Actualidad

El nuevo Audi Q3 se postula para el trono de los SUV compactos

La segunda entrega del todocamino alemán estrena un lenguaje de diseño muy sugerente, gana tamaño para ofrecer más espacio y añade una conducción especialmente suave.

Audi Q3

El nuevo Q3 gana en estética y aporta una gran finura en la conducción

Cambio radical. Por diseño, tamaño y sensaciones. El nuevo Audi Q3, la segunda entrega del SUV de Audi, introduce una nueva interpretación de diseño y es de esos automóviles que ponen de acuerdo a la mayoría en cuanto a su atractivo estético; pega un buen estirón, pasando de 4,39 metros de longitud a 4,48, lo que beneficia su amplitud, maletero y aptitudes familiares, y añade las últimas tecnologías en mecánica, confort y seguridad para ofrecer una conducción muy fina y agradable. Y la suma de estas características hace que sea más coche que el actual y lo postula como la referencia a superar entre estos modelos.

La mala noticia está en que los precios también crecen. Por el momento no hay tarifas oficiales, pero Audi ha adelantado que estará disponible en España desde unos 35.000 euros: más que los BMW X1, Mercedes GLA y Volvo XC40, y solo algo menos que el Jaguar E-Pace. El desembolso, eso sí, será casi idéntico tanto si se elige motor de gasolina (1.5 TFSi de 150 CV) como diésel (2.0 TDi de 150 CV). Las primeras unidades se entregarán en noviembre.

Diseño para seducir

El nuevo Audi Q3 entra por los ojos y destaca por su gancho. Tiene más fuerza que el actual y un formato más dinámico, luce un estilo más tecnológico pero todavía elegante y, gracias a sus mayores dimensiones, presenta asimismo un empaque superior. Además, la mutación estética llega también al interior, que muestra una definición limpia y digital y un salpicadero que recuerda al de los A7 y A8, las berlinas más exclusivas de la marca. Y tiene el mérito añadido de romper por completo con el Audi Q3 anterior: de hecho, es de los pocos modelos nuevos de Audi que no resulta continuista, sino rupturista.  

Viene de serie con instrumentación digital aunque, como opción, se puede disponer de un cuadro con más información y mayores opciones de configuración y, también, de una pantalla táctil central de mayor tamaño. Asimismo, puede incluir una superficie de carga inalámbrica para el móvil, detalles de acabado sofisticados como una banda de Alcantara (similar al terciopelo) que recorre el salpicadero y las puertas y puede ir a juego con el color de la carrocería, y hasta 30 colores diferentes a elegir para la iluminación de la cabina.

Más espacio para la familia

Los casi 10 centímetros extra en longitud frente al Audi Q3 saliente se notan. La cabina es más amplia, sobre todo en las plazas traseras; el maletero ofrece ahora 530 litros (70 más), y todo el vehículo transmite la sensación de ser un modelo de una clase superior. Y así, cumple mejor como coche único de la casa. Antes podía quedarse algo pequeño, ahora ya no. Es también algo más ancho y bajo, y la batalla (distancia entre los ejes de ruedas) gana casi ocho centímetros.

La fila trasera, que es corredera, puede adelantarse para ampliar aún más la zona de carga, hasta los 675 litros, mientras que el respaldo trasero dividido en tres partes (40/20/40) potencia también la funcionalidad, porque resulta más práctico que los habituales cortados en dos módulos (40/60), porque permite plegar la parte central (para transportar un bulto largo, por ejemplo) y mantener dos plazas iguales en los laterales.

Tacto de seda

El chasis del nuevo Audi Q3 procede del Volkswagen Tiguan, aunque, según Audi, se han introducido cambios para hacerlo menos rígido y más confortable. Al volante las sensaciones son de finura y calidad, y, como suele ser habitual en los modelos del fabricante, apenas requiere periodo de adaptación y parece que se haya conducido toda la vida.

En el lanzamiento se ofrecerán tres motores de gasolina y uno de gasóleo. Los primeros son el 1.5 TFSi de 150 CV, y el 2.0 TFSi en variantes de 190 y 230 CV, mientras que el diésel es un 2.0 TDi de 150 CV. Más adelante, a comienzos de 2019, saldrá un 2.0 TDi de 190 CV. Los más potentes de cada combustible vienen de serie con tracción Quattro y cambio automático automático S-Tronic de siete marchas, mientras que el 1.5 TFSi puede ser manual o automático pero siempre con tracción delantera, y el TDi de 150 CV, al menos en principio, manual y Quattro. Los consumos y emisiones todavía no se han comunicado, aunque en los recorridos de pruebas el TDi de 150 CV bajó de siete litros de gasto medio (según el ordenador) y el TFSi de 230 CV, que es casi un GTi, se mantuvo por debajo de 10.

Se pueden elegir entre tres suspensiones diferentes (normal, deportiva rebajada y electrónica) y todas funcionan con gran suavidad. Y para afinar el dinamismo se puede montar la dirección que la marca denomina progresiva, que es un sistema con desmultiplicación variable: a baja velocidad, el coche potencia el ángulo de giro marcado con el volante para favorecer las maniobras; en carreteras viradas lo ajusta para ayudar a inscribir el coche en los virajes y, en autopista o a ritmos elevados, lo reduce para evitar reacciones nerviosas y reforzar la estabilidad.

Los sistemas electrónicos de seguridad completan el conjunto. De fábrica viene con control de la distancia frontal de seguridad con frenada automática de emergencia, alerta de salida del carril, retrovisores que avisan de la presencia de otros vehículos en el ángulo ciego y limitador de velocidad, entre otras cosas, mientras que con sobreprecio puede incluirse cámara cenital con vista de 360 grados, función de aparcamiento semiautomático, control de velocidad inteligente ACC y alarma de tráfico trasero al desaparcar.

Lo menos bueno

Pero no todo son parabienes. El nuevo Audi Q3, aparte de unos precios quizá demasiado elevados, presenta también otros detalles mejorables, aunque la mayoría asumibles. El principal es que, como sucede en muchos modelos, el diseño de la plaza central trasera y la presencia del túnel de transmisión limitan el confort del quinto ocupante y hacen que, al menos en viajes largos, el Audi Q3 2018 sea más recomendable para cuatro personas que para cinco. Asimismo, los materiales de la parte baja del salpicadero y los paneles de las puertas podrían ser un poco más refinados; el pomo del cambio puede que no resulte ergonómico a todos los conductores y, como rueda de recambio, solo se puede integrar una de galleta o emergencia que, además, solo se ofrece como opción a un precio todavía por concretar.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no