EL MOTOR PARA DS AUTOMOBILES

Del circuito a la carretera persiguiendo la máxima eficiencia

La experiencia de DS en las competiciones de Fórmula E se aplica a los modelos electrificados de su completa gama.

Fórmula E
La categoría de Fórmula E para monoplazas eléctricos es un gran laboratorio de pruebas para DS.

La competición automovilística aporta imagen, prestigio, reconocimiento y difusión a las marcas que la protagonizan. Pero también experiencia y conocimiento, aspectos igualmente esenciales para justificar las enormes inversiones que exigen las carreras. Es una condición indispensable que la tecnología de vanguardia, que se desarrolla bajo la exigencia máxima del deporte, tenga su reflejo en los coches de producción.

Uno de los casos más clarificadores de esta realidad en los últimos tiempos es DS y su exitosa participación en la Fórmula E. El certamen destinado a monoplazas 100% eléctricos se ha revelado como un inigualable laboratorio de pruebas para la investigación y desarrollo de tecnologías destinadas a la movilidad sin emisiones. Y en DS han sabido aprovechar como pocos todo ese potencial para aplicarlo en una gama de modelos cada día más electrificada.

La marca premium del Grupo Stellantis participa en el certamen internacional a través de su división de competición DS Performance. Lo hace desde la segunda temporada de una especialidad que ha llegado a su octava edición y con un palmarés sin duda reseñable: al iniciar su participación en 2023 acumulaba la victoria en 15 carreras sobre un total de 89, 44 podios, 22 poles y cuatro títulos, con sendos dobletes de pilotos y equipos en 2018 y 2019.

Mucho más que éxitos en pista

Los resultados son esenciales en cualquier proyecto deportivo, aunque en este caso no deja de ser menos relevante el aprendizaje sobre electrificación que se obtiene en los circuitos, la máxima exigencia posible para un coche sin emisiones que permite poner a prueba sistemas que, a continuación, se aplicarán en los vehículos de serie.

Lo explica con claridad Jean-Philippe Delaire, responsable de proyecto de los modelos E-TENSE de la marca: “Toda la experiencia en el deporte adquirida por DS Performance se ha trasladado al desarrollo de los DS9 E-TENSE 4×4 360 y DS7 E-TENSE 4×4 360. Como resultado, se han logrado innovaciones importantes en la gestión de energía, especialmente en términos de recuperación de ésta. La precisión que se aplica en la competición se lleva de igual forma a la producción diaria del DS9 E-TENSE 4×4 360 en un taller especializado en Poissy. Como en el caso de nuestros monoplazas, cada automóvil cuenta con reglajes específicos desarrollados por un equipo especializado para obtener las prestaciones idóneas en la carretera”.

Por su parte, Eugenio Franzetti, director de DS Performance, recuerda que su departamento se creó “con la clara ambición de reunir toda la experiencia necesaria para acelerar su estrategia de electrificación y aumentar su reputación. Esta estrategia ha dado resultados de inmediatos gracias a los motores híbridos recargables de alto rendimiento, así como a las unidades 100% eléctricas”.

Podría parecer que existe poca relación entre un monoplaza que circula por encima de los 220 km/h en un circuito y un SUV como el nuevo DS7, en el que se prioriza la autonomía en modo eléctrico de su batería. Nada más lejos de la realidad. Las técnicas de la gestión de la energía que llegan desde esta fuente de energía que se ejecutan durante las carreras de la Fórmula E facilita optimizar la arquitectura eléctrica hasta en el más mínimo detalle.

El ejemplo de la tensión

Una muestra de esta situación es el manejo de elevadas tensiones con las que se alimentan los monoplazas de la Fórmula E, que son de 700 voltios. En la actualidad, la mayoría de los coches eléctricos de serie trabajan con 400 voltios, por lo que todo lo experimentado con tensiones superiores resulta de enorme valor para afrontar próximos desarrollos. En cuanto el uso de esos 700 voltios se encuentre dominado por los ingenieros, se podrán ofrecer tensiones más altas en los automóviles de calle y, con ello, mayores autonomías.

Más directa incluso resulta la aplicación de la recuperación de energía en los DS electrificados. La batería de 50 kWh de los monoplazas de la Fórmula E se recarga durante las carreras mediante un sistema de frenada regenerativa. Aunque los componentes de un coche de competición y otro de serie son claramente diferentes, no ocurre lo mismo con la arquitectura y el proyecto.

Es así como el sistema de recuperación de energía del Nuevo DS 3 E-TENSE es muy similar en lo esencial al montado en competición. En cada desaceleración se recupera una energía que la batería de tracción almacena para su posterior utilización. Incluso se llega a detener el coche sin necesidad de aplicar presión al freno, una retención del motor que amplifica esa generación de electricidad para las baterías.

Además, las menores solicitudes al equipo de frenos se traducen en un desgaste muy inferior al que se aprecia en un motor de combustión, con el consiguiente ahorro de tiempo y dinero en el mantenimiento de estos componentes.

Aplicaciones evidentes

La exhibición de semejante tecnología traslada a las calles de cualquier ciudad o la carretera se materializa en el DS E-TENSE Performance. Se trata de un prototipo creado por el departamento de competición de la marca y que se nutre en buena parte de la experiencia en competición.

Ocurre así con su carrocería en fibra de carbono, bajo la que se esconden dos motores eléctricos que suman entre sí nada menos que 815 CV, derivados directamente de la Fórmula E. Su capacidad de regeneración es de 600 KW, lo que permitiría conducirlo sin necesidad de tocar los frenos, pese a lo que monta un equipo convencional de discos y pastillas.

La batería es otra pieza clave en cualquier vehículo eléctrico y el conocimiento ofrecido por la competición también se refleja en el DS E-TENSE Performance. Una unidad muy compacta, envuelta en una carcasa de carbono y aluminio, con una química innovadora y un sistema de refrigeración inmersivo que avanza soluciones venideras para los coches de calle.

La trascendencia de estas evoluciones se entiende en toda su magnitud al considerar que DS solo lanzará nuevos coches puramente eléctricos a partir del próximo año. Ya es la marca multienergía (no exclusivamente eléctrica) con menos emisiones en Europa y su siguiente reto pasa por esa aportación nula de CO2 en todos los nuevos lanzamientos que comercialice desde 2024.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Más Información

La marca de coches con los clientes más fieles del mundo
Coches eléctricos

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no