Pruebas

Kia Rio, una compra casi maestra entre los coches asequibles

Por 13.300 euros, ofrece un motor de 100 CV con etiqueta ECO, sirve para viajar e incluye aire, llantas y hasta siete años de garantía.

Kia Rio 2021

El Rio mide 4,06 metros, puede cumplir como coche para todo y tiene consumos bajos. / Kia

Puede que no sea el utilitario con el diseño más sugerente, ni tampoco el más dinámico o el que transmita mayor refinamiento. Pero el Kia Rio lo hace todo más que correctamente y se acerca al concepto de compra maestra por su casi imbatible relación entre calidad y precio.

El modelo de la marca coreana se acaba de poner al día y, por un precio ajustado de 13.300 euros, permite acceder a un coche que sirve para cualquier uso, viene bien equipado y tiene además etiqueta ECO y siete años de garantía (o 150.000 kilómetros). Es de esos modelos que llevan el automóvil a los terrenos más racionales.

Kia Rio, un utilitario con argumentos

La tarifa señalada, que incluye descuento directo y promoción por financiar la compra con Kia, corresponde a la versión intermedia, no la básica, y se asocia a un motor 1.0 T-GDi o turbo de gasolina con 100 CV, cambio manual de seis marchas y distintivo ECO, porque incluye hibridación ligera o MHEV.

La potencia permite afrontar viajes, y el sello ambiental aporta beneficios para acceder y estacionar en los cascos urbanos de las ciudades. Además, el equipamiento de serie resulta bastante completo e incluye aire acondicionado, llantas de aleación, elevalunas y retrovisores eléctricos, ordenador de viaje, puerto USB, bluetooth y hasta luces de conexión automática.

Vistoso y con suficiente espacio

El Rio actualizado mide lo mismo, 4,06 metros de largo, y sigue ofreciendo un interior con cinco plazas de buena amplitud y un maletero de 325 litros. Y por espacio, puede cumplir incluso como coche único para una pareja sin hijos o con un niño pequeño.

En las plazas traseras pueden acomodarse adultos con cierta holgura, y el asiento puede plegarse para ampliar el maletero y poder llevar bultos grandes como una bicicleta.

El interior no recoge materiales lujosos, más bien sencillos, pero presenta un diseño vistoso y transmite sensación de estar bien construido.

Más completo que sus rivales

El Kia Rio compite con otros utilitarios similares como los Dacia Sandero, Ford Fiesta, Renault Clio y Seat Ibiza. Y menos el Sandero, sale más económico. Todos tienen versiones equivalentes en potencia y con distintivo ambiental ECO.

El Sandero es un utilitario de bajo coste, el más asequible del mercado, pero con un motor de 100 CV (funciona también con GLP y por eso es ECO) y aire acondicionado, sube a 13.050 euros. Y, aparte de que su diseño y calidad de conjunto son inferiores a los del Kia, viene menos equipado y las llantas, entre otras cosas, se pagan aparte.

Los Fiesta, Clio e Ibiza tiene una calidad de conjunto ligeramente superior, pero salen también más caros y están menos equipados (ninguno incluye llantas de aleación, por ejemplo): el Ibiza sube a 14.120 euros (motor de 90 CV que funciona también con GNC), el Fiesta a 16.630 (125 CV con hibridación ligera) y el Clio a 16.960 (100 CV y GLP).

Tacto suave y bajo consumo

El Rio es un coche fácil y agradable de conducir. Los mandos, de la dirección al cambio y los pedales, tienen un tacto suave y se manejan sin apenas esfuerzo. La postura al volante es cómoda y ergonómica, y se dispone de buena visibilidad en todas direcciones.

La suspensión, de buen ajuste, contribuye a la suavidad general, y el motor completa el conjunto y proporciona prestaciones sobradas para un uso normal: los 100 CV permiten acelerar de 0 a 100 km/h en 10,4 segundos y alcanzar 188 km/h.

El consumo también se suma a los puntos fuertes, y gracias a la hibridación ligera, homologa un gasto medio oficial de solo 5,1 litros cada 100 kilómetros. En las pruebas ha subido a unos seis litros en el uso diario, mezclando calles y autovías de circunvalación, a 6,5 litros en autopista y a 7 con tráfico denso.

Los puntos débiles

Son básicamente dos: la insonorización del interior y la respuesta del motor a bajas revoluciones. Pero los dos son asumibles y casi nunca llegan a molestar.

El aislamiento acústico de la cabina podría mejorar. En ciudad apenas se nota, pero en carretera y sobre todo en autopista se vuelve rumorosa.

Sobre el motor, le falta un poco de respuesta cuando está muy bajo de vueltas, como sucede al iniciar la marcha. Así, al salir de un semáforo, no se tiene apenas brío hasta que alcanza unas 2.000 revoluciones y el turbo empieza a entrar en acción.

Sin embargo, es un efecto habitual en bastantes mecánicas turbo actuales de baja cilindrada y tres cilindros.

La batería extra del sistema microhíbrido se ubica en el maletero e impide llevar rueda de repuesto, pero lo mismo les sucede al resto de sus rivales, que tampoco pueden integrar un neumático de recambio.   

Equipamiento completo

De vuelta a los puntos fuertes, el equipamiento resulta superior al que suelen llevar los utilitarios de este rango de precio. Y es que, aparte del aire, las llantas, el ordenador y los elementos antes mencionados, suma botón de arranque, sensor de presión de ruedas, un volante multifunción con ajuste en altura y profundidad y detalles que se agradecen como la guantera y el maletero con iluminación.

Por 800 euros más se puede montar el paquete Style, que resulta recomendable porque reúne climatizador, pantalla central de ocho pulgadas, conexión para móviles Android Auto y Apple Car Play, manillas interiores de puertas metálicas (en lugar de plásticas) y una red de sujeción para los objetos sueltos del maletero.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no