Pruebas

Cuatro modelos compactos de primera categoría: precios y equipamientos

Mazda 3, Toyota Corolla, Volkswagen Golf y Honda Civic: cuatro modelos con carrocería de cinco puertas y motores de gasolina, dos híbridos con etiqueta Eco y dos convencionales.

Coches compactos

De izquierda a derecha, Mazda3, Toyota Corolla, Volkswagen Golf y Honda Civic.

Precios igualados en los japoneses y algo más altos en el Golf. El más barato es el Toyota, que con 21.150 euros confirma la competitividad de su mecánica híbrida. El Mazda sube a 21.615, apenas 500 euros más, y el Honda se queda en 22.000. El Volkswagen, en cambio, cuesta 24.285 euros, unos 3.000 más, todos con descuentos incluidos, aunque sin primas por financiar la compra con la marca.

El equipo de serie es correcto en los cuatro, aunque superior en el Civic. Aparte de la dotación de seguridad (punto fuerte del Mazda y Toyota), incluyen climatizador bizona, ordenador de viaje, control de velocidad, equipo de música con radio, conexiones bluetooth y USB, mandos en el volante y pantalla táctil (7 pulgadas en el Civic, 8 en el Corolla y el Golf, y 8,8 en el Mazda 3), cámara trasera para aparcar (10 euros en un paquete promocional del VW), sensores de lluvia y faros, retrovisores con plegado eléctrico, Start & Stop, llantas de 16 pulgadas (17 en el Honda) y botón de arranque (menos el Golf).

Salvo el Toyota, añaden sensores delanteros y traseros de aparcamiento y conectividad Apple Car Play y Android Auto. Pero el Corolla incluye cargador inalámbrico para móvil, y el Golf, la rueda de recambio normal, frente a la de emergencia del Toyota y los kit reparapinchazos de los demás.

Pero los más completos son el Mazda y sobre todo el Honda, que incluyen navegador y control oral de ciertas funciones. Además, el primero añade acceso manos libres y faros led, y el Civic, la alarma y la mejor garantía, con cinco años sin límite de kilómetros, frente a los tres años o 100.000 del Mazda y el Toyota, y los dos años sin tope de distancia del VW.

Todos incluyen seis airbags, ABS, ESP, sensor de presión de ruedas, frenada automática de emergencia en ciudad y, sobre todo, el control de velocidad con radar antichoque, una garantía ante despistes. Salvo el Honda, añaden un airbag más de rodilla (conductor) y sensor de fatiga, y menos el Mazda, el sistema pre-crash, que tensa los cinturones y prepara el coche al detectar riesgo de accidente.

A excepción del VW, suman el mantenimiento automático del carril, lector de señales y gestión automática de luces de carretera. Pero los más completos son el Mazda y el Toyota, con aviso de vehículo en ángulo muerto, llamada automática en caso de accidente y alerta de tráfico trasero (avisa al desaparcar en batería). Por último, el comportamiento es muy noble y seguro en los cuatro.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no