Conducir

El peligro de este verano: conducir más y descansar menos

Un informe del RACE desvela que los conductores harán más kilómetros y retrasarán las paradas más que otros años.

El peligro de este verano: conducir más y descansar menos

Una conductora con síntomas de cansancio al volante.

Habrá más viajes en coche y puede que los conductores descansen menos. Esta es una de las principales conclusiones de una encuesta elaborada por el Real Automóvil Club de España (RACE) con vistas a los desplazamientos veraniegos, una época se prevé peligrosa en las carreteras. Algunas voces, entre ellas la Dirección General de Tráfico y ciertas fundaciones que promueven la seguridad vial, se temen de hecho un “verano negro”.

La crisis derivada de la covid-19 plantea un escenario lleno de incógnitas en la época del año con mayor número de desplazamientos, pero algunas claves empiezan a desvelarse.

Según la encuesta del RACE, realizada a 1.050 automovilistas, este verano se hará un mayor uso del vehículo privado, los desplazamientos serán más largos y –un dato preocupante– los automovilistas harán “menos paradas de descanso durante el viaje”.

La fatiga es la cuarta causa de siniestralidad mortal en las carreteras españolas, según datos de la DGT, y a ella pueden contribuir factores como la falta de descanso previa, los atascos, la climatología, la deshidratación o los kilómetros recorridos.

Fácilmente reconocible por sus diversos síntomas –picor de ojos, visión borrosa, parpadeo constante o necesidad de moverse en el asiento–, la fatiga influye directamente en la capacidad de conducir. El cansancio induce a calcular de forma errónea la distancia y la velocidad, y además aumenta el tiempo de reacción: a partir de las dos horas de conducción tardamos el doble en responder ante un imprevisto”, apunta el RACE.

Los desplazamientos del verano

Si se hace caso a la encuesta del club de conductores, un 29% de los automovilistas declara que este verano hará más de 500 kilómetros solo en el viaje de ida (frente al 15% del año pasado). Además, se van a realizar menos paradas de descanso, con un 63% de usuarios que reconoce que lo hará pasadas las dos horas (frente al 54% año pasado).

No obstante, el 72% descansa (o tiene intención de hacerlo cuando viaje) durante más de 15 minutos, frente al 51% año pasado. Y en otros aspectos aún se nota más la influencia de la covid-19 en los desplazamientos: hay menos viajes organizados (del 51% al 28%) y cae en picado la intención de compartir coche (del 31% al 10%) y de usar el transporte público (del 47 al 30%).

La influencia de la pandemia en los conductores se aprecia también en estas cifras:

  • Un 70% tiene claro que se queda a veranear en España, sin salir al extranjero.
  • Un 38% dice que no va a modificar sus vacaciones ni la forma de desplazarse.
  • Un 32% asegura que no va a salir este verano por evitar contagios, y un 30% por los problemas económicos derivados de la situación.
  • Un 77% utilizará su vehículo particular, evitando del transporte público.
  • Un 51% intentará evitar estas vacaciones el viajar con amigos o conocidos.
  • Un 55% limitará sus desplazamientos en destino para evitar contagios.

La deshidratación, otro riesgo olvidado

Los estudios del RACE ratifican que un nivel bajo de hidratación y glucosa aumenta en un 66% la agresividad al volante, provoca un 33% más de salidas de la vía y reduce la concentración en un 27%. Por tanto, se recomienda conducir después de haber descansado, hacerlo de forma relajada, no bajar la vigilancia en los kilómetros finales del viaje e hidratarse adecuadamente. Con motivo de una campaña puesta en marcha con la Asociación de Bebidas Refrescantes (Anfabra), el RACE propone tomar un refresco en los descansos, ya que ayudará a despejarte y mejora los niveles de atención”.
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no