Conducir

Vuelta al cole: claves para viajar con niños en el coche

Los menores de hasta 135 centímetros deben usar un sistema de retención homologado y acorde a su peso y su edad.

Viajar con niños en coche

Un padre colocando a su hija en el coche.

El objetivo estaba cuantificado en la Estrategia de Seguridad Vial 2010-2020 (“Cero niños fallecidos sin sistemas de retención infantil”), pero no termina de alcanzarse: de los dos niños que murieron este verano en accidente de tráfico, solo uno viajaba en una sillita homologada, como exige la ley.

Según cálculos de la Dirección General de Tráfico (DGT), que tiene esta como una de sus prioridades, el uso correcto de estos dispositivos reduce en un 75% el riesgo de muerte en caso de accidente, y hasta un 90% las lesiones graves.

Tráfico vigila su uso de continuo y los resultados a menudo son negativos. Así ocurrió por ejemplo del 8 al 14 de marzo pasados, cuando los agentes de tráfico detectaron (tras controlar 327.414 vehículos) a 192 menores que viajaban sin el sistema de retención apropiado.

Multa de 200 euros

Los sistemas de retención son obligatorios para los menores de edad con una altura igual o inferior a 135 centímetros. Que viajen sin ellos supone una sanción de 200 euros por infracción grave del reglamento de circulación.

Hasta qué edad deben usarla

Los niños deben viajar en coche con una silla infantil adecuada hasta que tengan una estatura superior a los 1,35 metros, normalmente alrededor de los 12 años.

Aunque ya no sea obligatorio una vez los niños han alcanzado la altura de 1,35 metros, la Dirección General de Tráfico (DGT) recomienda usar la silla si es posible hasta que el niño mida 1,50. Han de hacerlo siempre en los asientos traseros, salvo excepciones:

  1. Cuando el vehículo no disponga de asientos traseros.
  2. Cuando todos los asientos traseros estén ya ocupados por otros menores de las mismas características.
  3. Cuando no sea posible instalar en dichos asientos traseros todos los sistemas de retención infantil.

Cómo deben viajar los niños

Se recomienda, de modo general, que los niños viajen en el sentido inverso a la marcha el mayor tiempo posible, pero deben seguirse las recomendaciones del fabricante respecto a la talla, el peso máximo autorizado para cada modelo y la colocación en el vehículo.

Qué tipos de sillas existen

Los sistemas de retención infantil deben estar homologados de acuerdo con las dos normativas europeas vigentes: ECE R44/04 y ECE R129, también conocida como i-Size.

La primera divide los dispositivos en función del peso del pequeño.

  • Grupo 0. Hasta 10 kilos (aproximadamente 9 meses).
  • Grupo 0+. Hasta 13 kilos (aproximadamente 15 meses).
  • Grupo I. De 9 a 18 kilos (desde los 8 meses hasta los 3 o 4 años).
  • Grupo II. De 15 a 25 kilos (desde los 3 hasta los 7 años, aproximadamente).
  • Grupo III. De 22 a 36 kilos (desde los 6 hasta los 12 años, aproximadamente).

Las sillas con homologación ECE R-129 o i-Size son más seguras y exigen el uso del sistema de anclaje Isofix. Su etiqueta las clasifica por la altura del bebé.

  • Entre 45 y 75 cm. El portabebés dispone de arneses propios y debe ir instalado en sentido contrario a la marcha del vehículo.
  • Hasta 105 cm. Debe instalarse también en sentido inverso, cómo mínimo, hasta que el niño cumpla los 15 meses, aunque se recomienda su uso hasta los 4 años.
  • De 105 a 150 cm. Se sitúan en el sentido de la marcha y no tienen limitación de peso. Están recomendadas para niños de entre 3 y 4 años y hasta los 12. Corresponden a los dispositivos de los del grupo 2 y 3 de la normativa R44/04. Llevan respaldo obligatoriamente.

Diez medidas imprescindibles

La Alianza Española por la Seguridad Vial Infantil (que engloba a fabricantes de sistemas de retención, clubes automovilísticos, universidades, pediatras, médicos de urgencias, la DGT, el Servei Catalá del Transit, la Dirección de Tráfico del País Vasco y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, entre otras entidades y asociaciones) creó el Decálogo de la Seguridad Vial Infantil en 2018.

1. Lleva siempre al niño sujeto en un sistema de retención infantil adecuado a su tamaño y peso, por corto que sea el trayecto. Y nunca, bajo ningún concepto, dejes al menor solo o sin la supervisión de un adulto.

2. Utiliza siempre sillas homologadas y si es posible opta por la normativa más actual, ya que las exigencias de seguridad son mayores. Comprueba la etiqueta de homologación, en la que se debe indicar la talla y/o el peso para los que se ha homologado el producto.

3. Para comprar un sistema de retención infantil, acude a un centro especializado en el que te asesorarán sobre las necesidades del niño, y te explicarán las características de cada silla y su instalación. Lee detenidamente las instrucciones de la silla asegurándote que su instalación es absolutamente correcta y guárdalas para futuras consultas.

4. No compres sillas de segunda mano, ni aceptes aquellas que han sido utilizadas previamente durante un largo periodo de tiempo. Y tras un accidente la silla debe ser sustituida.

5. El vehículo y la silla infantil actúan de forma conjunta. Antes de comprar una, verifica el sistema de anclaje de tu vehículo (i-Size, ISOFix y/o cinturón de seguridad), y busca una silla que se adapte a él.

6. Coloca siempre al niño en las plazas traseras del vehículo. Y recuerda subir y bajar al menor por la parte segura de la vía (como la acera). Si únicamente puedes colocarla en la plaza delantera, desconecta el airbag delantero si la silla se instala en sentido contrario a la marcha.

7. Se recomienda llevar al niño en sentido contrario a la marcha el mayor tiempo posible, respetando las limitaciones establecidas por los fabricantes de sistemas de retención infantil y del vehículo. Ajusta siempre bien los arneses o cinturones al cuerpo del niño, sin holguras.

8. Para los niños de más edad es aconsejable utilizar sillas con respaldo al menos hasta los 135 centímetros de estatura, ya que proporciona más protección frente a los impactos laterales, y mejoran la eficacia del cinturón de seguridad.

9. Nunca viajes con objetos sueltos, ni pongas equipaje o mascotas en el vehículo al lado de los pequeños. En caso de frenazo o impacto, pueden salir despedidos y provocar lesiones graves en el niño.

10. En caso de accidente, y siempre que sea posible, hay que sacar al niño del coche accidentado en su sistema de retención infantil, y nunca sacar al menor en brazos (salvo riesgos inminentes).

Para viajar en moto

Muchos padres y madres optan por el escúter para llevar a sus hijos al colegio y evitar los atascos de primera hora de la mañana en las grandes ciudades. Pero ¿cómo y cuándo se puede circular con un niño como pasajero?

La normativa es clara: permite llevar a menores en moto siempre que tengan más de 12 años. Y, excepcionalmente, también permite llevarlos a partir de 7 años siempre y cuando el conductor sea el padre, la madre, el tutor o una persona mayor de edad autorizada por ellos.

Más allá de la edad del pequeño, hay otras normas que se deben cumplir. Para empezar, la motocicleta o ciclomotor debe estar homologada para llevar un pasajero: en el permiso de circulación se indica si tiene una o dos plazas de asiento. En segundo lugar, hay que proteger al niño con un casco reglamentario y que sea de su talla. El incumplimiento de cualquiera de estas dos medidas se considera infracción grave y acarrea una sanción de 200 euros.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no