Actualidad

Cómo se pagará en las autovías: por kilómetro o con viñeta

La tarifa plana y el desembolso por distancia recorrida son las alternativas posibles, y la primera es la más sencilla y rápida de implantar.

pago autovia

Varios vehículos en la autovía de circunvalación de Málaga.

Habrá que pagar por usar las autovías, pero todavía falta saber cómo y cuándo. La fecha parece próxima, pues el Gobierno se ha comprometido con Bruselas a que la recaudación directa esté en marcha en 2024 para garantizar la conservación de las carreteras. Y aunque se sabe que  afectará tanto a los transportistas como a los turismos particulares, se desconoce si se abonará una tarifa plana o una cantidad por distancia recorrida.  

El argumento principal para justificar la decisión, en todo caso, es la necesidad de recaudar más para garantizar el mantenimiento de las vías, cuyo déficit, según cifran los expertos, ronda los 7.500 millones de euros.

A pesar de que los anuncios recurrentes del Gobierno, uno de los principales sectores afectados recuerda el pacto firmado en julio de 2020 con el Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC), en el que el Ministerio de Transportes “se comprometía a no instaurar los peajes sino contaba con el consenso de las empresas del sector”.

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, confirmó hace unas semanas que en los próximos meses propondrá un modelo de pago consensuado. Y las posibilidades, en este sentido, son dos: una tarifa plana –lo que se conoce como viñeta– o un pago por uso literal, de modo que se abone una cantidad por kilómetro recorrido. También existe la posibilidad de que se combinen ambas soluciones.

Cómo será la viñeta en las autovías

Este modo de pago se utiliza en varios países (Austria, Luxemburgo, Países Bajos o Suiza, entre otros) y, en la práctica, consiste en comprar una pegatina que se coloca en el parabrisas, de modo similar a la de la ITV o la etiqueta ambiental de la DGT. Cuando se adquiere, faculta al propietario del vehículo a circular por las vías donde se exija el pago por uso.

El sistema de viñeta permite establecer tarifas por días, semanas, meses y años, de manera que puedan comprarla los turistas, los viajeros ocasionales o quienes se muevan en coche a diario. También resulta fácil marcar precios diferentes según el tipo de vehículo, por su tamaño o su dispositivo ambiental.

Si se habla de la tarifa anual, la que afectaría a un mayor número de automovilistas, la Asociación de Empresas de Conservación y Explotación de Infraestructuras (ACEX) propone de modo genérico tres precios diferenciados: 87 euros para turismos, 43,5 euros para motocicletas y 435 euros para camiones, furgonetas, autobuses y tractores.  

La viñeta es el sistema más sencillo de aplicar, y el que el Gobierno maneja, según fuentes cercanas al Ministerio de Transportes, como una solución rápida y transitoria, pues el objetivo final es el pago por kilómetro.

ACEX calcula unas necesidades anuales para el mantenimiento de las carreteras de 4.600 millones de euros, repartidos de este modo: 1.500 millones para carreteras del Estado, otros 1.500 millones para las comunidades autónomas y 600 millones para las vías que dependen de las diputaciones. A lo anterior, suma unos 1.000 millones de euros como compensación para el sector del transporte por carretera, “dada la elevada situación impositiva que soporta”. 

El pago por kilómetro

El pago por uso, entendido de forma literal, supondría una inversión previa en arcos de peaje en las entradas y salidas de las autovías, así como la instalación en los vehículos de un dispositivo electrónico de control. Para esta opción las cifras que se manejan, sin confirmación oficial, van de un céntimo por kilómetro hasta los entre tres y nueve céntimos que, por ejemplo, aconseja Seopan (la patronal de las grandes constructoras) para los turismos.

Según sus cálculos, ACEX considera suficientes unas tarifas de tres y nueve céntimos para los vehículos ligeros y pesados, respectivamente, con los que se alcanzarían esos 4.600 millones de euros necesarios.

Si este fuera el sistema elegido, la Asociación Española de la Carretera (AEC), por su parte, aboga por un bono gratuito de 10.000 kilómetros anuales y una tarificación que bonifique los vehículos menos contaminantes. Este método, como efecto secundario negativo, deja abierta la posibilidad de que los automovilistas se desplacen hacia las carreteras convencionales gratuitas, que concentran un mayor número de accidentes. Para evitar ese riesgo, la AEC entiende que el pago por uso debe extenderse, mediante un modelo “avanzado” e “inteligente” a toda la red viaria. 

Como contrapartida, ACEX defiende una “reconsideración de la carga impositiva” de los conductores, que pagan 30.000 millones al año en impuestos de combustibles, de circulación y matriculación.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no