Tecnología

Un volante para recuperar la vida y la autoestima

Hyundai cede un simulador de conducción a un hospital madrileño especializado en terapias para pacientes de daño cerebral adquirido.

Daño cerebral

Una paciente con daño cerebral, en el simulador de Hyundai.

Reaprender al volante para recuperar la independencia y la autoestima. A los mandos de un simulador, algunos pacientes del Hospital Beata María Ana de Madrid se esfuerzan en reconducir la vida y sobreponerse a las lesiones cerebrales adquiridas a causa de accidentes cerebrovasculares, traumatismos o enfermedades cerebrales. El dispositivo, cedido por Hyundai, se añade a las terapias de rehabilitación del centro para que los pacientes puedan adquirir de nuevo las destrezas y habilidades necesarias para la conducción.

“Cuando la conducción no es posible, se dificulta la reincorporación a las actividades diarias y se puede producir una pérdida de la identidad personal, junto con un aumento de síntomas depresivos”, resume el doctor Marcos Ríos-Lago, coordinador de la unidad de Daño cerebral del hospital.

En España viven 420.064 personas con esta dolencia, según datos de la Federación Española de Daño Cerebral, FEDACE. El 78% de los casos tienen su origen en un ictus y el 22% restante en traumatismos craneoencefálicos –muchas veces motivados por siniestros viales– y en otras causas minoritarias. Si se logra de nuevo el dominio de un coche, las secuelas psicológicas del daño disminuyen.

“La posibilidad de volver a conducir impacta positivamente sobre la autoestima, la calidad de vida de la persona afectada y las posibilidades de integración social”, recuerda Río-Lago. 

El simulador de Hyundai reproduce el puesto de pilotaje de un coche de competición (el i20 WRC), pero el software se ha adaptado al uso terapéutico. Mediante una conducción suave, el paciente desarrolla un ejercicio inmersivo y recupera las sensaciones con los giros, las frenadas y el control de la velocidad, al mismo tiempo que se concentra en la vigilancia visual y el reconocimiento de señales. El simulador, además, permite recrear escenarios de conducción diferentes que se adaptan a las necesidades de cada usuario. 

El daño cerebral y la conducción

“La llegada del simulador de conducción de Hyundai al hospital refuerza nuestra apuesta por el despliegue de nuevas terapias para la rehabilitación en daño cerebral apoyadas en los avances tecnológicos”, asegura Olga Ginés, directora gerente del centro.

“Una persona con daño cerebral puede volver a conducir con seguridad”, sostiene Luis Montoro, presidente de Fesvial y especialista en seguridad vial, y que ha colaborado con FEDACE para dar a conocer las posibilidades de conducir con seguridad tras una lesión. Las claves para ello, siempre que un especialista lo aconseje, son recibir “el entrenamiento adecuado” y hacer en el vehículo “las adaptaciones pertinentes”. Según recuerda la federación, hay sistemas que ayudan a la aceleración del vehículo, pomos para manejar con una sola mano el volante o cristales reflectantes especiales que mejoran la visibilidad. 

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no