Conducir

Invierno y vía secundaria, un cóctel letal en la carretera

Las carreteras secundarias registran tres de cada cuatro accidentes mortales y el 30% de los siniestros se concentran en los meses más fríos.

carretera

Más de 3.000 kilómetros de la red viaria están considerados de riesgo alto.

Este año habrá menos desplazamientos en coche durante la Navidad, pero siguen presentes dos factores letales para el tráfico: el frío y las carreteras secundarias. Durante el invierno se producen más del 30% de los siniestros viales –por culpa, en buena medida, de las rachas de viento, la niebla o la lluvia–; por otra parte, las vías convencionales registran los accidentes más graves.

Como en cualquier momento del año, antes de los viajes navideños se deben “comprobar los neumáticos, incluida la rueda de repuesto, los limpiaparabrisas, los líquidos del vehículo y los elementos de seguridad como la amortiguación o la dirección”, recuerda el director de Seguridad Vial del RACE, Antonio Lucas.

Se debe salir con el depósito lleno y llevar cadenas o neumáticos de invierno, y poner la máxima atención en la carretera y respetar la velocidad máxima, entre otros detalles. En la última década, siete de cada diez fallecimientos por accidente de tráfico se han producido en carreteras convencionales. Las cifra alcanza los 10.500 muertos, tres veces más que los registrados en autopistas o autovías.

Estos datos proceden de estudio publicado este año por la Fundación Línea Directa, que cuantifica el peligro: las carreteras convencionales multiplican por 1,5 el riesgo de fallecer frente a autopistas o autovías. “Los accidentes en las carreteras convencionales son de una violencia extrema”, dice el informe. El siniestro más habitual es la salida de vía (35%), que genera el 37% de los fallecimientos. “Por frecuencia, le siguen los siniestros por colisión frontal y frontolateral (23,5%)”, todavía con mayor tasa de letalidad: causan “un 28% de los fallecidos”.

Las carreteras secundarias también salen mal paradas en el informe del RACE La siniestralidad vial en municipios pequeños, que también muestra el mayor riesgo de accidente en las ciudades y pueblos con menos de 20.000 habitantes, ni las carreteras secundarias de España.

Seguridad vial en entornos interurbanos

  • En España, existen 165.686 kilómetros de vías interurbanas, cuya titularidad está repartida entre el Estado, las comunidades autónomas, las diputaciones y cabildos y otros titulares. El 90% de ellas son de una única calzada.
  • Acumulan el 76% de los fallecidos, muy por delante de autovías (18%) y autopistas (6%).
  • El 69% de los fallecidos en accidentes de tráfico en vías interurbanas se producen en una colisión frontal con invasión del sentido contrario. Las causas más habituales son el consumo de alcohol y drogas (42%) y las distracciones (36%).

Seguridad vial en entornos urbanos

  • El 95% de los municipios españoles tiene menos de 20.000 habitantes, pero reúnen el 31% de la población. Sin embargo, superan entre dos y cinco veces la media nacional de siniestralidad.
  • En ellas, el accidente mortal más repetido es el atropello (el 48% de los fallecidos). La mayoría de las víctimas, el 80%, fueron personas mayores de 65 años, que representan más de la mitad del total de fallecidos en accidentes de tráfico urbanos.
  • Por comunidades autónomas, los pequeños municipios de Cataluña, Galicia, Andalucía y Castilla y León son los que peores datos de siniestralidad acumulan. De entre los municipios que no llegan a los 5.000 habitantes, el más peligroso es La Jonquera (Girona. Monforte de Lemos (Lugo) encabeza la clasificación del riesgo entre aquellos que suman de 5.000 a 20.000 habitantes.
  • El 64% de los turismos implicados en accidentes mortales en estos municipios tiene una antigüedad de más de 15 años, y el 84% de los implicados en accidentes mortales supera la década de antigüedad.
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no