Actualidad

El Citroën C4 se convierte en un SUV eléctrico

La marca todavía no ha desvelado todos los detalles técnicos del modelo, que mantendrá sus variantes de gasolina y diésel.

Citroen C4

El cambio respecto a la generación previa es radical.

No es el primer modelo que aprovecha un cambio de generación para saltar de un segmento a otro. El Citroën C4, que hasta ahora era un modelo compacto, se acerca a la familia de los SUV adquiriendo una evidente imagen de crossover. Y entre sus principales novedades añade la llegada de una variante 100% eléctrica denominada ë-C4.

La ruptura con la generación anterior es total. El Citroën C4 luce ahora un diseño que la marca define como berlina compacta, pero muestra características específicas de los todocaminos. Entre otros detalles, ofrece una silueta sobreelevada e integra protecciones inferiores de plástico para los bajos.

En el frontal, todo nace desde el logo de Citroën. De él parten dos listones cromados que acaban dando forma a las dos partes de los grupos ópticos: una delgada línea en la parte superior para la luz diurna y un cuerpo más voluminoso para el faro principal en la inferior. En centro del paragolpes, el Citroën C4 cuenta con una gran entrada de aire, y en los laterales los faros antiniebla lucen un marco acabado en aluminio.

Las líneas de tensión definen los pasos de rueda y la silueta del techo cae de manera suave hasta acabar rematada por un pequeño alerón, lo que aporta al conjunto una imagen bastante atlética. En la zaga, los grupos ópticos replican la configuración doble de los delanteros.

Respecto al habitáculo, la marca afirma que “su interior cálido y tecnológico expresa instantáneamente bienestar, confort y modernidad”, pero no ha dado más detalles. Sin embargo, en la imagen se aprecia un diseño moderno y poco recargado, en el que el protagonismo se centra en la consola central de tipo flotante, el cuadro de instrumentos digital y el HUD. También sobresalen las molduras de aluminio y las superficies acabadas en negro lacado.

Citroën C4

De su apartado mecánico, lo más destacado es que en su gama contará con el ë-C4, una versión eléctrica cuyas especificaciones técnicas no se han revelado. No sería extraño que utilice el sistema de propulsión de 136 CV que ya se ha presentado en otros modelos del Grupo PSA, como los Opel Corsa-e, Peugeot e-208 y DS 3 Crossback E-Tense. Además, también estarán disponibles varios motores de gasolina y diésel.

El nuevo Citroën C4 montará de serie tanto la Suspensión de Amortiguadores Progresivos Hidráulicos de la firma como los asientos Advanced Comfort, a los que se sumará “una nueva innovación para el pasajero” de la que no se han facilitado más información por el momento.

El 30 de junio tendrá lugar la presentación oficial de los nuevos Citroën C4 y ë-C4, en la que se desvelará toda la información de la gama.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no