Actualidad

¿Cuál es la multa por entrar en una zona de bajas emisiones?

Las ciudades controlan cada vez más el acceso de los coches más contaminantes, Bélgica es el país con las mayores sanciones y Barcelona destaca entre las ciudades más severas.

Etiqueta ambiental DGT

Los coches sin etiqueta ven limitada su movilidad en las grandes ciudades. / álvaro garcía

Una de las medidas más controvertidas para evitar el exceso de contaminación en las ciudades es la creación de zonas de bajas emisiones (ZBE). Su implantación ha afectado primero a las grandes capitales, donde ha ido ganando terreno tanto en sus exigencias como en la superficie de su aplicación. 

Y todo indica que estas áreas con especial vigilancia van a crecer de forma exponencial. Por ejemplo, en España serán obligatorias desde 2023 en las ciudades con más de 50.000 habitantes, por lo que afectarán a un total de 149 municipios. Y la Ley de Cambio Climático obligará también a otras 410 poblaciones, las que superen los 20.000 residentes, a aplicar protocolos específicos para controlar que los niveles de gases contaminantes no superen los niveles tolerados. 

El acceso al centro de los coches sin etiqueta medioambiental, excluidos por sus excesivas emisiones, está ya sancionado en algunas ciudades españolas. Y desde 21 de marzo, no hacer caso de esas restricciones está considerado como una infracción grave por la propia DGT. 

Dependiendo de los países, las multas por infringir estas restricciones urbanas son muy variables, como revela un estudio comparativo de Confused. Los datos de esta consultora británica, especializada en seguros de coches, dicen que Bélgica es el país más severo a la hora de aplicar las nuevas imposiciones. Y en concreto su capital Bruselas, que sanciona con 350 euros a los vehículos más contaminantes que entren en su zona restringida. Es la multa más cara del mundo por este motivo. 

La ZBE de Barcelona 

Otras poblaciones belgas, como Amberes o Gante aplican asimismo cuantías elevadas a este tipo de infracción. Allí se cobran 150 euros la primera vez, y 250 y hasta 350 euros si se repite la contravención.  

Atendiendo a la cuantía de las multas, las siguientes en la lista son ciudades de los vecinos Países Bajos. Las administraciones castigan con 100 euros a los coches que entren sin permiso en las zonas restringidas.

Esta cuantía es la misma que aplicaba hasta ahora el Ayuntamiento de Barcelona por entrar al centro con un vehículo sin etiqueta medioambiental. Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha anulado su ZBE tras interponer 70.000 denuncias durante el pasado año.  

Por detrás de las ciudades mencionadas, se sitúan Londres (96 euros), Estocolmo (94 euros), las grandes urbes francesas (80 euros), Roma (70 euros) y las principales poblaciones noruegas (29 euros).  

Multa dentro de la M-30 a partir del 1 de mayo

En el caso de Madrid, la multa por infringir el acceso restringido se eleva a 200 euros, una cuantía que ha sido unificada por la nueva ley de tráfico para todas las ciudades españolas. Y ahora el Ayuntamiento ha ampliado la ZBE hasta el perímetro de la calle M-30 para todos los coches sin etiqueta. Aunque por el momento el consistorio ha postergado el cobro de las nuevas sanciones hasta el 1 de mayo, aplicando por el momento las denuncias solo a título informativo.   

En la cola de la tabla en el estudio se encuentra Pekín, que es la ciudad donde se aplica la sanción más benévola por acceder con un coche contaminante a su zona restringida (14 euros). 

Sobre la firma

Cuatro décadas informando sobre el mundo del motor y probando coches de todas las categorías. Después de trabajar en diversos medios especializados (Velocidad, Auto1, Solo Auto, Motor 16, Car and Driver, EcoMotor...), ahora en Prisa Media para seguir cubriendo la actualidad en plena revolución tecnológica del automóvil.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no