Opinión

Baterías o multas millonarias

A partir del año que viene las emisiones medias de CO2 de los modelos que matricule cada marca en Europa no podrán superar los 95 g/km.

Baterías

Nissan Leaf e+.

La primera carrera empieza el 1 de enero y la parrilla de salida se está formando ya. Pero los nervios invaden los cuarteles generales porque cada prueba será imprescindible para seguir vivo en el campeonato.

A partir del año que viene las emisiones medias de CO2 de los modelos que matricule cada marca en Europa no podrán superar los 95 g/km. Y cada gramo de más supondrá una sanción de 95 euros multiplicada por el número de coches vendidos.

Así que, si son un millón, habrá que pagar 95 millones de euros por gramo de más, más de mil millones en muchos casos: en 2017 la media fue de 120,5 g/km y solo Toyota bajó de 100 g/km.

La mejor y casi única solución a corto plazo para evitar tales sangrías es vender muchos eléctricos, incluidos los híbridos enchufables. Como cada uno puntúa como dos térmicos, puede ser rentable vender sin beneficio y hasta perdiendo algo si compensa para pagar menos. Por eso la mayoría de las marcas se han lanzado a la carrera.

Aparte de Tesla, que juega otra liga, aunque pronto lo hará en la de todos, los pioneros de Nissan y Renault, y los BMW i, parecían en la pole, pero con el bajo retorno de sus inversiones parecen estancados. Los primeros al menos tienen un as en la manga: “Ya ganamos dinero con los eléctricos”, declaraba en Ginebra a EL PAÍS Olivier Murguet, director mundial de ventas de la francesa. Lo demás está por ver, y el detalle será clave.

Por ahora, los coreanos de Hyundai y Kia van marcando los mejores cronos, con los Kona y Niro EV de liebres en plena forma. Al fondo, en los boxes de Volkswagen la actividad es frenética, y aunque sus veloces y ligeros I.D. salgan a pista más tarde, darán guerra.

Los chinos trabajan a destajo tras la muralla, en contraste con británicos y americanos, unos desorientados por el Brexit y los otros dormidos en la verborrea de Trump. La incógnita son los japoneses, que, salvo Nissan, mantienen un silencio sepulcral. Honda apenas ha empezado a rodar, y el temor es Toyota, que tiene músculo y poderío para demarrar. Las espadas están en alto y la batalla no ha hecho más que empezar.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no