Así era el coche preferido de los pescadores

El Citroën BX brilló con luz propia en el segmento de las berlinas medias populares por la modernidad de su diseño y su gran versatilidad.

La relevante historia del BX se origina a finales de los 70, un momento en los que la marca francesa pasaba por uno de los periodos más críticos de su historia. Pero su arriesgada apuesta tuvo éxito y el BX consiguió pasar a la posteridad como uno de los modelos de Citroën más vendidos.

Estética original, gran polivalencia y mecánica avanzada. En 1976, Citroën había sido comprada por Peugeot y en esos momentos se encontraba muy debilitada en cuanto a la oferta. Su gama había menguado drásticamente tras la desaparición sin relevo de la berlina deportiva SM y el cese de la producción del icónico DS.

La gama de la prestigiosa firma, otrora muy completa, se había reducido a la berlina popular GSA, que ya derivaba del anterior modelo GS y empezaba a estar obsoleta frente a la pujante competencia, el compacto popular Visa, desarrollado a partir del Peugeot 104, y el utilitario LN, que en realidad era el mismo 104 maquillado de Citroën. 

BX 14 RE (1982)

Diseño Bertone

En este contexto, que no casaba en absoluto con la prestigiosa e innovadora tradición de la marca, Citroën necesitaba un lanzamiento que le devolviera el renombre que siempre tuvo. Y fue precisamente ese objetivo con el que empezó a pergeñarse lo que acabaría siendo el BX, un modelo que sería decisivo en la firma de los chevrones. 

Inicialmente se presentaron dos bocetos de cómo debería ser el futuro modelo. Uno propio de la marca y otro propuesto por el reputado estilista Marcello Gandini, que por entonces trabajaba para el estudio de diseño Bertone. Con buen criterio, los responsables del proyecto se decantaron por este último, lo que abriría desde entonces una larga y fructífera colaboración entre Citroën y la firma italiana. 

El BX fue el primer Citroën desarrollado por ordenador.

Se tardaron cuatro años en desarrollar definitivamente el proyecto, siendo el primer modelo de Citroën cuyo diseño fue asistido por ordenador y lo primero que destacaba en sus formas fue una ruptura total con el estilo precedente.

De líneas angulosas en contraposición a las redondeces de modelos anteriores, destacaba también por una silueta aerodinámica, pero sobre todo por su interior espacioso y revolucionario que sorprendió en su presentación durante el Salón de París de 1982 por un salpicadero muy geométrico y futurista, pero que conservaba el volante de un solo brazo que ya caracterizaba a los modelos de la marca desde la década anterior. 

El interior del BX destacaba por su modernidad.

Suspensión hidroneumática

Desde el inicio de su comercialización, los BX más asequibles ofrecieron motores de gasolina Peugeot de 62 y 72 CV. Pero en la versión superior 16 TRS estrenó la nueva mecánica XU de aluminio y culata de 16 válvulas de 90 CV que tantas satisfacciones daría posteriormente al grupo PSA.  

Sin embargo, una de las particularidades mecánicas más interesantes que diferenciaba al BX del resto de sus competidores fue la suspensión hidroneumática que heredó de las exitosas berlinas que le precedieron.

BX Break (1985)

Este sistema permitía al conductor regular la altura del coche mediante una palanca situada junto al freno de mano. Con ello, el BX podía circular más pegado al asfalto por las buenas carreteras o, cuando lo hacía sobre firmes irregulares o pistas de tierra, aumentar a voluntad su distancia libre al suelo. 

Además, disponía de una posición especial para cambiar la rueda con mayor facilidad en caso de pinchazo. En una época en la que no existía aún el concepto SUV, el BX ofrecía una alternativa de vehículo polivalente y mucho más barata que un modelo especial de todoterreno a la hora de abandonar el asfalto.

Carrocería Break y versión GTi 

Y precisamente por estas características tan camperas, se haría muy popular entre los pescadores de caña que, con el BX, podían acceder más fácilmente por los caminos hasta la ribera de los ríos, pantanos o la misma playa. Otro tanto ocurrió también entre muchos cazadores que, al subir la suspensión, podían circular sobre las pistas de las fincas con mayores garantías de no dañar los bajos del coche.

BX 16 RS (1983)

Además, el amplio maletero modulable, y la accesibilidad del práctico portón trasero resultaban ideales para disfrutar con todo el equipo de las diversas actividades al aire libre.  

La versatilidad del BX se reforzó al poco tiempo al incorporar a la oferta un económico motor de gasóleo de 65 CV al que seguiría una versión turbodiésel más potente de 90 CV y la opción de una carrocería familiar Break, 17 centímetros más larga para mejorar aún más la capacidad de carga. Además, en 1989, el modelo añadió a su gama una variante del GTi con tracción 4×4 de tipo permanente para poder avanzar con seguridad por las superficies más deslizantes, algo insólito para la época en una berlina de corte popular. 

BX 4×4 (1986)

Mundial de Rallyes

En lo deportivo, el BX también tuvo en su época un protagonismo reseñable ya que su catálogo se enriqueció inicialmente con una versión GTi de 125 CV, seguida por otra GTi 16S, que llevaba inyección electrónica y presentaba una imagen más agresiva. Fue la mecánica más deportiva que rendía una potencia de 160 CV y concedía al BX una impresionante velocidad máxima de 220 km/h.  

BX GTI (1986)

El BX incluso se permitió competir en el Campeonato Mundial de Rallyes de 1986 con una versión especial 4TC de Grupo B, disputando a lo largo de esa temporada las tres pruebas míticas de Montecarlo, Suecia y Acrópolis. 

BX 4TC de rallye (1986)

El BX cumplió de sobra con su misión de renovar el prestigio de Citroën durante sus once años en activo, en los cuales registró unas ventas totales de 2.315.740 unidades, buena parte de ellas producidas en la factoría española de Vigo.

Fue un coche que todavía ostenta el honor de permanecer entre los cinco modelos más vendidos en la historia de Citroën, por detrás de los 2CV, C4, ZX y GS/GSA, dando término a su carrera en 1993 cuando fue sustituido por el ya más moderno Xantia.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, X o Instagram

Sobre la firma

Juan Luis Soto

Cuatro décadas informando sobre el mundo del motor y probando coches de todas las categorías. Después de trabajar en diversos medios especializados (Velocidad, Auto1, Solo Auto, Motor 16, Car and Driver, EcoMotor...), ahora en Prisa Media para seguir cubriendo la actualidad en plena revolución tecnológica del automóvil.

Más Información

MG Coche
El significado desconocido de los cuatro aros del logotipo de Audi, una marca relacionada con la antigua Roma

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no