¿Qué es PHEV y HEV?: cómo entender las siglas de los coches híbridos

Los coches electrificados pueden ser enchufables, microhíbridos o autorrecargables, cada uno con sus ventajas y desventajas.

coches eléctricos
Un punto de recarga de coches eléctricos.

Los ingenieros de Toyota que pusieron en marcha el proyecto G21 en 1993 –con el que pretendían desarrollar el coche del siglo XXI– no sospecharon probablemente la confusión actual de muchos compradores. ¿Qué es un coche híbrido y cómo funciona? La respuesta de entonces no se parece demasiado a la de hoy, tras la aparición de más opciones y siglas como PHEV o HEV.

El primer híbrido moderno, el Toyota Prius, resultado del proyecto G21 y comercializado en 1997, combinaba un motor de gasolina con un sistema eléctrico para rebajar el consumo y las emisiones. Y la marca recurrió al latín para explicarlo todo en una palabra: simplificando en lo posible, prius significa ‘antes de’ (y también ‘previo’, y por tanto pionero), pero asimismo proviene de la declinación de prior, ‘primero entre dos’.

Una elección entre dos opciones

La inteligencia artificial de ese primer Toyota elegía, como cualquier coche híbrido, lo más conveniente en cada momento, si el motor eléctrico o el de gasolina. Pero si ahora alguien se pregunta cómo funciona un coche híbrido no está afinando demasiado el tiro, porque la expresión engloba cada vez más posibilidades.

Ni siquiera todas son eléctricas, sino también de gas. A grandes rasgos, este es el panorama de los vehículos híbridos en la automoción actual.

Coches microhíbridos o MHEV

Los modelos microhíbridos obtienen la etiqueta ECO de la DGT, pero son casi iguales que los clásicos de combustión. Pueden ser de gasolina o diésel, y la diferencia es que el motor principal cuenta con el apoyo de un sistema eléctrico –por lo general de 48 voltios– en momentos concretos, como en las arrancadas tras las detenciones urbanas.

Con este sistema de hibridación ligera, pueden reducir el consumo y las emisiones hasta un 10% en comparación con modelos equivalentes de gasóleo o gasolina.

microhíbrido
Suzuki Swift, microhíbrido.

Cómo funciona un coche híbrido o HEV

Hasta hace poco, los coches híbridos se llamaban, sin más, coches híbridos. Ahora, para distinguirlos del resto, se indica en ocasiones la sigla HEV; es lo mismo, pero en inglés: hybrid electric vehicle, es decir, vehículo eléctrico híbrido. También se denominan a veces híbridos autorrecargables o híbridos convencionales, esto es, los de siempre, los pioneros.

De cualquier modo, su sistema de hibridación es más complejo que en los microhíbridos, y el motor eléctrico, más potente. Así, tiene capacidad para mover por sí mismo el coche en trayectos muy cortos, de uno o dos kilómetros, y la batería se recarga por sí sola en las frenadas.

Esto sirve para reducir el consumo hasta un 40% respecto a los modelos de gasolina en uso urbano. Como desventaja, los coches híbridos pesan más, lo que eleva el consumo en los viajes largos.

Qué es un PHEV: coche híbrido enchufable

Tras las siglas PHEV (‘plug-in hybrid electric vehicle’) aparecen los coches híbridos enchufables. Lucen la etiqueta Cero de la DGT y son eléctricos y térmicos a la vez. Llevan un motor eléctrico y una batería con capacidad para circular unos 40 kilómetros sin emisiones, suficiente para los viajes diarios. La autonomía roza los 100 kilómetros en algunos modelos de las marcas de primer nivel.

Los PHEV, cuya batería se carga en casa o en postes públicos, como la de los coches eléctricos, tienen la ventaja frente a estos de que pueden afrontar viajes largos gracias al motor de combustión. Sin embargo, en estos desplazamientos, el consumo de gasolina se eleva bastante cuando la batería se descarga.

¿Qué es un coche de gas?

También son híbridos, por último, los coches de gas. Funcionan igual que los tradicionales de combustión, porque lo único que cambia es que incluyen dos depósitos (el segundo para el gas) y dos sistemas de inyección en el motor. Los hay de gas licuado de petróleo (GLP) y de gas natural comprimido (GNC).

En los modelos de GLP el conductor decide con qué circular accionando un botón. En los de GNC, en cambio, el coche da prioridad al gas natural hasta que este se agota. Solo entonces, de forma automática, recurre a la gasolina.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Sobre la firma

Sergio Amadoz

Periodista especializado en seguridad vial. Editor y redactor de El Motor desde 2016. Empezó a escribir de fútbol en 1998 en Diario 16 y ha trabajado en varios proyectos de Prisa Media desde 2000. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra, es autor de ‘Aquí no se rinde ni Dios’ (2020).

Más Información

Lexus RX 500h
Al volante del SUV de la Guardia Civil: poco conocido y a buen precio 

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no