Actualidad

¿Cuántos coches circulan en España sin etiqueta de eficiencia?

El envejecimiento del parque automovilístico es preocupante, con una mayoría de vehículos muy contaminantes.

Etiqueta ambiental DGT

Los coches de más edad perjudican al medio ambiente. / álvaro garcía

La edad media del parque automovilístico español es de 12,3 años, según las estimaciones de Faconauto, la patronal de los concesionarios del sector. Una cifra preocupante que se traduce en coches poco eficientes e inseguros, como demuestra que el 31,7% de los turismos y todoterrenos carezcan de cualquier tipo de distintivo medioambiental emitido por la Dirección General de Tráfico (DGT), es decir, equipados con motores de gasolina anteriores al año 2000 y diésel matriculados antes de 2006.

El estudio realizado por Faconauto con los datos que publica la propia DGT confirma el deterioro del parque. Porque a ese casi tercio de coches sin etiqueta hay que sumar un porcentaje incluso superior (34,3%) de los catalogados como B, que son igualmente los más antiguos de los circulantes: gasolina a partir de 2000 y diésel a partir de 2006. Tantos unos como otros se homologaron con exigencias de emisiones muy inferiores a las actuales, por lo que su influencia en la contaminación es determinante.

La etiqueta C, que es la superior para las motorizaciones convencionales correspondientes a gasolina a partir de 2006 y gasóleo desde 2014, la disfrutan el 26,6% de los vehículos que se mueven por las calles y carreteras españolas. Un cuarto del total que difícilmente puede compensar los perjuicios que provocan los dos tercios anteriores.

Sobre todo, considerando que el peso en las matriculaciones de los modelos más eficientes sigue siendo por el momento insignificante, pese a su evolución en los últimos tiempos. Los Eco (híbridos, híbridos suaves y de gas) llegan al 1,2%, mientras que los etiqueta 0 que disponen de algún tipo de electrificación con autonomía propia (total o híbridos enchufables) se quedan un imperceptible 0,1%.

Según las estimaciones de la patronal de los concesionarios, los vehículos sin etiquetar son responsable del 70% de las emisiones de NOx y otras partículas en las grandes ciudades. Una situación inquietante que describe Marta Blázquez, vicepresidenta ejecutiva de Faconauto: “La mejor manera de avanzar hacia una movilidad descarbonizada y sostenible es matricular vehículos nuevos, independientemente de la etiqueta que tengan. En la actualidad disponemos de tecnologías maduras que permiten reducir de manera sustancial las emisiones, como son los vehículos gasolina y diésel de última generación, o las alternativas de gas (GNC o GLP). Éstas tienen todavía que jugar un papel fundamental para avanzar en este periodo de transición que estamos viviendo y en el que son la única oferta medioambientalmente sostenible para todos los bolsillos”.

E insta a los gobiernos autonómicos a ponerse al frente de esta inaplazable necesidad de renovación del parque: “Al mismo tiempo, hay que propiciar la llegada de modelos eléctricos e híbridos. Lo que no se puede permitir, desde un punto de vista medioambiental y de seguridad vial, es que todavía haya en circulación tantos vehículos sin etiqueta. Ante la falta de Gobierno, son las comunidades autónomas las que pueden dar respuesta a esta urgencia, como ya han hecho el País Vasco o Galicia”.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no