Pruebas

Mitsubishi Eclipse Cross, un familiar campero diferente

El nuevo SUV compacto de la marca reúne un traje original, amplitud y potencia a buen precio

Mitsubishi Eclipse Cross

Un todocamino para competir con el Nissan Qashqai, el Seat Ateca y otros modelos similares.

Cambiar precio por valor. Si el ASX, el SUV más pequeño de Mitsubishi, apuesta por anunciar tarifas económicas, de las más bajas del mercado, el nuevo Mitsubishi Eclipse Cross, el siguiente escalón en tamaño, modifica el enfoque y busca reunir imagen, potencia y espacio a buen precio. Es su estrategia para competir con los Nissan Qashqai, Seat Ateca y otros competidores similares.

El último familiar campero de este fabricante japonés llegará en diciembre, desde 21.400 euros (promociones ya descontadas de 4.500 euros en total) y aunque cuesta más que las versiones de acceso de los rivales ya indicados, aporta un propulsor más grande: 1.5 turbo de gasolina, cuatro cilindros y 163 CV, frente a los tres cilindros de 115 CV de los otros. Y suma también un equipamiento de serie superior. Así, enriquece sus atributos y busca pasar de ofrecer el mejor precio al mayor valor.

Pero la oferta comercial no es el único argumento del Mitsubishi Eclipse Cross, que presenta asimismo una imagen original y diferente. Tiene la altura y solidez habituales en los SUV, pero a la vez aplica rasgos deportivos, como su línea de estilo cupé, una combinación atípica. Y el resultado destaca por su personalidad, aunque recoge también detalles discutibles, como las luces posteriores, que forman una banda que divide en dos la luna trasera y parecen un alerón algo estrambótico.

Gasolina, diésel e híbrido

La gama se limita por ahora al motor 1.5 de gasolina, disponible con tracción delantera y cambio manual o automático, y con tracción 4×4, en este caso solo con caja automática, que es de tipo CVT y tiene un funcionamiento mejorable, porque resbala al acelerar y resta rendimiento. La versión más recomendable es por tanto la 4×2 con cambio manual, que permite aprovechar mejor la potencia y anuncia 6,6 litros de consumo medio oficial.

Mitsubishi Eclipse Cross

El Eclipse Cross transmite sensación de confort cuando se conduce, gracias a sus suspensiones suaves y buen aislamiento acústico. Además, en diciembre de 2018 llegará un motor 2.2 diésel con cambio automático convencional (convertidor de par) y, más adelante, hacia 2020, podría incluir una variante híbrida, por el momento sin confirmar.

La amplitud interior es otro punto fuerte de este familiar, porque en 4,40 metros de longitud ofrece una cabina desahogada y un maletero de hasta 485 litros. Y desde la versión básica Challenge (21.400 euros) viene bastante completo de serie, con climatizador, llantas de aleación de 16 pulgadas, USB, bluetooth, cámara trasera y frenada automática de emergencia. El siguiente acabado, el Motion (24.000), añade llantas de 18 pulgadas, sistema HUD (proyección de datos frente al conductor), llave manos libres y un equipo multimedia compatible con móviles Android y Apple, aunque, sorprendentemente, no puede integrar el navegador, solo permite reproducir el del teléfono móvil.

Más espacio que diseño

El interior del Mitsubishi Eclipse Cross recoge una calidad de acabados y materiales superior a la media de la marca y equiparable a la de los SUV populares. La presentación, en cambio, resulta algo sobria, aunque incluye detalles modernos como la pantalla central y una superficie táctil que funciona como el ratón de un ordenador y permite acceder a los diferentes menús.

La cabina, eso sí, sobresale por su amplitud, porque acomoda a cuatro adultos de 1,85 metros de estatura sin agobios. Y el maletero varía entre 378 y 485 litros según se coloque la fila posterior, que es corredera, mejora la flexibilidad y viene de serie.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no