Pruebas

Range Rover Evoque: las mejoras están por dentro

El nuevo Range Rover Evoque apenas evoluciona su imagen, pero adopta un interior muy elaborado, avances tecnológicos innovadores y mecánicas híbridas con etiqueta ECO

Range Rover Evoque

Igual de atractivo, pero más completo y sofisticado. La segunda generación del Range Rover Evoque mantiene una imagen continuista, pero evoluciona lo demás y ofrece un interior más elaborado, mecánicas híbridas más eficientes y un comportamiento muy cómodo y eficaz.

Mejora mucho al anterior, y está a la venta desde 50.850 euros (2.0D automático 4×4 de 180 CV), aunque en septiembre llegará una versión básica por 40.000 (2.0D 4×2 de 150 CV). Y es precisamente el precio su gran reto para repetir éxito: cuesta unos 5.000 euros más que las versiones equivalentes de sus grandes rivales, los Audi Q3, BMW X1 y X2, y Mercedes GLA.

El Range Rover Evoque salió en 2011 y es uno de esos coches que llegan muy de vez en cuando y rompen moldes para situarse por encima de sus competidores. Su gran argumento ha sido un diseño poderoso que actualizaba el carisma de Range Rover en un formato más pequeño y asequible. Y con 772.000 unidades vendidas, se ha situado como el modelo más exitoso del fabricante.

La segunda entrega mantiene las medidas, 4,37 metros de largo, y actualiza la receta ganadora minimizando riesgos. Así, refresca su imagen con un frontal más alto y moderniza los elementos –parrilla, faros y tomas de aire– para integrarlos con suavidad y armonía. En el lateral, el Range Rover Evoque adopta una línea de cintura más ascendente que acentúa su línea cupé. Y por detrás mantiene la solidez con unas formas más redondeadas que integran el portón y camuflan los escapes.

El resultado es un coche muy parecido, aunque más elegante y aplomado que recuerda mucho al Velar. En el interior sucede igual, porque adopta un salpicadero como el de su hermano mayor, con la doble pantalla de cristal. Pero aparte de ser más atractivo y sofisticado, con materiales y ajustes de mayor calidad, gana algo de espacio para las piernas atrás y se ha ampliado también un 10% el maletero (581 litros).

APTITUDES 4×4 Y VERSIÓN ENCHUFABLE

El Range Rover Evoque mantiene el ADN de Land Rover y es el SUV de su tamaño mejor dotado para salir del asfalto. Aparte de tener 21 centímetros de altura libre al suelo y poder vadear 60 centímetros de agua, incluye el sistema Terrain Response 2, con cinco programas: Confort, Auto, Arena, Hierba-grava y nieve, y Barro-roderas. Y se eligen en la pantalla situada delante del cambio. Aunque toda la gama equipa el sistema microhíbrido y tiene etiqueta ECO, en marzo de 2020 llegará una versión enchufable (PHEV) con dos motores, un 1.5 turbo tricilíndrico (200 CV) y otro eléctrico (108 CV) con 275 CV en total (no dan la potencia a la vez). Y añade unas baterías (11,3 kWh) que permiten hacer 70 kilómetros en modo eléctrico gastando menos de dos litros (primeros 100 kilómetros).

El Range Rover Evoque se ofrece con seis motores: tres 2.0 turbodiésel de 150, 180 y 240 CV y otros tres 2.0 de gasolina con 200, 249 y 300 CV. Todos están disponibles con cambio automático de nueve marchas y tracción 4×4, y el primero también con un manual de seis y tracción 4×2. Además, equipan un sistema microhíbrido formado por un pequeño motor eléctrico y una batería suplementaria que ayudan en la arrancada hasta llegar a 17 km/h y reducen un 6% el consumo. Y en marzo del año que viene llegará una versión enchufable PHEV de unos 275 CV y 70 kilómetros de autonomía.

En el aspecto dinámico, el Range Rover Evoque estrena suspensiones y un chasis un 17% más rígido y 40 kilos más ligero, aunque la dieta se pierde por su mayor equipamiento. Los motores y el cambio de nueve marchas mueven bien el peso y ofrecen una respuesta más refinada, buenas prestaciones y emisiones ajustadas, con etiqueta ECO en toda la gama (salvo la versión manual). Todas estas mejoras se traducen en un tacto muy suave y preciso, y sobre todo en un confort de marcha sobresaliente, dos detalles que se disfrutan mucho al volante.

Además, lo logra sin sacrificar sus recursos en conducción 4×4, que siguen marcando la diferencia con sus rivales. Incluso puede añadir como opción un equipo de cámaras 360 grados, y otra denominada Ground View, que permite ver incluso lo que hay debajo del tren delantero al circular en el campo.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no