Actualidad

Por qué Twitter y Facebook deberían preocupar a la DGT

Cada vez más conductores usan las redes al volante, según una encuesta realizada por los responsables de la campaña 'Stop Distracciones'.

dgt multas

Las distracciones causan uno de cada tres accidentes con víctimas mortales.

Una encuesta del Instituto Nacional de Estadística revelaba en 2016 que el 94% de los niños de 15 años tenía móvil. Tres años después, esos mismos jóvenes tienen carnet de conducir (al menos una parte de ellos) y la combinación resulta explosiva. Se entiende fácilmente al ver las conclusiones de un nuevo informe de la campaña Stop Distracciones, impulsada por BP, Castrol y el RACE, que evidencia que el uso de las redes sociales al volante ha crecido de manera exponencial, con las peligrosas consecuencias que pueden suponerse. El 12% de los conductores reconoce que normalmente consulta las redes mientras conduce, y el porcentaje se eleva hasta el 17% entre los jóvenes de 18 a 24 años, que han crecido con un smartphone en la mano.

Las distracciones causan ya más muertes en carretera que el alcohol, y el teléfono tiene gran parte de culpa. Y el uso de Facebook, Twitter o Instagram en el coche no elimina otras costumbres de riesgo, sino que se suma a ellas. Uno de cada cuatro conductores manipula el móvil mientras conduce para usarlo como GPS, costumbre que supera al uso de WhatsApp (habitual para el 19%), las llamadas sin manos libres (14%) o la lectura de correos electrónicos (13%).

Las cifras se refieren a automovilistas que realizan estas acciones rutinariamente, no a quienes caen en ellas de vez en cuando. Unos 530.000 conductores, según el informe citado, reconocen haber sufrido un percance o accidente por culpa de estos hábitos.

Uno de los datos que más se ha disparado en los últimos años es el de atropellos mortales de viandantes en las ciudades, un 45% más en 2018 que durante el año anterior, según la DGT.¿Somos conscientes del peligro al que nos exponemos? ¿Ponemos en riesgo a los demás de forma voluntaria? ¿Es un problema exclusivo de los conductores de coche?”, se preguntan los autores del estudio, que encuentran un peligro creciente en los vicios tecnológicos de los automovilistas.

Comparando los datos del informe de 2019 con los de 2014, se aprecia que el uso de los smartphones ha aumentado debido a la incorporación de nuevas funciones. Hace cinco años, solo el 0,5% de los encuestados afirmaba usar el móvil asiduamente para consultar las redes sociales, frente al 12% actual; apenas el 1% lo empleaba para hacer fotos y vídeos (12% este año) y el 7,7% lo usaba como dispositivo GPS (25% en 2019). También han aumentado, aunque en menor medida, las llamadas sin manos libres (del 12% al 14%) y el uso de la mensajería instantánea (14,4% frente al 19% actual).

Responsabilidad compartida

La encuesta de Stop Distracciones detecta también un problema al otro lado de la línea telefónica. El 61% de las personas realiza habitualmente llamadas a sabiendas de que el interlocutor estará conduciendo, y un 66% les hace llegar algún mensaje (Whatsapp, Telegram, SMS…). Hay en este y en otros datos relacionados una especie de inconsciencia consciente: el estudio indica que “el 90% de las personas se han planteado que esa actitud puede provocar un accidente, además de que prácticamente el total de la encuesta (99%) entiende que usar el móvil al volante puede suponer un riesgo claro de accidente”.

Fuera del coche también se registran usos inadecuados del teléfono móvil. Como ejemplo, tres cifras representativas: el 63% de los peatones hacen o reciben llamadas mientras cruzan la calle, el 55% envía o lee mensajes de WhatsApp y el 31% utiliza las redes sociales. El número de peatones atropellados ha sufrido un incremento del 28% en los últimos 10 años, y los propios peatones (un 90%) reconocen el riesgo en sus conductas con el teléfono móvil.

dgt multas

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no