Conducir

Qué es un carril reversible y cómo conducir en él

En algunas operaciones especiales, la DGT aligera la circulación de uno de los dos sentidos creando un carril adicional al otro lado de la mediana.

Carril reversible

Conos en la carretera.

Cuando las carreteras se desbordan y hay atascos en las autopistas y en las autovías, la Dirección General de Tráfico aprovecha una de las herramientas más sencillas y eficientes de que dispone: los carriles reversibles. Un sistema de organización del tráfico que aligera uno de los sentidos de la circulación cuando en el otro apenas hay vehículos. 

Carril reversible: ¿cómo funciona?

En circunstancias especiales, con mucho tráfico en la carretera, la Guardia Civil de Tráfico habilita un carril especial en las vías de doble sentido, separando los dos carriles de un sentido mediante una gran hilera de conos rojos. También se utilizan con esta función los carriles de alta ocupación (BUS VAO), cuya dirección de circulación se adecua a las necesidades del tráfico.

Cómo acceder al carril

Las autopistas y autovías están por lo común separadas por barreras físicas que impiden pasar de los viales de un sentido a los de otro. Sin embargo, cada ciertos kilómetros hay espacios en la mediana creados para lo contrario: pueden atravesarlos los vehículos de mantenimiento, los de emergencia y los agentes de tráfico, precisamente, y entre otras razones, para dar acceso a los carriles reversibles. 

Unos cientos de metros antes de llegar a esa zona habilitada habrá señales que indiquen la cercanía del carril especial.  

Cómo conducir en un carril reversible

Quien circula por un carril reversible en autopista y autovía está conduciendo en sentido contrario al habitual y con la única separación de los conos, por lo que debe extremar las precauciones, avanzar a una velocidad limitada y seguir unas normas específicas, que deben cumplirse para no cometer una infracción

  • Solo para motos y coches. En los carriles reversibles no pueden entrar los vehículos pesados, y tampoco los turismos que lleven un remolque.
  • Siempre con luces. Tanto en el carril reversible como en el adyacente los coches deben circular con las luces de cruce conectadas, de día o de noche. Las motos también, al igual que en cualquier otra circunstancia.
  • Límite de velocidad. Quien acceda a estos carriles especiales deben circular a una velocidad de entre 60 km/h y 80 km/h.
  • Distancia de seguridad. Por lo general, los carriles reversibles suelen contar con un alto nivel de ocupación, por lo que es imprescindible respetar la distancia de seguridad: un frenazo y un golpe puede generar un atasco de difícil resolución en esas circunstancias.
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no