El primer híbrido popular de Volkswagen

El nuevo Jetta Hybrid llegará en abril

El primer híbrido popular de Volkswagen

Por potencia y planteamiento, el nuevo Jetta Hybrid se postula como una alternativa sofisticada al Toyota Prius, el híbrido más conocido, y a su pariente exclusivo, el Lexus CT 200h. Saldrá a la venta el próximo abril y será el primer híbrido popular de Volkswagen (VW), que hasta ahora solo comercializaba la versión con apoyo eléctrico del Touareg, su todoterreno más grande y elitista. Todavía no se ha comunicado el precio, pero se estima que la versión híbrida del Jetta rondará los 31.000 euros.

Combina el motor 1.4 TSi turbo de gasolina de 150 CV con otro eléctrico de 27 CV. Y ofrece una potencia conjunta de 170 CV, frente a los 136 CV del Prius. Además, incluye cambio automático DSG de siete velocidades, que debería aportar un funcionamiento más agradable en carretera que la caja automática de variador CVT del Prius, que patina mucho al acelerar e incrementa demasiado la sonoridad. A cambio, el modelo japonés gasta menos: 3,9 litros de media.

El diseño exterior apenas varía, salvo por pequeños retoques en el frontal y los anagramas híbridos identificativos. Y el interior mantiene asimismo una imagen casi idéntica a la de los demás Jetta. La instrumentación, en cambio, sí recibe relojes y gráficos específicos.






El módulo eléctrico cuenta con baterías de iones de litio de 1,1 kWh de capacidad y, según VW, el modelo puede recorrer hasta dos kilómetros en modo eléctrico, sin emisiones, un detalle útil para moverse con limpieza por garajes y áreas residenciales. También dispone de la función de ‘planeo’ sobre el asfalto: al desacelerar en carretera y autopista, el motor 1.4 TSi se desacopla para eliminar rozamientos y mejorar la eficiencia. Al acelerar de nuevo vuelve a conectarse automáticamente.

Conserva las cinco plazas de las versiones térmicas, pero todavía no se sabe si las pilas, que van integradas sobre el eje trasero, merman la capacidad del maletero, algo habitual en los modelos híbridos. En todo caso, los Jetta ofrecen un maletero muy generoso de 510 litros, por lo que debería aportar espacio más que suficiente para el equipaje aunque las baterías resten capacidad.






Pesa 100 kilos más que el Jetta 1.4 TSi automático convencional, por el motor eléctrico y las baterías, entre otras cosas, pero el peso total se mantiene aun así en cifras razonables: unos 1.500 kilos. La tracción es a las ruedas delanteras.

El Jetta Hybrid consume 4,2 litros de media, lo mismo que el Jetta 1.6 TDi turbodiésel, y genera dudas razonables acerca de sí interesa o no su compra. La ventaja del híbrido está en que es claramente más potente que el 1.6 TDi (de 105 CV), ofrece prestaciones superiores y tiene además unas emisiones más limpias. Acelera de 0 a 100 km/h en nueve segundos, frente a 11,7 segundos del 1.6 TDi, y emite 98 g/km de CO2, por 109 del TDi.






Su sobreprecio frente al Jetta 1.6 turbodiésel, unos 31.000 euros respecto a 23.610 (a falta de que VW anuncie la tarifa oficial), vendrá compensada en parte por su mayor equipamiento de serie (cambio automático, etcétera), aunque éste está todavía pendiente de concretar para el mercado español.