Actualidad

Suben las ventas y cambian los trajes

El mercado español ha recuperado el vigor en 2015, pero con nuevos repartos de papeles. Se igualan las cuotas entre las marcas líderes, aceleran a fondo los todoterrenos y despegan los enchufables

Volkswagen

Volkswagen lideró el mercado español. / VW

La crisis de estos años ha revolucionado muchas cosas. Y una de las consecuencias es que ha estirado la parrilla de ventas como un chicle. Así, las marcas populares con factorías en España, que han liderado históricamente la clasificación absoluta, están cediendo cuota frente a las demás. Y el espacio que pierden ellas lo ganan otros competidores, unos orientales como Hyundai y sobre todo Kia y otros con planteamientos low cost como Dacia.

El mismo fenómeno se repite entre las marcas de prestigio. Mientras los fabricantes alemanes de siempre, como Audi, BMW y Mercedes, mantienen estabilizados sus porcentajes sin grandes cambios, salvo el ascenso de la última, el crecimiento de las ventas de modelos exclusivos lo absorben en buena parte otros protagonistas, como Lexus o Jaguar.

Pero los cambios no se quedan ahí. La incorporación de nuevas generaciones de clientes más jóvenes y con gustos y preferencias diferentes a los de sus padres también está modificando las cuotas de mercado entre los diferentes tipos y categorías de modelos. Y el auge mundial de los nuevos todoterrenos ligeros de todos los tamaños (chasis y mecánica de turismo con carrocería de todoterreno), también denominados SUV o crossover en otros mercados internacionales, está canibalizando las ventas de los modelos con siluetas clásicas, como berlinas, monovolúmenes y hasta familiares compactos y utilitarios.

Por último, el reparto entre los diferentes combustibles muestra también tendencias de cambio. Los diésel siguen bajando poco a poco y suponen ya el 62,9% del total, cuando habían llegado a superar el 75% años atrás. Los de gasolina han cerrado 2015 en el 35,1%, y los modelos con apoyo eléctrico –híbridos y eléctricos puros- empiezan a despegar y han copado el 2% del mercado.

Gana VW y pierden casi todos

Si analizamos las 10 primeras marcas del ranking general, la mayoría crece por debajo del mercado de turismos, que lo ha hecho un 20,9%. Así, VW ha logrado capear la tormenta perfecta del dieselgate y mantiene el liderato destacada en cabeza con 88.300 unidades. Pero solo crece un 14,7%. Seat es segunda con 77.529 y mejora casi lo mismo, un 14,5%; Renault es tercera con 77.067 y sube el 18,5%, un poco más, gracias en parte a un ciclo de producto favorable (lanzamientos de Espace y Kadjar en 2015), y Opel es cuarta con 76.470, ganando un 14,6%. En realidad, la única excepción entre las siete grandes es Peugeot, que se sitúa quinta con 76.314, pero crece el 22%, algo más de un punto por encima del mercado. Y las que más cuota pierden a pesar de vender más son Ford, sexta con un 9,4% de aumento, y Citroën, séptima con solo un 7,8% más.

Fenómenos Nissan, Dacia y Kia

Pero las grandes triunfadoras del año son sin duda Nissan y Dacia. La primera aprovecha el tirón de los todoterrenos o crossover y explota el liderazgo del Qashqai para situarse octava y acercarse a las siete grandes con 55.313 unidades y un crecimiento del 38,8%, a solo 3.500 coches de Citroën, líder absoluto hace apenas una década. El noveno puesto es para Toyota, que se acerca mucho al mercado subiendo un 19,1%. Y en el décimo llega otra sorpresa, Dacia, la marca más beneficiada durante la crisis por su planteamiento low cost: el Plan PIVE podía suponer rebajas superiores al 25% en el precio final de sus modelos básicos. En principio, sus ventas deberían ceder terreno con la recuperación económica, pero de momento en 2015 ha seguido creciendo por encima del mercado, un 24%, hasta 45.241 unidades. La cuota que pierden las grandes la ganan otros actores emergentes. Entre los cambios más significativos destaca por su volumen el crecimiento de Kia, un 43,2%, hasta 45.028 unidades, lo que la sitúa a apenas 200 coches del décimo puesto de Dacia, a un paso de entrar en el top ten.

Suben Jeep, Mazda y Mitsubishi

La lista de marcas ganadoras en 2015 se prolonga con otras de menos volumen, pero con crecimientos espectaculares. El caso más llamativo es el de Jeep, que pasa de 1.699 unidades en 2014 a 5.196 en 2015, y crece un 205,8% gracias en gran parte al empuje del Renegade. Mazda sube menos, un 54,1%, pero con volúmenes mayores: pasa de 9.921 unidades a 15.289, también en parte por la llegada del CX-3, su todoterreno pequeño. Y otros aumentos significativos son los de Mitsubishi, el 61,2% hasta 8.971 unidades; Smart, que sube un 99,6% para llegar a 4.976, por la llegada de la nueva generación de los nuevos Fortwo y Forfour. Y Suzuki, que crece un 48,4% hasta 3.562 unidades, también por el lanzamiento de nuevos modelos como el Vitara.

El ‘sorpasso’ de Mercedes

En las marcas de prestigio también hay cambios entre los actores más importantes. Audi y BMW crecen, pero por debajo del 20,9% del mercado total: un 17% y un 19,1%, hasta 44.062 y 35.927 unidades, respectivamente. Y ambas pierden cuota. En contrapartida, Mercedes aprovecha el tirón de su nuevo lenguaje de diseño, que ha rejuvenecido prácticamente toda su gama, y se alza al segundo puesto entre las marcas exclusivas, con 39.058 unidades, un 26,9% más que el año anterior, superando con claridad a BMW. Pero la batalla entre las marcas premium no se queda ahí, porque cada año se van consolidando más actores emergentes. Si nos atenemos al volumen de ventas, en 2015 destaca el crecimiento de Volvo, que ha subido un 31,3% y vuelve a superar la cuota de las 10.000 unidades (10.620) apoyada en el tirón de sus dos todoterrenos, el XC60 y el nuevo XC90. Pero si nos centramos en los porcentajes de aumento, el protagonismo corresponde a Lexus. Y es que la división de lujo de Toyota sube un 41,5% hasta 4.700 unidades. En este caso también por el empuje del NX, su nuevo todoterreno de tamaño mediano. Por lo demás, destaca el espectacular crecimiento de Jaguar, un 81,9%, aunque con volúmenes menos significativos, 1.732 unidades, y basado sobre todo en el nuevo XE, rival de los Audi A4 y BMW Serie 3. La llegada del F-Pace, primer todoterreno de la marca británica, que está previsto para esta primavera, volverá a disparar su volumen en este ejercicio. En cambio, su marca hermana Land Rover ha rebajado un poco su progresión, aunque sube un 17%. La llegada del Discovery Sport no compensa al Evoque, que parece haber alcanzado su tope: crece un 1%.

Protagonistas 2015

Marcas

Líderes de ventas. VW resiste la presión

Liderazgo sólido de Volkswagen, que mantiene su ventaja como marca líder del mercado español de turismos resistiendo la tormenta perfecta del dieselgate. En 2015 ha entregado 88.300 unidades, un 14,7% más, y amplía su ventaja sobre Seat hasta 11.000 coches, 2.000 más que en 2014. La marca alemana tiene la gama más completa y, a pesar de la crisis de imagen y credibilidad que han provocado los escándalos, sus clientes siguen confiando en la calidad de sus modelos.

Las que suben. Triunfan Nissan, Kia y Jeep

Nissan, con un crecimiento del 38,8% (55.313 unidades), es la gran triunfadora del año y sube a la octava plaza absoluta. Los artífices del éxito son el Qashqai (23.832) y su hermano pequeño el Juke (11.718). Entre las marcas que baten al mercado destacan también Kia (43,2%), Hyundai (26%) y Dacia (24%). Mercedes (26,9%) supera a BMW entre las de prestigio, y con volúmenes inferiores sorprenden Jeep (205%), Smart (99,6%) y Mitsubishi (61,2%).

Las que pierden. Honda y Citroën, avance lento

Prácticamente todas las marcas, salvo alguna minoritaria, han cerrado 2015 en positivo. Pero muchas lo han hecho por debajo del mercado, perdiendo cuota. Honda, que recuperó un 11,5% en 2014, solo subió un 4,7% en 2015, lastrada por la caída del CR-V (-3,2%), su modelo estrella. Y los aumentos de Citroën (7,8%) y Ford (9,4%) tampoco han sido brillantes. En los tres casos han acusado ciclos de producto poco favorables.

Modelos

Líder de ventas. C4: las ventajas de sumar

Citroën ha aprovechado su oportunidad, la liquidación del Mégane, y ha situado al C4 como líder absoluto en España (34.705 unidades), batiendo a su rival francés, el más vendido en 2014. Son las ventajas de sumar más siluetas, porque las cifras del compacto de Citroën incluyen también las de los monovolúmenes C4 Picasso e incluso las del exitoso C4 Cactus, aunque este no comparte chasis.

Utilitarios. La madurez del Ibiza

El utilitario de Seat no acusa en exceso su veteranía y, aunque ha cumplido ya ocho años de vida, se mantiene como líder indiscutible de su categoría, con 31.376 matriculaciones y tercero del ranking absoluto. Y con una ventaja clara sobre el supereconómico Dacia Sandero (25.339) y el VW Polo (25.127), también fabricado en España, sus inmediatos seguidores, que se han colocado también entre los 10 más vendidos del mercado: sexto y séptimo, respectivamente.

Familiares compactos. El León es el rey

El familiar compacto de Seat, el León,  es uno de los triunfadores indiscutibles de 2015. Con 33.268 unidades, se sitúa en el segundo puesto absoluto, a menos de 1.500 del Citroën C4. Y como solo suma sus tres carrocerías, SC (tres puertas), cinco puertas y ST (familiar), es el líder indiscutible de los compactos, con ventaja clara sobre el VW Golf (29.212), líder europeo, y el Renault Mégane (28.890), que, como el C4, contabiliza en su total las ventas de los monovolúmenes Scénic.

Categorías al alza

Ciudadanos. Crecen los pequeños

Son los coches más pequeños, una categoría minoritaria en España: apenas el 6,2% del mercado. Pero en 2015 han crecido un sorprendente 41,6%, hasta las 63.843 unidades. Los coches urbanos están ganando peso en la salida de la crisis, y la llegada de los nuevos Smart, Toyota Aygo, Renault Twingo y otros ha animado las ventas. Pero es territorio de Fiat, que domina el cotarro con el 500, su propuesta emocional, y el Panda, su hermano más práctico y racional.

Todoterrenos de bolsillo. En subida libre

El Nissan Juke fue el pionero de los todoterrenos urbanitas. La competencia tardó en reaccionar, pero al final ha aterrizado en masa. Los grandes ganadores de 2015 en España han sido el Renault Captur, que se hace en Valladolid, y el Peugeot 2008. El primero ha convencido a 15.967 clientes, un 37,4% más que en 2014. El 2008 se ha quedado en 14.814, pero subiendo un 66,6%.

Todoterrenos medios. Sigue la fiesta

Aquí la referencia fue el Qashqai, un modelo mestizo o crossover, a medio camino entre familiar compacto y todoterreno. Y la segunda entrega, que salió en 2014, ha crecido en tamaño y es el rival a batir: 23.832 unidades y un 37,6% más que en 2014. Pero lo importante es la tendencia, y los todoterrenos medios copan ya el 8,8% del mercado total con 90.709 matriculaciones, un 24,8% más. Y este año llegan el Seat Ateca, aspirante a superventas, y el nuevo VW Tiguan, entre otros.

El auge global de los todoterrenos

De todos los gustos y tamaños. Y triunfando en los principales mercados del mundo. Las ventas de los nuevos todoterrenos ligeros, también denominados todocaminos, SUV o crossover según cada país, se han disparado en todo el mundo hasta convertirse en un fenómeno global. Pero lo que casi nadie podía imaginar es que acabarían conquistando a clientes de todas las edades, ni tampoco que la oferta iba a incluir modelos de todos los tipos y tamaños.

La transversalidad de esta tendencia está revolucionando la oferta de modelos en todo el mundo. Y es que los clientes están cambiando de traje de forma cada vez más masiva y acelerada. Así, abandonan las siluetas de los modelos clásicos, desde las berlinas hasta los monovolúmenes, pero también las de los utilitarios y familiares compactos, para adoptar las de los todoterrenos equivalentes de igual tamaño.

Un aspecto peculiar de la moda es que tan solo entre un 10% y un 20% de los compradores adquieren estos coches con tracción 4×4, lo que indica que no piensan salir del asfalto. En realidad, valoran otros aspectos, como su imagen robusta, la sensación de seguridad que da su mayor altura y la capacidad interior, que se adapta a los nuevos estilos de vida de las familias medias: son más amplios y permiten cargar mejor todo tipo de equipajes o material deportivo. El paquete de virtudes se completa con diseños más modernos y menos convencionales que se identifican mejor con los gustos estéticos y valores de las nuevas generaciones.

Al margen de los aspectos sociológicos, el cambio está provocando un auténtico vendaval en el plano comercial e incluso en el productivo, porque la fabricación de estos modelos de mayor altura exige también adaptar las cadenas de montaje de las factorías.

Empezando por España, el año pasado las ventas de todoterrenos crecieron un 44%, hasta 260.000 unidades, y suponen ya el 25% del total, o lo que es lo mismo: uno de cada cuatro coches que se venden aquí es un todoterreno o SUV. Y Nissan, que fue la marca pionera con el lanzamiento del Qashqai en 2007, domina con autoridad, absorbiendo el 15% del total, unas 40.000 unidades.

Los porcentajes en Europa son parecidos, con un 24% de aumento en 2015, hasta 3,2 millones de unidades. Y los SUV son ya la categoría más vendida, con el 22,5% de la tarta total.

Saliendo de nuestro continente, los porcentajes de crecimiento son también espectaculares. En China, por ejemplo, las ventas llevan años en ascenso, pero en 2015 se han disparado un 53% para entrar en subida libre. Los volúmenes marean, porque alcanzan ya 6,1 millones de unidades sobre un mercado total de 20,1. Y esos dos millones de todoterrenos que se han venido de más sobre el año anterior equivalen a la capacidad de producción anual de cuatro fábricas como la de Seat en Martorell, que es una de las más grandes de Europa.

En EE UU los aumentos son más discretos, porque la moda empezó antes y el mercado está más maduro. Pero las cifras son llamativas. Las estadísticas no diferencian los SUV de los todoterrenos clásicos con tracción 4×4 y reductora, ni de las populares pick up (camionetas de carga con caja separada) que lideran las ventas. Así, el año pasado se vendieron en el gigante norteamericano 5.171.000 crossovers , un 11,8% más que el año anterior. Y entre pick ups , SUV y vans (monovolúmenes) sumaron otros 4.726.000, un 7,7% más que en 2014. En total fueron casi 9,9 millones de vehículos de este tipo, frente a 7.572.000 turismos convencionales, que en contraste cayeron un 2,2%.


Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no