Pruebas

Por qué el Seat León e-Hybrid es el mejor híbrido enchufable en su tamaño

Con unas baterías de 13,2 kWh, el compacto superventas alcanza 64 kilómetros en modo eléctrico y rinde 204 CV. Se vende desde 27.880 euros.

Seat León e-Hybrid

Autonomía eléctrica, prestaciones y equipamiento, los grandes argumentos del León e-Hybrid.

Seat estrena el primer híbrido enchufable en la cuarta generación del León. El superventas nacional está ya disponible con esta mecánica a precios competitivos: desde 34.080 euros en la versión de cinco puertas (27.880 con descuentos y financiando con la marca) y a partir de 35.280 euros en carrocería Sportstourer o familiar (29.080 con todas las ofertas).

Ambos mantienen la habitabilidad de las versiones térmicas, y solo pierden algo de maletero para alojar el módulo híbrido: 270 litros en lugar de 380 en la versión cinco puertas y 470 litros frente a 620 en el familiar. Y se ofrecen en dos acabados, Xcellence y FR.

La misma mecánica del Golf 8 eHybrid

El Seat León e-Hybrid comparte la mecánica con el Golf eHybrid, su equivalente en Volkswagen, pero cuesta 12.000 euros menos que la versión similar del anterior compacto alemán (el Golf 8 e-Hybrid todavía no tiene precio). Así, los dos equipan un motor 1.4 TSi de gasolina (150 CV) y otro eléctrico de 115 CV, que rinden 204 CV en conjunto (no ofrecen la potencia máxima a la vez) y van acompañados de un cambio automático DSG de seis marchas.

Y añaden unas baterías de 13,2 kWh, mayores de lo habitual en sus rivales, que proporcionan hasta 64 kilómetros de autonomía eléctrica, suficientes para los trayectos diarios de la semana de la mayoría de los conductores.

Más potencia que los compactos coreanos enchufables

Estas dos ventajas son precisamente lo que distingue al Seat de sus rivales coreanos (Hyundai Ioniq y Kia Ceed), que rinden solo 141 CV (105 CV de gasolina y 61 CV eléctricos). Y aunque la potencia no aporta mucho en trayectos urbanos, sus mejores prestaciones sí son importantes para poder mantener buenos ritmos de crucero en carretera. Por ejemplo, en entornos rurales en zonas de montaña, pero sobre todo en los viajes, tanto para adelantar con más garantías como para afrontar subidas tendidas una vez se agota la batería, incluso en autopista.

Y es que no hace falta que se trate de puertos tipo Despeñaperros o Somosierra, también en trazados con desniveles más suaves. Porque mientras el Seat León e-Hybrid mantiene los 150 CV de su motor de gasolina, sus equivalentes orientales de Hyundai y Kia se quedan con solo 105 CV, y otros híbridos enchufables como el Megane E-Tech, con 91 CV, cifras muy justas para coches que pesan más de 1.600 kilos y que cuando se viaja con familia y equipaje pueden superar las dos toneladas.

Mejores prestaciones para viajar

Ya con las baterías a tope, la diferencia en prestaciones del Seat con los Hyundai y Kia equivalentes, referencias hasta ahora entre los híbridos enchufables populares es muy significativa: 10,6 para acelerar de 0 a 100 km/h y 178 km/h de velocidad máxima en el Ceed Tourer PHEV, y 10,8 segundos y 171 km/h en el Ioniq PHEV. El Seat León e-Hybrid, en cambio, llega a 100 km/h en solo 7,5 segundos y alcanza 220 km/h. Pero además, una vez agotadas las pilas, el déficit de potencia aumenta el hueco a favor del Seat, y más si se va a plena carga con familia y equipajes.

Autonomía eléctrica superior en ciudad

Otro factor importante que ha sido clave hasta ahora en la competitividad de los modelos de Hyundai-Kia es la capacidad de sus baterías, el elemento que más afecta al precio de los modelos enchufables. Así, el módulo híbrido enchufable del consorcio coreano tiene 8,9 kWh y ofrece 50 kilómetros de autonomía eléctrica oficial en el Ceed Tourer y 52 en el Hyndai Ioniq. En cambio, las del León e-Hybrid tienen 13,2 kWh y amplían el rango de uso eléctrico hasta 64 kilómetros.

El resultado es que la mayor potencia del motor del Seat ayuda a que las baterías tarden más en agotarse en carretera, sobre todo cuando se le pide más esfuerzo al motor, como en subidas largas. Y este detalle, unido a la mayor capacidad de las baterías del Seat León e-Hybrid, contribuye a que se descarguen más tarde e incluso a que sea más difícil o no se lleguen a agotar del todo en muchos trayectos.

Precios competitivos: desde 27.880 euros

En realidad, y salvo la mayor oferta de modelos disponibles con mecánicas enchufables, la principal ventaja de los coreanos son sus tarifas. Por ejemplo, el Kia Ceed Tourer PHEV tiene un precio de salida de 34.900 euros, pero se puede adquirir desde unos 29.000 euros con todos los descuentos, a lo que habría que restar además otra rebaja de otros 4.000 más si se financia la compra con la marca, unos 25.000 como coste final. El Hyundai Ioniq PHEV se vende desde 33.700 euros que se quedan en 26.000 con los descuentos y en unos 23.000 si se financia con la marca.

El Seat León e-Hybrid es más caro, pero la diferencia no resulta exagerada para lo que ofrece. Se vende desde 34.080 euros en carrocería cinco puertas, 30.980 con descuentos y 27.880 si se financia con la marca. Y en la carrocería Sportstourer, la versión equivalente al Kia Ceed Tourer, cuesta 35.280, que se quedan en 32.180 con los descuentos y 29.080 financiando con la marca. La diferencia es significativa, en gran parte por los agresivos descuentos de los modelos coreanos, pero también porque el Seat acaba de salir y solo se ofrece de momento en los acabados superiores FR y Xcellence, que incluyen un equipo de serie más completo.

La elección dependerá en todo caso de las prioridades: las prestaciones, la autonomía eléctrica y el equipo de serie del Seat, frente al precio de los coreanos. En todo caso, el León e-Hybrid compensa sus tarifas más elevadas ofreciendo un conjunto más versátil y completo, en especial si se necesita viajar.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no