Actualidad

La revolución obligada de la movilidad y la automoción

La crisis de la covid-19 exige reorganizar la sociedad y en especial la automoción, desde los trayectos diarios y los viajes hasta sus servicios asociados.

La revolución obligada de la movilidad y la automoción

Coches precintados, mascarillas y mamparas: el nuevo escenario de concesionarios y talleres oficiales.

Siempre habrá un antes y un después de la covid-19, pero el gran reto ahora, una vez que parecen superadas las fases agudas de la pandemia, es reorganizar la sociedad eliminando cualquier riesgo sanitario. En este panorama de carácter defensivo, la redefinición de la movilidad, pública y personal, desempeñará un papel protagonista para afrontar el futuro con éxito, porque es una de las claves de la civilización actual.

Esta reinvención de la movilidad afecta a la automoción al completo, desde los propios desplazamientos personales (con una libertad que va transformándose por etapas) hasta la producción de los vehículos. Pero aparte del proceso industrial, en marcha y más específico, este reportaje muestra los primeros pasos que está dando la cadena de servicios del sector para redefinir cómo será la movilidad cuando se llegue a la nueva normalidad.

Gasolineras

Con el paso a la fase 1 de media España, las gasolineras han recuperado algunos servicios, como las tiendas, que deberán respetar las normas de higiene, aforo y distancias permitidas según su tamaño. Aunque el consumo de combustible de automoción ha caído a niveles de los años setenta, el sector ha sido de los pocos que han seguido operativos en el confinamiento como servicio esencial.

Para Víctor García Nebreda, secretario general de la asociación que agrupa a los vendedores de carburantes, Aevecar, “las gasolineras no sufrirán cambios sustanciales en su funcionamiento entre el antes y el después de la pandemia, aunque hasta que llegue la normalidad habrá que seguir ciertas normas de seguridad (mascarillas, guantes, pantallas o distancias mínimas) que no sabemos cuánto tiempo se prolongarán». Y concluye: «Pero seguiremos dando los mismos servicios, como las tiendas o el autolavado”.

Repsol, por ejemplo, ha establecido un protocolo común en su red: pantallas en la caja y la cafetería, obligatoriedad de guantes y mascarilla para empleados, uso alternativo de los aseos para que no coincidan clientes y trabajadores, fomento del pago con tarjeta o aplicación Waylet en el propio surtidor, distancias de seguridad y aforo limitado.

Concesionarios

Para afrontar los nuevos retos se ha realizado una inversión conjunta de 11 millones de euros en equipos de protección individual (EPI) y productos desinfectantes que, según la patronal Faconauto, garantizan la seguridad sanitaria.  Otra medida para dar seguridad a los clientes es la creación del sello “Concesionario protegido frente a la covid­-19”. Por lo demás, se exigirá respetar los dos metros de distancia entre personas, habrá mamparas transparentes para separar a empleados y clientes, y se ofrecerán mascarillas y geles antisépticos. Por último, se podrá acceder a los vehículos y probarlos, pero siempre tras desinfectarlos y sellados con un precinto que liberará el cliente.

Un concesionario, con las actuales medidas de seguridad.

ITV

Las estaciones de ITV han reabierto sus puertas, pero no igual que antes. Los inspectores adoptarán nuevas medidas de protección personal, como llevar mascarilla o cambiar de guantes con cada vehículo, y será el conductor quien haga todas las maniobras y pruebas siguiendo sus instrucciones. Durante el estado de alarma, las autoridades han concedido una prórroga a los vehículos con la ITV caducada, pero ahora, para ir a renovarla, será obligatorio tener cita previa, y también se recomienda pagar con tarjeta bancaria y que acuda solo el conductor del vehículo para evitar aglomeraciones.

Motos

“Los vehículos de dos ruedas van a ser un gran apoyo para la nueva movilidad segura en las ciudades y ayudarán a resolver las limitaciones del transporte público. En consecuencia, sería positivo favorecerlos y que se les preste atención”, señala José María Riaño, secretario general de Anesdor, la patronal de las dos ruedas.

Los motoristas que vivan en zonas en fase 1 ya pueden circular casi con normalidad dentro de su provincia, siempre que respeten las normas de distanciamiento social, lleven casco integral con pantalla (si es abierto, con mascarilla) y guantes (mejor si son de moto).

También se permite ir con pasajero en cualquier fase de la desescalada, siempre que la moto esté homologada. Y si los dos ocupantes comparten domicilio, podrán utilizar cualquier tipo de casco (homologado) y opcionalmente mascarilla.

El alquiler por minutos o motosharing ya funciona en las ciudades, pero con la novedad de incorporar en el baúl de la moto un kit de desinfección con gel, guantes desechables, gorro higiénico y casco, que se deberán utilizar siempre, aunque se recomienda llevar mejor un casco personal, informa Mariano Urdín.

Alquiler

En un primer momento del estado de alarma, el alquiler de vehículos solo se permitía para el uso profesional de transporte de mercancías. Pero desde la fase 0 de la desescalada ya está autorizado el arrendamiento de vehículos sin conductor para los particulares que lo necesiten, aunque solo para las actividades permitidas en esa etapa de la desescalada: compra de alimentos, trabajo, desplazamientos a centros sanitarios, retorno a la residencia habitual, asistencia a personas vulnerables, gestiones bancarias o de seguros y causas de fuerza mayor.

La novedad es que ahora se han adoptado diferentes protocolos para reducir al mínimo los riesgos de contagio. Según Juan Luis Barahona, presidente de la Federación Nacional de Vehículos de Alquiler (Feneval), “los protocolos de seguridad aplicados en el sector convierten al alquiler de vehículos en una alternativa y uno de los servicios de transporte más seguros en estos momentos”.

La asociación nacional señala que los clientes interesados en alquilar pueden hacerlo sin ningún problema en las oficinas que están abiertas, porque se consideraba una actividad esencial. Y todas cumplen estrictamente las medidas preventivas de seguridad, tanto para los empleados como en la higienización del local y los vehículos, que se entregarán debidamente desinfectados, con especial atención al volante, palanca de cambios, tiradores y cinturones de seguridad.

Además, se atenderá por teléfono cualquier duda y se ha reforzado el servicio online para agilizar los trámites y evitar desplazamientos innecesarios. De hecho, muchas compañías están flexibilizando el proceso de alquiler y la devolución del vehículo para hacerlo más cómodo y seguro.

Talleres

Desde el 4 de mayo, en la fase 0 de desescalada, los talleres de reparación de vehículos prestan cualquier tipo de servicio, independientemente de su tamaño. Pero es obligatorio acudir con cita previa y los mayores de 65 años cuentan con una atención preferente. Los desplazamientos al taller solo se pueden realizar en el municipio de residencia (salvo si el servicio requerido no está disponible).

En los territorios que hayan pasado a la fase 1 ya no será imperativo ir a los talleres del municipio donde se reside y se podrá pedir cita en otro de la misma provincia. Las normas de prevención sanitaria pasan por mantener los dos metros de distancia obligatoria entre las personas, lo que implica haber habilitado las instalaciones y salas de espera para los clientes.

La atención directa se hará a través de mamparas transparentes, y tanto personal como clientes dispondrán de mascarillas, guantes y geles desinfectantes. Y el taller se compromete a proteger el interior de los vehículos con fundas desechables y devolverlos desinfectados. Las principales asociaciones sectoriales (Cetraa y Conepa) han distribuido una guía de actuación preventiva para despejar cualquier duda.

‘Renting’ y ‘Carsharing’

Las matriculaciones de vehículos de renting se desplomaron un 97% en abril. Agustín García, presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), explica que estos datos no les han sorprendido. «Con la actividad del país prácticamente parada todo el mes, era predecible”, asegura.

El coche compartido de alquiler por minutos o carsharing ha sufrido incluso más, al no poder garantizar la higienización después del uso de cada cliente. Unos 2.600 coches con más de medio millón de usuarios registrados quedaron inmovilizados en Madrid.

ACD Systems Digital Imaging

Sin embargo, algunas empresas han buscado nuevas oportunidades en la crisis. Por ejemplo, Free2Move, la marca de movilidad del grupo PSA, que ha cambiado su formato para adaptar su oferta a la situación actual lanzando una modalidad de renting con hasta tres meses de carencia. La propuesta de Free2Move Lease prorratea las cuotas de esos primeros tres meses durante el resto del contrato para ayudar a las empresas y profesionales afectados por la crisis.

Renault, por su parte, ha lanzado You Rent Online, otro servicio de formato renting que se puede contratar por Internet desde casa en solo cinco sencillos pasos. El vehículo elegido (Clio, Kadjar o Zoe) se entrega al cliente en su propio domicilio o en el concesionario más cercano en un plazo máximo de 10 días. Y con precios desde 259 euros al mes.

Autoescuelas

Saturación absoluta y nuevos protocolos para reducir lo máximo posible el contacto personal. Si la obtención del carnet de conducir era ya un drama por las largas listas de espera para pasar el examen práctico, la covid-19 ha llevado el problema al bloqueo total, aunque se calcula que no haya parón veraniego para agilizar el atasco.

De momento, las oficinas de atención al público de las jefaturas de Tráfico y las autoescuelas siguen cerradas. Pero si la crisis sanitaria evoluciona según lo previsto, unas y otras podrán abrir al entrar en la fase 2 de desescalada.

Eso sí, serán distintos, con un solo aspirante por prueba y, al igual que el examinador, con guantes y mascarilla. Y cada vehículo se desinfectará tras el examen. Las autoescuelas trabajan también en nuevos protocolos — pendientes de aprobación por la DGT— que se aplicarán posteriormente a la enseñanza en el aula, los exámenes teóricos, las prácticas en el vehículo y finalmente en los exámenes prácticos.

Pero mientras se reanudan las clases presenciales, la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) ha creado un aula virtual para que los alumnos asistan a clases de apoyo hasta que sea posible retomar la formación presencial. Se trata de que no se olvide lo aprendido, preparando a los alumnos para volver a las aulas cuando se recupere la normalidad.

Una consecuencia del confinamiento es la aceleración de la enseñanza teórica digitalizada, como señala Miguel González-Gallarza, portavoz de la Plataforma de Autoescuelas Digitales (PAD): “Aprender a conducir no tiene que ser un lujo y hemos demostrado al sector que el coste del permiso de conducir se puede reducir hasta un 40% mejorando las condiciones laborales de los profesores y sin bajar la calidad de enseñanza ni la seguridad”.

Sin embargo, la enseñanza digital no ha evitado, ni siquiera compensado, el enorme impacto del coronavirus en el sector, como indica Enrique Lorca, presidente de CNAE, la organización sectorial: “Ha sido dramático. Llevamos dos meses sin ingresos con la actividad suspendida y unas pérdidas estimadas de unos 100 millones de euros mensuales”.

Mientras tanto, los permisos de conducir caducados seguirán vigentes hasta 60 días después de finalizar el estado de alarma. Y desde el 11 de mayo ya se puede pedir cita en los centros de reconocimiento médico para renovarlos.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no