Eléctricos

El C40 Recharge inaugura la era eléctrica de Volvo

Es el primer modelo de la marca concebido exclusivamente como vehículo a pilas, una versión con carrocería cupé del XC40 Recharge.

Volvo C40 Recharge

El C40 Recharge muestra una estilizada silueta cupé.

El primer gran paso de Volvo hacia la movilidad sin emisiones se llama C40 Recharge. La marca sueca ya cuenta con versiones electrificadas de sus modelos desde hace años (incluido la versión eléctrica Recharge de su XC40), pero este es un coche concebido y desarrollado como 100% eléctrico. Y supone el comienzo de una nueva era para la compañía, tras el anuncio de que en 2030 solo comercializará automóviles eléctricos.

Se trata de un todocamino basado en el XC40, hasta el punto de que es básicamente el mismo coche, pero con una carrocería modificada en su parte trasera para conferirle un aspecto de cupé. Está por ver si la firma repetirá la fórmula con los otros SUV de su gama y si fabricará unos hipotéticos C60 o C90.

El diseño es prácticamente idéntico entre ambos modelos, con un frontal poderoso que luce una parrilla carenada y los reconocibles faros con firma lumínica en forma de T. El lateral del Volvo C40 Recharge mantiene su aspecto atlético, pero lo es incluso más gracias a la caída del techo que comienza en el pilar B y se prolonga hasta la zaga, dando lugar a un portón de gran tamaño en el que destacan el alerón principal, situado a media altura, y los dos aletines, que figuran en la parte superior de la luna.

Dicha forma le otorga un aspecto más dinámico, pero, aunque aún no haya medidas oficiales, debería perjudicar tanto el espacio disponible para las cabezas en las plazas traseras, como la capacidad del maletero, que en el XC40 eléctrico es de 413 litros.

Las similitudes entre ambos modelos continúan en el interior, que es igual en ambos: el salpicadero está muy despejado y concentra todo en la consola central, de orientación vertical, en una fila de controles analógicos situada en el inferior y en el cuadro de instrumentos digital. El Volvo C40 Recharge también conserva el sistema operativo basado en Android, en cuyo desarrollo ha colaborado Google y que, como es lógico, integra de serie diversas funcionalidades y servicios propios de la compañía, como Google Assistant, Google Maps o Google Play Store.

Volvo C40 Recharge

La conectividad será uno de sus puntos fuertes del Volvo C40 Recharge, ya que recibirá actualizaciones de software de manera inalámbrica y dispondrá de datos ilimitados. Esto último tiene sentido con la línea de negocio que va a seguir Volvo, ya que ha anunciado que solo venderá sus coches eléctricos por internet.

Del sistema de propulsión Volvo apenas ha contado nada, pero se sabe que el nuevo SUV eléctrico replicará algunas de las características técnicas del XC40: tendrá una batería de 78 kWh y podrá recargar hasta el 80% de su capacidad en solo 40 minutos usando un puesto de carga rápido de 150 kW. Eso sí, la ventaja de su silueta más estilizada es que conseguirá una autonomía de 420 kilómetros, 20 más que su hermano.

El fabricante también ha confirmado que el Volvo C40 Recharge dispondrá de dos motores, uno aplicado a cada eje, lo que le confiere tracción integral. No se ha desvelado su potencia, pero a tenor de lo visto todo apunta a que calcará la del XC40 Recharge, es decir, 150 kW cada uno, para un total de 408 CV y 660 Nm de par máximo. Falta también por conocer cuáles serán sus prestaciones: su SUV gemelo acelera de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y alcanza los 180 km/h de velocidad máxima.

Volvo C40 Recharge

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no