Actualidad

Los 50 tramos de carretera más peligrosos de España

Un informe de Automovilistas Europeos Asociados identifica los puntos de la vía con el índice de peligrosidad medio más elevado.

Carreteras peligrosas

Las carreteras secundarias concentran el mayor número de accidentes graves.

Hay en España 500 tramos de carretera que son una amenaza para los conductores, y de todos aquellos que se consideran más peligrosos, el primero es el kilómetro 245 de la N-2 (Zaragoza), con un índice de riesgo que supera en 686 veces la media nacional. Lo refleja así el último informe de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), que ha analizado la peligrosidad de la red española en el quinquenio 2015-2019 con los últimos datos disponibles del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Como tendencia positiva, el informe señala que en el último quinquenio ha bajado el índice de accidentes con víctimas por kilómetroel indicador más fiable” para medir el riesgo al que se exponen los conductores en las vías. Y, en efecto, el índice de peligrosidad medio (IPM) ha disminuido un 3% respecto al quinquenio anterior (9,5 puntos frente a 9,8). Sin embargo, el estudio ha detectado muchos más tramos de alto riesgo.

AEA ha tenido en cuenta los tramos de un kilómetro de carreteras con un IPM igual o superior a 100 en los cinco últimos años, es decir, diez veces más que la media nacional (9,5). Y el número de tramos con esas características ha pasado de 180 del análisis anterior (2014-2018) a los 500 que refleja el estudio recién publicado. En esos tramos se han registrado 1.685 accidentes y 2.523 víctimas, la mayoría de ellos heridos leves.

Y aunque el más peligroso es el citado kilómetro 245 de la N-2, el informe de AEA señala también el kilómetro 12 de la A-55 (en Mos, Pontevedra) como el tramo que contabiliza más accidentes (108) y víctimas (194) de la Red de Carreteras del Estado”. No obstante, en el estudio de este año no aparece entre los 500 más peligrosos porque ha mejorado su índice de peligrosidad respecto a periodos anteriores.

A ese punto de Pontevedra le siguen otros lugares que concentran un gran número de siniestros, como el kilómetro 0 de la autovía A77a (Alicante), con 100 accidentes y 128 víctimas, y el kilómetro 17 de la autovía T-11 (Tarragona), con 95 accidentes y 155 víctimas. El índice de peligrosidad se calcula teniendo en cuenta no solo la cantidad de siniestros y personas afectadas, sino también el volumen del tráfico diario.

Autopistas de peaje

El 77% de las víctimas mortales de 2020 en vías interurbanas se registraron en carreteras convencionales, pero el riesgo también existe en las vías rápidas. AEA refleja 100 tramos de autopistas con índices de peligrosidad cuatro veces superior a la media nacional”, que es de 5,9 (frente al 9,5 de las secundarias).

Los datos, en cualquier caso, han mejorado con el tiempo. Entre 2015 y 2019, en ellos se contabilizaron 641 accidentes y 1.046 víctimas, la mayoría de ellos de carácter leve (988), frente a los 1.064 accidentes y 1.576 víctimas contabilizados en los 50 tramos de autopistas que se analizaron en el informe anterior. El kilómetro 20 de la AP-41 (Toledo) es el tramo de autopista de peaje con el mayor índice de peligrosidad (242,2), mientras que el que más accidentes y víctimas ha contabilizado en el quinquenio analizado es el tramo situado el Km. 146 de la AP-7, en Barcelona, con 95 accidentes y 161 víctimas, la mayoría heridos leves (159).

Otras referencias

El de esta asociación de automovilistas no es el único informe que analiza la peligrosidad de las carreteras. El último análisis del programa europeo de evaluación de carreteras EuroRAP, en el que participan clubes del automóvil como el RACE o el RACC, indica que en España hay 2.160 kilómetros catalogados de riesgo medio-alto o alto, el 8,6% de los estudiados. Tras analizar los accidentes del trienio 2017-2019, el estudio confirma que el riesgo está en las carreteras convencionales. Más del 15% de los tramos de la red con una sola calzada tienen índices de riesgo alto o medio-alto, frente al 0,37% de los tramos de dos calzadas. EuroRAP analiza solo aquellos intervalos de red viaria con más de 2.000 vehículos al día y más de cinco kilómetros de longitud.

Una de las propuestas para reducir la peligrosidad de la red secundaria es la mayor presencia de las llamadas carreteras 2+1, aquellas que en determinados puntos cuentan con un carril adicional para ofrecer más posibilidades de adelantamiento. También la conservación resulta clave: en su última auditoría bienal (publicada en julio de 2020), la Asociación Española de la Carretera considera “deficiente” el estado medio de conservación del pavimento. El 10% de los 100.000 kilómetros revisados presenta “roderas, grietas en las rodadas, agrietamientos gruesos, desintegraciones, deformaciones y grietas erráticas”.

Una extensa red

La red de carreteras española suma 165.624 kilómetros, según los datos manejados por Automovilistas Europeos Asociados. De ellos, 26.403 kilómetros están gestionados por el Estado y soportan más del 53% del tráfico. Otros 71.313 kilómetros dependen de las comunidades autónomas (con el 42% del tráfico), mientras que 67.908 corresponden a las Diputaciones y Cabildos (5% de la circulación). A esto se añaden cerca de 490.000 kilómetros de carreteras interurbanas gestionadas por los ayuntamientos. De toda la red, 17.228 kilómetros son vías de gran capacidad (autopistas de peaje, libres y autovías y vías de doble calzada), el mayor número de la UE por delante de Alemania, con 13.000 kilómetros.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no