¿Cómo una actualización de ‘software’ puede aumentar la autonomía?

Las claves están en la gestión de las capas de la batería, del funcionamiento del motor o motores y del sistema de refrigeración asociado.

coche eléctrico

Cada vez es más habitual que una marca de coches eléctricos anuncie una actualización de software que mejora la autonomía de un modelo en cuestión o de varios a la vez. Pero, si la batería es la misma y no aumenta su capacidad, ¿cómo es posible?

Las claves están en los detalles técnicos, desde la gestión del sistema de refrigeración, que se ocupa de mantener la temperatura en la pila dentro de los rangos óptimos, hasta el funcionamiento del motor (o de los motores, si es 4×4) y las diferentes capas que forman el acumulador de energía.

Mejora gratuita

El último fabricante en apuntarse a la tendencia ha sido Audi, que propone una mejora informática para su SUV eléctrico e-tron que se traduce en 20 kilómetros extra de radio de acción por carga.

Está disponible para la versión 55 e-tron Quattro, y se ofrece sin coste, aunque requiere acudir a un concesionario para instalarla. Puede montarse en los modelos fabricados entre mediados de septiembre de 2018 y finales de 2019, y hace que el rango de uso llegue hasta 441 kilómetros.

Ahondar en la batería

Una de las acciones que pone en marcha la actualización es aprovechar más capacidad de la batería. La pila del modelo tiene 95 kWh brutos, pero en realidad se utilizan menos, en torno a 83 kWh netos. Es como la reserva de un deposito normal, y se mantiene para impedir una descarga completa, que podría dañar el sistema.

Ahora, tras la mejora informática, se aprovechan hasta 86 kWh. Y los tres extras se completan además con dos otras dos evoluciones que ayudan también a estirar el alcance disponible los citados 20 kilómetros, que equivalen a un 5% de avance.

Refrigeración afinada

Una es que el motor eléctrico delantero se mantiene más tiempo desconectado (salvo cuando se precise), una contribución a la eficiencia, y la otra se refiere al sistema de refrigeración. Este cuenta con cuatro canales por los que circula líquido para ayudar a disipar el calor acumulado o para introducirlo si la batería estuviera demasiado fría. Y ahora, jugando con esos canales y los flujos internos, se controla mejor la temperatura de funcionamiento, por lo que la batería está más tiempo dentro del rango ideal y se optimiza la eficacia de todo el conjunto.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Más Información

BYD Seagull
Volkswagen

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no