Pruebas

XC40 Recharge: el primer Volvo 100% eléctrico

La marca sueca lanza su primer modelo solo de baterías, que destaca por su alta potencia, confort de marcha y comercialización exclusiva por Internet.

XC40 Recharge: el primer Volvo 100% eléctrico

El Volvo XC40 Recharge está disponible desde 52.628 euros y baja a 45.628 con las ayudas del Moves III.

Después de ser una de las primeras marcas en lanzar versiones híbridas enchufables en todos sus modelos (2019), Volvo entra ahora en la electrificación completa con una versión 100% de baterías en el XC40 Recharge.

Se trata de un SUV de tamaño medio, su superventas. Y está ya a la venta desde 52.628 euros, que se pueden quedar en 45.628 euros con el Plan Moves III. Las primeras unidades llegarán en julio y se ofrece también por 54.622 euros con tres años de garantía, mantenimiento y seguro a todo riesgo.

Volvo es uno de los fabricantes más adelantados en la electrificación, y las versiones enchufables suponen ya el 26% de las ventas en España y el 39% en Europa, muy por encima de las marcas premium alemanas. Pero hasta ahora no contaba con una versión 100% de baterías.

El XC40 Recharge se distingue porque lleva la parrilla frontal cerrada con una tapa en el color de la carrocería. Pero sorprende, sobre todo, por su potencia, porque lleva dos motores de 204 CV, uno en cada eje, que aportan tracción 4×4 y suman 408 CV en total.

El nuevo modelo compite con alternativas similares como los Audi Q4 e-tron, Lexus UX 300e y Mercedes EQA, aunque es claramente más potente que todos ellos.

El resultado es una aceleración espectacular (4,9 segundos de 0 a 100 km/h) que permite mover con brío su elevado peso, 2.150 kilos en vacío (sin pasajeros ni equipaje), en especial al adelantar. Pero, al margen de sus prestaciones -alcanza 180 km/h-, incluye un módulo de batería de 78 kWh que proporciona 418 kilómetros de autonomía media oficial, unos 350 en conducción normal. Más adelante habrá versiones más asequibles, con un motor y 204 CV, que se acercarán a los 500 kilómetros de autonomía oficial.

En el aspecto práctico, el primer Volvo eléctrico mantiene la longitud del resto de la gama, 4,42 metros de largo, y el mismo interior, con cinco plazas. Y solo cede algo de capacidad de maletero, que pasa de 452 a 413 litros, 39 menos, para hacer hueco a las baterías. A cambio, aprovecha el espacio que deja libre delante la mecánica térmica para habilitar un cofre de 31 litros, suficiente para los cables de carga. Y está bien acabado, con ese sello limpio y funcional del diseño escandinavo, buenos asientos y una calidad de ajustes y materiales notable que crean un ambiente pulcro y luminoso.

Por lo demás, esta versión eléctrica ofrece una conducción muy agradable y relajante. Circula con mucho aplomo, gira con una agilidad correcta en las curvas sin apenas balancear y sorprende, sobre todo, por su funcionamiento suave y silencioso y su confort de marcha, porque filtra muy bien las irregularidades. Y viene bien equipado y a la última en seguridad.

El XC40 Recharge, como todos los modelos eléctricos de Volvo, solo se podrá adquirir en Internet, y recibe actualizaciones a distancia. El nuevo sistema de información a bordo integra servicios de Google, y algunos son muy prácticos. Por ejemplo, al programar el navegador anuncia los kilómetros de autonomía con que llegará a cada punto del recorrido y los postes de carga.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no