Actualidad

15 años del carnet por puntos: miles de muertes evitadas y millones de multas

El sistema de sanciones se implantó el 1 julio de 2006, año en que se registraron 4.104 fallecidos en accidentes; en 2019 la cifra descendió a 1.755.

carnet por puntos

Recreación de un accidente en una carretera convencional. / GETTY IMAGES

Miguel Ángel M.G. circulaba ebrio y en sentido contrario y desobedeció las indicaciones de los agentes cuando intentaron darle el alto. Tenía 40 años y era 1 de julio de 2006, y fue el primer conductor español que perdió todos los puntos de su carnet de una tacada. Contaba con 12, pero las tres sanciones sumaban 14. Aquel día entró en vigor un sistema que facilitó en buena medida el descenso de la siniestralidad vial en España, que pasó de las 4.104 muertes en carretera de ese año a las 1.755 de 2019, último ejercicio con datos consolidados (fallecimientos ocurridos en los 30 días posteriores al siniestro). Desde que se instauró el carnet por puntos hace 15 años, 9.866.434 conductores han perdido parte de su saldo –el 1% lo ha malgastado entero– y se les han impuesto 18 millones de sanciones.

“Se trata de una herramienta consolidada y que ha cumplido con éxito su labor”, sostiene el director de la Dirección General de Tráfico, Pere Navarro, que también estaba al frente del organismo tres lustros atrás, cuando se implantó un sistema que germinó en 2004 con la llegada al Gobierno del equipo de José Luis Rodríguez Zapatero. Ese año, Tráfico registró 4.741 muertes en vías urbanas e interurbanas.

A la DGT llegó entonces, como subdirector general de Normativa, Ramón Ledesma, impulsor del sistema y hoy asesor de la consultora Pons Seguridad Vial. “El carnet por puntos ya funcionaba en Europa y aquellos países que lo habían implantado, como Italia, Reino Unido o Alemania, tenían buenos datos de siniestralidad. Nació en una situación caótica y fue la medida estrella del Plan Estratégico de Seguridad Vial 2005-2008. Adaptamos el modelo francés y su aprobación fue el detonante de un conjunto de medidas que nos llevaron de del puesto 17 al 4 en la Unión Europea en mortalidad en la carretera”, resume Ledesma. De los 93 muertos por millón de habitantes en 2006 se pasó a los 37 de 2019.

En opinión de Mar Garre, presidenta de la Fundación Línea Directa, “el carnet por puntos es una de las iniciativas más exitosas de nuestra historia reciente en materia de lucha contra la siniestralidad. Su aprobación, junto con la creación de la Fiscalía de Seguridad Vial y la reforma del Código Penal [en 2009, que agravó algunas penas por consumo de alcohol y excesos de velocidad] es una de las claves para comprender la gran reducción del número de fallecidos en carretera”. “El sistema de vigilancia y control, de una manera conjunta, logró los resultados”, reafirma Ledesma.

Sin restar mérito al sistema implantado hace 15 años, el presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), Mario Arnaldo, considera que el permiso por puntos se ha utilizado como “sistema de propaganda”, y que la reducción de las muertes se explica “por la mejora de nuestra red de carreteras y por los esfuerzos de la industria automovilística para aumentar la seguridad activa y pasiva de los coches”.

En todo caso, los datos indican que la aceptación del carnet por puntos ha sido buena desde el principio. Estos los proporciona la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE): de los cerca de 850.000 conductores que han pasado por un curso de recuperación de puntos entre 2006 y 2020, sólo 1.850 han sido reincidentes. Y la Universidad Politécnica de Madrid publicó un estudio (es cierto que en 2012) con conclusiones positivas sobre este tipo de formación: tras recibirla, el 93% de los asistentes afirmó sentirse concienciado y el 97% aseguró que pondría en práctica conductas más seguras.

“Es una herramienta plenamente integrada en nuestro ordenamiento jurídico y en el imaginario colectivo de los automovilistas –valora Mar Garre–. Su gran fortaleza es hacer comprender a la sociedad que conducir es un derecho condicional sometido a la prudencia y a la responsabilidad”. Según los datos facilitados a Efe por la DGT, 289.825 ciudadanos se han quedado sin carnet al perder todos los puntos desde 2006. El porcentaje no llega al 1%: “Son pocos pero hacen mucho daño, ya que conducen con un desprecio total a las normas de tráfico”, se lamenta Pere Navarro. De todos ellos, 19.328 automovilistas han perdido el permiso en dos ocasiones; 1.681 en tres y 117 en cuatro o más.

A pesar de que ya no tenía el permiso de conducir en vigor, Miguel Ángel M.G. reincidió el 1 de noviembre de 2006: callejeó a gran velocidad, dio varios tumbos con el coche y estuvo a punto de chocar, y unos agentes lo pararon. “Soy el primer español al que le quitan el carnet por puntos y ya me da todo igual”, dijo. AEA defiende el sistema por su eficacia “para corregir conductas infractoras” repetidas, pero Mario Arnaldo denuncia algunos fallos en el modelo español. Por ejemplo, que el derecho a conducir “no se pierde automáticamente cuando el saldo de puntos queda a cero. Es como si a un futbolista le muestran una tarjeta roja y sigue jugando varios minutos después”. Ocurre desde siempre: el primer español que perdió el carnet por puntos delinquió en julio y se quedó sin licencia legalmente el 25 de octubre. “Tampoco se entiende la configuración del permiso por puntos en el ámbito penal –dice Arnaldo–, ya que un conductor que comete un delito grave contra la seguridad vial no pierde puntos”.

Lo que sucede también es que el carnet por puntos tiene una capacidad limitada para mantener su eficacia. Un estudio de la Universidad de Sevilla publicado en 2016 concluye que un sistema como el carnet por puntos provoca un efecto inicial significativo, pero que se diluye a largo plazo. “Ningún cambio normativo tiene eficacia si nosotros no somos responsables al volante, ya que la Administración no puede conducir por nosotros. Acabar con las muertes en carretera es una tarea de todos”, argumenta Mar Garre. “El peso de la siniestralidad se centra en el comportamiento del conductor. Podemos hablar de un 5% de accidentes por culpa de la vía y de un 10% del vehículo, pero el 85% tiene detrás una conducta indebida del conductor”, calcula Ramón Ledesma.

Después de varios años de descenso y de tres ejercicios sin apenas variaciones, en 2016 se produjo un repunte en las muertes en carretera. Hasta 2019: “En ese momento se implantó el 90 [la reducción de la velocidad máxima en carreteras convencionales] y colocó la curva hacia abajo, y la implantación del 30 [el nuevo límite en ciudades] lo hará más. Es previsible que lleguemos a conseguir un 10% o un 15% de reducción, pero es muy difícil bajar mucho más el número de fallecidos, vamos a tener que ser valientes y afrontar decisiones que no gustan”, adelanta Ledesma.

El foco se coloca ahora sobre el teléfono móvil, pues las distracciones son la causa más recurrente en los accidentes de tráfico. “El conductor no tiene la sensación de que lo controlen por usar el móvil, como sí pasa con la velocidad o la alcoholemia. Y como no es posible llevar a cabo ese control, tenemos que implicar al conductor y hacerlo responsable de sus actos”, apunta Ledesma. Por ejemplo, como ya ocurre con los automovilistas ebrios, en caso de accidente. “La aseguradora pagará a la víctima, pero puede después reclamar los gastos al conductor. Hay que empezar a tratar el móvil como al alcohol y generar este debate en la sociedad”, asegura Ledesma.

Cambios para 2021

Está previsto que este año se apruebe un anteproyecto de ley que modificará en parte el sistema del carnet por puntos, ya que ciertas infracciones se penalizarán más. Conducir sujetando el móvil con la mano acarreará una detracción de seis puntos (ahora son tres). Por otra parte, no utilizar el cinturón de seguridad, los sistemas de retención infantil, el casco y otros elementos de protección estará penado con cuatro puntos (ahora son tres). Por otra parte, instalar en el vehículo de detectores de radar, aunque no se utilicen, estará penado con una multa  de 200 euros y la pérdida de 3 puntos. En la actualidad solo se sanciona el uso de estos dispositivos durante la conducción.
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no