El Kia Sportage lleva el SUV compacto a otro nivel

La quinta generación del Sportage se sitúa ya muy cerca de algunos SUV premium por su tremenda calidad y un equipamiento sorprendente.

Kia
El Kia Sportage cuenta con versiones de entre 150 y 265 CV.

La unidad de pruebas del Kia Sportage corresponde a la más alta de gama, y tiene un nombre kilométrico, ahí va: 1.6 TGDi MHEV 180CV 7DCT 4×4. Falta el acabado, también el superior: GT-line. Resumen, que con la pintura en doble color (techo negro) y las acciones promocionales aplicadas, también su precio es considerable: 44.827 euros.

Puede parecer mucho. Bueno, es mucho. Pero esta prueba revela que el vehículo ofrece mucho a cambio. Y es que la quinta generación del SUV compacto coreano mejora en todo a la anterior, y eso que ya alcanzaba un nivel muy alto.

El Sportage ha dado el salto más grande hasta ahora entre generación y generación, debido en buena parte a que este nuevo modelo ya ha sido desarrollado en exclusiva para Europa, donde el segmento SUV acapara la mayoría de las ventas.

Estética evolucionada

Por fuera su cota más diferenciada es la longitud, que aumenta en tres centímetros, ya que altura, anchura y distancia entre ejes solo lo hace en uno.

En frontal, las ópticas matriciales Led de serie en este acabado no solo llaman mucho la atención, sino que proporcionan una iluminación sobresaliente. En la zaga, el nombre de Kia cobra mucho protagonismo en un gran portón que da paso a uno de los mejores maleteros de este segmento y que cuenta con una capacidad de más de 560 litros.

Kia
El maletero del Sportage es uno de los mejores de su segmento.

Completa su imponente aspecto unas llantas de 19 pulgadas también de serie en este acabado GT-line.

Interior refinado y futurista

Si su estética exterior llama la atención a su paso, más lo hace acceder a su habitáculo. Y es que, para empezar, tras el volante se ubican dos pantallas de 12,3 pulgadas ligeramente curvadas hacia el conductor.

A destacar la definición de las cámaras frontal y trasera, con más calidad de las que se pueden ver en algunas marcas europeas con mayot bagaje en esta tecnología. Además, las recreaciones que hace de tipo cenital y desde un lado, están realmente bien conseguidas.

Kia
Tras el volante, dos pantallas de 12,3 pulgadas. La central, táctil.

Con una muy buena calidad percibida, también destaca la consola central, entre conductor y copiloto, donde se ubica, por ejemplo, el mando giratorio del cambio automático con acoplamiento electrónico y cuya única pega es que el paso de la marcha atrás a la ‘D’ para circular de frente no es muy rápido. Otra ruleta más pequeña permite cambiar entre los tres modos de conducción: Eco, Normal y Sport, con el cambio consecuente en la tipografía de los relojes.

Por cierto que, en estos relojes, al accionar cualquiera de los intermitentes, se sustituye la esfera del lado activado por la imagen exterior del ángulo muerto hacia el que se vaya a girar.

Si se trata de los asientos, la comodidad de los delanteros entra en competencia directa con algunos SUV ‘premium’. Detrás, sus pasajeros pueden viajar con bastante comodidad ya que, entre otras cosas y aunque esta versión cuenta con tracción integral conectable, dispone de un suelo muy plano.

Eso sí, la banqueta no es corredera, aunque los respaldos sí que se pueden reclinar. Lo compensa con calefacción en ellos y, sobre todo, con dos tomas para cargar el móvil en sendos laterales de los asientos delanteros, una curiosa, pero muy práctica ubicación.

Con etiqueta ECO

En la nueva gama mecánica del Sportage, la electrificación ha adquirido un claro protagonismo y, de hecho, el motor de esta unidad se trata de un 1.6 T-GDI de gasolina, pero con una microhibridación que le sirve, sobre todo, para llevar la etiqueta ECO en el parabrisas.

Y es que el consumo medio obtenido en esta prueba, hecha sobre todo en carretera a ritmos de la vía, ha sido algo alto, ya que ha rondado los 8 l/100 km. Eso sí, los 180 CV de este motor resultan más que solventes para mover sus casi 1.700 kilos de peso y, sobre todo en el modo Sport, con una sorprendente y eficaz contundencia, sin pérdidas de tracción.

Kia
A pesar de sus 180 CV, no hay pérdidas de tracción.

A esta agilidad ayuda el cambio automático de siete velocidades y doble embrague, gracias a un trabajo a tiempo (no es el más rápido, pero tampoco de los más lentos) y sin titubeos. En el modo Eco, tiene a bien activar el punto muerto en algunas situaciones (no siempre que se deja de acelerar) y dejar al Kia avanzar por inercia y sin prácticamente consumo de combustible.

En condiciones normales, se circula con tracción delantera, pero si se pierde agarre, desvía una parte de la tracción al eje posterior. Y en el centro de la ruleta que maneja los modos, se puede bloquear la tracción integral al 50% en cada eje, para superar alguna situación en la que se complique la adherencia, pero se desactiva al superar los 60 km/h.

Kia
El interior ofrece una calidad en materiales y ajustes muy, muy alta.

Respecto a la dirección y amortiguación, ambos elementos del chasis están claramente orientados hacia el confort. Y es en los viajes largos en los que este Sportage resultará de lo más convincente porque, además, este acabado GT-line junto a la tracción integral, cuenta con amortiguadores de dureza variable que van adaptando su firmeza constantemente gracias a unos sensores de aceleración vertical que tiene tanto en el eje delantero como en el trasero.

Equipamiento premium

Ya se han repasado diversos elementos que pudieran corresponder perfectamente a coches de más calado, pero también este acabado, el más alto de gama, cuenta con otros sistemas que no dejan de sorprender en una marca generalista.

Kia
Parte de su extenso equipamiento de serie: asientos calefactables y refrigerables.

Entre ellos se pueden encontrar, por ejemplo, cargador inalámbrico, asientos calefactables (también detrás) y refrigerables, portón con apertura manos libres, sistema de sonido premium Harman Kardon (una marca que, por ejemplo, colabora con Mercedes)….

A todo esto, y más, habría que sumar una batería de asistentes, entre los que destaca el control de crucero inteligente y adaptativo, el reconocimiento de las líneas del carril o el sistema de prevención de colisión en salida de aparcamiento marcha atrás.

En resumen y aunque el precio de esta versión es alto, después de todo lo visto, el nuevo Kia Sportage se presenta como una inmejorable opción para quien busque un SUV con mucho equipamiento, espacio a bordo y tecnología de última generación.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Sobre la firma

Alfredo Rueda

Periodista especializado en motor desde hace más de 20 años, ha trabajado en diferentes gabinetes de prensa (Federación Española de Automovilismo o Circuito del Jarama) y medios especializados (Motor 16, Marca Motor o Auto Bild). Apasionado de coches, motos y, ahora también, de los cacharros con alas.

Más Información

BMW X1: más grande y más eléctrico
Venta coches septiembre 2022

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no