Eléctricos

Coches eléctricos con aire retro, el futuro que viene del Este

Grandes marcas y fabricantes minoritarios recuperan la esencia del siglo XX para electrificar modelos históricos o para crear nuevos coches.

coches electricos

Jaguar presentó en 2017 el Type-E Zero, un coche eléctrico basado en el mítico Jaguar E-Type Roadster Serie 1.5 de 1968. Capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,5 segundos, es un ilustre representante de una tendencia incuestionable en el mundo de la automoción. Las marcas, grandes, pequeñas e independientes, apuestan por la electrificación de los clásicos.

En los países del este de Europa es donde más se está apostando por crear modelos eléctricos con líneas clásicas, o incluso retroelectrificar modelos populares. Es el caso del Trabant, originario de Alemania Oriental. La compañía tecnológica ReeVOLT creó el e-Trabant, un kit de transformación para transformar este vehículo en eléctrico. La idea nació en 2015 de una agencia de turismo de la isla alemana de Ruegen que pidió la colaboración a esta empresa para crear una flota de coches de alquiler de este tipo.

Por otra parte, el año pasado apareció el Luka EV, de MW Motors, un eléctrico fabricado en la República Checa con una carrocería de diseño retro de 4,05 metros de longitud y una autonomía de 300 kilómetros, que recuerda enormemente al mítico Karmann Ghia.

Otro modelo de inspiración clásica es el retrofuturista Kalashnikov CV-1, un giro inesperado del fabricante de armas ruso, que está inspirado en el IZh-21251, un coche ruso que perduró desde 1973 al 1997. La empresa ha incluido en este modelo amplias prestaciones que podrían hacerle competir incluso con los modelos Tesla de Elon Musk.

Una copia rusa

Desde Rusia llega también el Aviar Motors R67, una réplica eléctrica del legendario ‘muscle car’ Ford Mustang Fastback de 1967. Lleva dos motores, uno por cada eje para convertirlo en un vehículo con tracción total y su fabricante asegura que acelera de 0 a 100 km/h en sólo 2,2 segundos y que tiene una autonomía de 510 kilómetros.

En Estonia ha aparecido el Nobe 100, un atractivo coche eléctrico de tres ruedas, que supone un reflejo retro de automóviles antiguos con este aspecto, tanto por dentro como por fuera, y que comparte con el Morgan EV3, otro modelo eléctrico conceptual estilo años treinta que apareció en 2017. Parece que el Nobe 100 se comercializará este mismo año.

El BMW Isetta, uno de los coches más emblemáticos de la cultura pop por su aspecto, también tiene su réplica eléctrica, el Microlino. Creado por la compañía suiza Micro Mobility Systems, que será fabricado en Alemania este mismo año.

La apuesta por los ‘neo-retro’

Muchas marcas, más que recuperar líneas clásicas, se centran más en revivir modelos que recuerden a los clásicos pero con un aspecto mucho más futurista y renunciando a los materiales que tanto se echan de menos al hablar estrictamente de este tipo de coches: cromados, faros de vidrio, detalles en madera…

Honda, por ejemplo, ha anunciado la llegada en 2019 de la versión neo-retro del Honda Civic de los 70 bajo el nombre de Urban e Prototype y cuyo aspecto es una réplica actualizada al siglo XXI de uno de los coches de más éxito de la marca japonesa.

Honda e Prototype

Honda comenzará la producción del e Prototype a finales de año.

Otro ejemplo es la versión eléctrica de Citroën Mehari, bajo el nombre E-Mehari, que se comercializa desde hace tiempo y que ofrece  un aspecto bastante cambiado con respecto al clásico, aunque en cierto modo lo recuerde.

Porsche habla de recuperar el 911 en versión eléctrica, Toyota también ha dejado caer la idea de hacer lo mismo con el MR2 y Peugeot ha sacado el Peugeot e-Legend, su prototipo de deportivo retro 100% eléctrico que rinde un merecido homenaje al 504 Coupé.

Y lo último ha sido la presentación en el Salón de Ginebra 2019 del Volkswagen del I.D. Buggy, que podrá superar las dunas con una versión cero emisiones.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no