modo eléctrico.

BMW
La versión Touring mide lo mismo que la carrocería sedán: 4,71 metros.

Parece que ya no existan otros coches en el mercado que no sean los tan de moda SUV, que acaparan más de la mitad de las ventas de coches nuevos, pero los hay. Y tan buenos como los todocaminos, e incluso más. Un buen ejemplo es el BMW 330 e Touring o, lo que es lo mismo, un Serie 3 con carrocería familiar, lo cual avala su calidad y tecnología.

Se trata de la séptima generación del modelo, a las puertas de una actualización por parte de la marca. Un coche que lleva ya 35 años en el mercado y casi dos millones de unidades vendidas. Y siempre con altas cotas de calidad, tecnología y, en esta versión híbrida enchufable, eficiencia.

También supone un buen referente en cuanto a espacio a bordo, más por el interior que por el maletero, ya que en esta versión electrificada pierde 90 litros de capacidad respecto a sus homónimos de combustión. Ofrece hasta 410 litros, algo por debajo de sus competidores, Audi A4 Avant o Mercedes Clase C Estate.

Respecto al habitáculo, destaca tanto por el espacio en todas las plazas como por una calidad de materiales y acabados propios del nivel de BMW.

Detalles prácticos del BMW Serie 3 familiar

Respecto a las plazas traseras, su acceso resulta bastante más cómodo que en la berlina, ya que el techo no tiene la caída típica de su carrocería. Y esto también influye en el mayor espacio para las cabezas una vez sentados en ellas. Sin embargo, un tercer pasajero va a ir bastante incómodo debido al tremendo túnel central que pasa por debajo del asiento.

BMW
Maletero del Serie 3 e Touring, con 410 litros de capacidad.

Y otros dos apuntes sobre el maletero. El borde de carga de la versión Touring se sitúa unos siete u ocho centímetros más bajo que en la berlina, lo que supone también mayor facilidad para meter el equipaje. El segundo apunte: cuenta con luneta practicable, muy útil para meter o sacar cosas si se aparca, por ejemplo, cerca de una pared.

BMW
La luneta practicable es muy útil si se aparca cerca de un obstáculo.

Pantallas de infoentretenimiento

Cuando llegue al mercado la actualización del Serie 3, este contará con nuevas pantallas de infoentretenimiento que anulan casi todos los botones físicos para manejar la climatización. En este sentido, la generación actual puede resultar más interesante para no retirar la vista de la carretera más tiempo del necesario al cambiar la temperatura del habitáculo. Eso sí, la palanca de cambios, incluso menos ergonómica que el anterior joystick, se cambiará por unos botones para insertar los cambios, que dejarán mucho más limpia esta zona.

A la espera de probar esa actualización, que cambia sobre todo la estética y el equipamiento, las impresiones de dinámica y conducción de este BMW deberán ser perfectamente válidas para el próximo Serie 3 Touring.

Mecánica resolutiva, comportamiento deportivo

Como ocurre con todos los híbridos enchufables, lo ideal es que el recorrido diario habitual no pase de los 59 kilómetros teóricos de autonomía eléctrica que proporciona su sistema. Y mejor pensar en unos 45 kilómetros, que es la autonomía real que brinda el modelo.

La posición del asiento del conductor, algo más baja que en algunos competidores, hace sentir que no se conduce un familiar, ni siquiera una berlina. Parece que se asumen los mandos de un deportivo. Y en marcha, casi lo es.

Su motor es un dos litros de cuatro cilindros con 184 CV. Apoyado por el motor eléctrico de 113 CV, ofrece en total 292 CV y 420 Nm, que mueven más que bien sus 1.955 kilos. Esta potencia máxima la ofrece solo durante 10 segundos y gracias a la función XtraBoost. Se puede activar con el selector de modos, poniendo la palanca en posición S o pisando a fondo el acelerador. En este caso, el motor eléctrico entrega su potencia máxima (113 CV), mientras que de continuo se queda en 68 CV.

BMW
El 330 e Touring tiene 292 CV de potencia.

Paso por curva del BMW Serie 3 e Touring

Al tener un centro de gravedad mucho más bajo que en un SUV, el paso por curva puede ser muy rápido antes de empezar a cruzar el límite y perder agarre. Además, la tracción total aumenta su aplomo en momentos más delicados, como puede ser una salida de una curva con el pie a fondo en el acelerador.

Pero no es un coche pensado para estas lides. Como buen familiar, lo fundamental es que resulte cómodo y resolutivo en un momento dado. Y ambas cosas las cumple con creces. La suspensión trabaja de forma notable en cualquier circunstancia, y solo se transmitirá al pasaje las incomodidades de los tramos en peor estado.

BMW
En el interior, todavía cuenta con botones físicos para el climatizador. La próxima generación no los llevará.

Por su parte, la dirección parece guiar al coche sobre raíles y requiere muy pocas correcciones en plena trazada. Sin embargo, podría transmitir un poco más de lo que pasa bajo las ruedas delanteras.

Con todo esto su motor electrificado es la guinda de un pastel familiar muy apetecible. No solo empuja con una contundencia inusitada cuando se requiere, ya sea con el coche cargado o en una cuesta pronunciada y extensa. Y es que su par motor de más de 400 Nm ayuda mucho por muy cargado que vaya el coche.

Para hacerse una idea, pasa de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos, y pasa de 80 a 120 km/h en menos de cuatro segundos. Unos números que se deben también a la suavidad y rapidez con la que trabaja la caja de cambios automática de ocho velocidades y que funciona a través de un convertidor de par.

Tres modos, varios consumos

El BMW 330 e Touring dispone de tres modos de conducción: Sport, Hybrid y Electric. Y en este último modo se puede circular con energía eléctrica hasta unos 140 km/h de velocidad punta. En el modo Hybrid, el cambio de la fuente de energía de combustión a eléctrica pasa casi desapercibida para el pasaje.

Incluso rodando con el motor de gasolina, la suavidad y el silencio de marcha son superlativos. Si se circula así por que la batería ya no dé más de sí, costará mucho recargarla en marcha, como en todos los vehículos de este tipo. Se tardan unas seis horas en recuperar la energía en un enchufe doméstico a 2,3 kW.

El consumo homologado es de 1,5 l/100 km, pero ese dato oficial solo tiene en cuenta los 100 primeros kilómetros, incluidos los 59 de autonomía eléctrica. En uso real, en modo híbrido y siempre con carga eléctrica, la media será de unos cinco litros, lo que también resulta muy atractivo.

Si solo se usa el motor de combustión, el gasto podría acercarse a los ocho litros. Por eso, lo mejor es que el desplazamiento diario pueda cubrirse en el modo eléctrico. Porque esto supondrá un ahorro con el que amortizar un precio de adquisición que comienza en 60.700 euros.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Sobre la firma

Alfredo Rueda

Periodista especializado en motor desde hace más de 20 años, ha trabajado en diferentes gabinetes de prensa (Federación Española de Automovilismo o Circuito del Jarama) y medios especializados (Motor 16, Marca Motor o Auto Bild). Apasionado de coches, motos y, ahora también, de los cacharros con alas.

Más Información

Opel Astra GSe
BMW XM

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no