Actualidad

La nueva señal de la DGT para advertir de los ángulos muertos

Tráfico crea una placa de uso voluntario (para colocarla en autobuses, furgonetas y camiones) que intenta proteger a ciclistas y motoristas.

La nueva señal de la DGT para advertir de los ángulos muertos

La nueva señal propuesta por la DGT para camiones, furgonetas y autobuses.

Por si no tuvieran claro cómo circular con seguridad y dónde colocarse en la calzada –entre coches, autobuses y furgonetas–, la DGT acaba de crear una señal que protege a los usuarios vulnerables de la vía. Sobre todo en ciudad, y en particular a ciclistas y motoristas. De uso voluntario (y recomendable), la nueva placa debería colocarse en la trasera de furgonetas de reparto, autobuses urbanos y camiones pesados, entre otros vehículos.

El desarrollo de esta señal lo justifican las estadísticas, ya que ocho de cada diez fallecidos en ciudad en 2020 eran usuarios vulnerables, y el objetivo, indica la Dirección General de Tráfico, es que procuren evitar “las zonas no visibles” para otros conductores. Ya que muchos no los ven, que ellos se dejen ver.

El año pasado fallecieron en las vías urbanas 134 motoristas, 21 ciclistas y 7 usuarios de vehículo de movilidad personal. La mayoría de los accidentes graves se produjeron entre usuarios vulnerables y vehículos comerciales y pesados. Y en muchos casos (y sin juzgar culpas), porque una moto, una bici o un patinete apareció donde otro conductor no lo esperaba.

La nueva placa creada por Tráfico muestra una señal de peligro con el fondo amarillo y, sobre ella, una furgoneta (o un camión o un autobús) y un ciclista que aparentan haber chocado. En la parte de abajo se lee, en mayúsculas, “Peligro ¡ángulo muerto!”. Y se trata, en definitiva, de un atajo de urgencia para solucionar la invisibilidad de bicis y motos y evitar el riesgo de las zonas ciegas, a la espera de que se extiendan a todos los vehículos las ayudas tecnológicas a la conducción. 

Vehículos comerciales

La señal, cuya colocación es de carácter voluntario, afecta a los vehículos de transporte de viajeros de más de nueve plazas, incluido el conductor (vehículos de categorías M2 y M3, según el Reglamento General de Vehículos), a los vehículos de transporte de mercancías de las categorías N1, N2 y N3 y a los vehículos de transporte de residuos en el ámbito urbano.

Según explica la DGT, las señales deben “cumplir con el diseño y requisitos técnicos definidos en la instrucción, para asegurar la máxima durabilidad y visibilidad”, y podrán venderse solo en establecimientos registrados como manipuladores de placas de matrícula. La norma recién publicada establece, como norma general, que se coloquen tres en cada vehículo, dos en los laterales (a un metro de la cabecera) y otra en la parte derecha de la zaga, a una altura de entre 0,90 y 1,50 metros.

La propia normativa de la DGT cita un par de circunstancias relevantes en su instrucción. Por un lado, el aumento de la movilidad peatonal, en bicicleta, en motocicleta y en los vehículos de movilidad personal: con datos de abril de 2021, Tráfico estima que en España circulan “7.700.000 usuarios habituales de la bicicleta y 1.133.000 usuarios habituales de VMP”. Por otra parte, se ha registrado un “Incremento del tráfico de vehículos comerciales ligeros y pesados como consecuencia […] de las entregas derivadas del comercio electrónico”. La unión de ambos hechos justifica, en opinión de Tráfico, la creación de una señal que tiene precedentes similares en Alemania y Francia.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no