¿Deberían las marcas de coches estar preocupadas?

Actualidad

¿Deberían las marcas de coches estar preocupadas por su futuro?

Un informe señala que en 2025 la mitad de los conductores no querrán tener vehículo propio.

Atasco

La movilidad como hoy la entendemos está en entredicho. / Samuel Sánchez

Resulta evidente que el paradigma de la movilidad se encuentra en plena evolución, es algo indiscutible. Y la propia industria de la automoción lo asume desde la certeza de que únicamente preparándose para un nuevo entorno será posible superar los desafíos a los que se enfrenten. Porque, ciertamente, pueden existir motivos para la preocupación cuando la última edición del Informe Global sobre la Automoción que anualmente realiza la consultora KPMG concluye, entre otras cosas, que en 2025 la mitad de los conductores no querrán tener un coche propiedad.

Es el criterio del 59% de los cerca de 1.000 directivos (19 de ellos españoles) de 42 países que ha encuestado KPMG, que alertan así del peligro de un “drástica caída de los ingresos” para las empresas del sector. Al crecimiento de servicios de coches compartidos se une la implantación del coche autónomo, sin conductor, que según el informe “cambiará radicalmente el uso que se hace de los vehículos y, por tanto, los criterios de compra”.

Más allá de la opinión de los expertos de la automoción de todo el mundo, la percepción de los usuarios es tenida del mismo modo en cuenta a través de entrevistas a más de 2.400 conductores de todo el mundo. Y la coincidencia en tal sentido es plena, puesto que una tercera parte de ellos está de acuerdo en que no tendrá necesidad de disponer de un automóvil en propiedad en el horizonte de 2025.

Un plazo por debajo de la década en el que la influencia de los más jóvenes resultará determinante, siendo los encuestados entre los 18 y 30 años los que tienen más claro que su necesidad de movilidad en el futuro será satisfecha con fórmulas diferentes a las de la posesión de un vehículo.

conducción autónomo

De conductor a pasajero. Esta imagen podrá ser cada vez más habitual

Aceptada la evidencia, lo que parece igualmente en proceso de transformación son las exigencias que los automovilistas tendrán con los vehículos autónomos que están ya dispuestos a utilizar.  El 68% de los ejecutivos del sector revela su convencimiento sobre que los criterios actuales, como la ecología, el confort o la deportividad, no serán relevantes en el futuro y se verán sustituidos por los referidos al empleo del tiempo durante los desplazamientos, dando prioridad al descanso y la socialización, el trabajo y el entretenimiento.

Y también en este caso la visión de los usuarios es coincidente con la de los especialistas: el 60% de los encuestados afirma que en el momento de elegir un coche autónomo priorizarán las formas en las que puedan aprovechar el tiempo que pasen en su interior, bien sea en usos profesionales o de ocio.

Un escenario que influirá de forma directa en la actividad de los fabricantes del sector: el informe de KPMG señala al respecto que la producción de vehículos en Europa Occidental (que representa hoy el 16% del total mundial) caerá en torno al 5% de la actualidad a 2030, mientras que entre el 30% y 50% de los concesionarios físicos podrían desaparecer de cara a 2025.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no